Argentina Open. La lesión de Schwartzman en un músculo vital: tensión, esfuerzo y poco descanso

Schwartzman se desgarró por primera vez y no pudo jugar las semifinales del Argentina Open.
Schwartzman se desgarró por primera vez y no pudo jugar las semifinales del Argentina Open. Crédito: Argentina Open
Sebastián Torok
(0)
15 de febrero de 2020  • 18:53

Diego Schwartzman dejó el Buenos Aires Lawn Tennis Club de madrugada, mientras avanzaba la primera hora del sábado. Había derrotado al uruguayo Pablo Cuevas, en el match más largo de la historia del Argentina Open (3h41m), pero no estaba feliz. Mascullaba bronca. Había sentido un dolor inédito en la pierna izquierda y entendía, después de una primera ecografía en el club, que el daño era serio.

"Es un desgarrito. No lo puedo creer", le contó a LA NACION , apesadumbrado, caminando con dificultad. Sus padres, sus hermanos, su novia, cuatro integrantes de su equipo y sus agentes tampoco lo podían creer. El único obstáculo con la final del ATP porteño era el portugués Pedro Sousa, un rival relativamente accesible y 145° del ranking, que también acarreaba una lesión, y sin embargo lo más probable era que el Peque tuviera que dar el primer walk-over de su carrera. Descansó poco, desayunó y fue a un centro de diagnóstico. Se hizo una resonancia y el doctor Alejandro Rolón, especialista en imágenes, confirmó el daño: desgarro en el aductor mayor izquierdo. Así, el anhelo de estar en condiciones para jugar las semifinales, se terminó de agrietar.

"Lo único que me esperanzaba un poco era que pudiera estar equivocado en la sensación. Después del partido con Cuevas me hice una ecografía, ya había salido que tenía un desgarro, pero es bueno hacer una resonancia un par de horas después, cuando ya no hay tanta inflamación, porque encima después de tres horas y 40 minutos el músculo está todo destrozado. Y en el otro estudio salió más o menos lo mismo; lo distinto fue que el desgarro era un poco más chico, pero en otro músculo más importante. En vez del isquiotibial es el aductor mayor. Los médicos me dijeron que no jugara, que cualquier actividad física que hiciera el músculo se me iba a abrir más", explicó el mejor sudamericano del ranking (14°), luego de anunciar en forma oficial lo que unas horas antes le había adelantado a LA NACIÓN , en los pasillos del BALTC. Diego había estado en el vestuario, junto con su equipo, analizando la -milagrosa- posibilidad de competir igual, "pero el riego era muy grande", aportó.

El ATP 500 de Río de Janeiro (a partir del lunes), el 250 de Santiago de Chile (desde el 24 de este mes) y la serie ante Colombia en Bogotá (6-7 de marzo) por la clasificación para las Finales de la Copa Davis, son desafíos que quedan descartados en el calendario del argentino. Llegar a Indian Wells, el primer Masters 1000 de la temporada, desde el 12 de marzo, es el objetivo. El músculo lastimado tiene una función muy valiosa para el tenis. Así lo explica Miguel Khoury, médico del equipo argentino de Copa Davis: "Básicamente coordina los movimientos entre la cadera y el muslo. Actúa en el movimiento hacia adelante y hacia atrás, y en los movimientos laterales. Curiosamente puede actuar como flexor o extensor del muslo, según cómo sea su posición en relación a la cadera. También coordina la rotación de la cadera en relación al muslo".

El viernes, atendido en el court, con evidentes gestos de dolor por la lesión
El viernes, atendido en el court, con evidentes gestos de dolor por la lesión Crédito: Argentina Open

La acumulación de partidos, la tensión extra por jugar de local siendo el máximo favorito, los compromisos comerciales. Todo ello y más, entiende Schwartzman, pudieron haber atentado contra su cuerpo y desencadenado la lesión. "Es difícil decir que me lesioné por el esfuerzo del partido con Cuevas, porque el pinchazo fue en el primer match point que tuve. Hay un poco de todo: jugar en casa genera un estrés extra, situación de nervios, yo pido jugar de noche y eso hace que el día se estire, los cuatro partidos que jugué en Córdoba hicieron que me acostara a las 2 o 3 de la mañana, no hay recuperación, todos los días fueron con actividades y con cosas, el descanso no termina de ser bueno. No sé si será el motivo, entiendo que debe ser uno de los más importantes porque nunca tuve una lesión de este tipo", se lamentó el jugador entrenado por Juan Ignacio Chela y Leo Olguín.

Ellos, más el preparador físico Martiniano Orazi y el kinesiólogo Luis D'Alessandro, forman la "mesa chica" en el grupo de trabajo del Peque. Todos sintieron el golpe. Porque Schwartzman se había preparado a conciencia para encarar la gira sudamericana con expectativas altas. El Top 10 estaba al alcance. Ahora será el tiempo de parar la máquina durante unas semanas, rehabilitarla y volver a empezar. "Venía jugando un gran tenis, venía de hacer final en Córdoba, me sentía en condiciones para hacer final o ganar el título en Buenos Aires -afirmó el tenista-. Por todo eso, es una gran tristeza".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.