El Masters 1000 de Cincinnati reabre el circuito ATP: lo que hay que saber de la vuelta del tenis

El Grandstand del complejo Billie Jean King será el court central en el primer torneo de la ATP pospandemia
El Grandstand del complejo Billie Jean King será el court central en el primer torneo de la ATP pospandemia Fuente: AP
José Luis Domínguez
(0)
22 de agosto de 2020  • 01:10

Acostumbrado desde hace décadas a vivir en aeropuertos de enero a diciembre, el circuito nunca había experimentado una pausa tan extensa. La pandemia del coronavirus forzó una interrupción de cinco meses sin competencias, y un cambio drástico: el que solía pasar once meses al año saltando de una ciudad a otra, debió asimilar como nadie el concepto de "quedarse en casa". La espera culmina ahora, con el arranque del torneo de Cincinnati, el primer certamen oficial del tenis masculino desde el 1º de marzo pasado; las mujeres, vale recordarlo, ya tuvieron su reinicio el 3 de este mes en Palermo, Italia. Allí jugó Nadia Podoroska, la primera argentina en volver al ruedo. Entre los varones, Diego Schwartzman (13º del mundo) será el único jugador de nuestro país en el main draw de Cincinnati, con estreno ante el noruego Casper Ruud, mañana.

Desde luego, la pandemia ha provocado varios cambios. El Masters 1000 de Cincinnati se juega a casi 1000 kilómetros de su escenario habitual: el imponente complejo Billie Jean King, de Nueva York, reemplaza al Lindner Family Tennis Center, de Mason, Ohio. Allí, en Flushing Meadows, esta vez el estadio principal será el Grandstand, porque el Arthur Ashe y el Louis Armstrong fueron reservados para el US Open. La federación de tenis (USTA) dispuso un plan para que se juegue este último, pese a que Estados Unidos tiene casi 175.000 víctimas fatales y 5,6 millones de contagios. La "burbuja" que se adoptó para la NBA y la MLS desembarcó en el tenis, con un estricto protocolo de seguridad y cuidados médicos, y varios jugadores aceptaron la oferta, a pesar del riesgo.

El primer favorito y número 1 del mundo: Novak Djokovic
El primer favorito y número 1 del mundo: Novak Djokovic Crédito: @Cincytennis

A Guido Pella y el boliviano Hugo Dellien les tocó quedarse al margen de Cincinnati porque Juan Manuel Galván, preparador físico de ambos, dio el único positivo de coronavirus entre los más de 1400 tests realizados antes del torneo; como consecuencia, deberán cumplir dos semanas de cuarentena y llegarían con lo justo al Abierto estadounidense, que se desarrollará en el mismo predio de Flushing Meadows.

En todo caso, no es culpa de la USTA, que tomó nota de lo que no había que hacer con la traumática gira de los Balcanes que lideró Novak Djokovic hace un par de meses: partidos con (mucho) público, fiestas multitudinarias en espacios cerrados y contactos sociales cercanos. Un cóctel que terminó con el número 1 del mundo y su esposa Jelena contagiados, al igual que Grigor Dimitrov, Borna Coric y Viktor Troicki. Una dura lección que obligó a tomar conciencia en el planeta de las raquetas. Así, tras más de 150 días sin acción oficial, el panorama sufrió importantes variantes.

Ver esta publicación en Instagram

[R][R] @usopen

Una publicación compartida por Diego Schwartzman (@dieschwartzman) el

  • Cómo quedó el calendario. Desde el comienzo de la temporada, sólo se completaron -entre enero y febrero- 17 campeonatos. Otras 40 pruebas se cancelaron, con Wimbledon y la Copa Davis como las más trascendentes. Madrid intentó hasta último momento, pero no contó con el apoyo necesario de su gobierno, y la gira asiática implosionó al influjo de la pandemia. Desde hoy y hasta el 22 de noviembre próximo, se rearmó un programa de 13 torneos, con el tradicional Masters de Londres -a puertas cerradas- como cierre. Hubo movimientos inusuales: Roland Garros, Hamburgo, Kitzbühel y Roma, cuatro clásicos de la gira de polvo de ladrillo, se mudaron de estación y tendrán lugar durante el otoño europeo. La nómina se completa con los habituales certámenes de la gira indoor europea: San Petersburgo, Moscú, Amberes, Viena, Sofía y el Masters 1000 de París. Otra rareza: este año habrá apenas tres semanas de distancia entre los dos torneos más emblemáticos de la capital francesa, ya que Roland Garros culminará el 11 de octubre, y el 2 de noviembre comenzará la prueba con sede en el Palais Omnisports de Bercy.

Otro de los favoritos: Daniil Medvedev, defensor del título, y una gran Willy con acento ruso
Otro de los favoritos: Daniil Medvedev, defensor del título, y una gran Willy con acento ruso Crédito: @Cincytennis

  • Variantes en el ranking. El sistema tradicional, que abarcaba los 18 mejores resultados de cada jugador durante las 52 semanas más recientes, se extenderá ahora a un período de 22 meses, de marzo de 2019 a diciembre próximo. Si bien se mantendrá la cantidad de resultados requeridos, cada jugador contará con un lapso mayor para acumular puntos. Eso sí: un tenista no podrá sumar dos veces el mismo torneo (si Nadal vuelve a ganar Roland Garros, sólo se tomará en cuenta la última victoria). Por si el Tour 2021 se ve impactado por el coronavirus, se prevén otros ajustes al ranking masculino, congelado desde el 16 de marzo.

Barbijos para todos: los protocolos son altamente restrictivos dentro de la "burbuja" sanitaria en Nueva York
Barbijos para todos: los protocolos son altamente restrictivos dentro de la "burbuja" sanitaria en Nueva York Fuente: AP

  • Espacios vacíos. Los dos torneos estadounidenses con los que se reanuda la gira tendrán varias ausencias importantes. Entre las bajas por cuestiones de salud y los que decidieron renunciar a Nueva York aparecen Rafael Nadal, Roger Federer, Gaël Monfils, Fabio Fognini, Stan Wawrinka, Kei Nishikori, Nick Kyrgios, y Jo-Wilfried Tsonga. Entre las mujeres, las vacantes más importantes están en la parte más alta: seis de las 10 mejores faltarán, entre ellas Ashleigh Barty (Nº 1), Simona Halep (2ª), Elina Svitolina (5ª), Bianca Andreescu (6ª), Kiki Bertens (7ª) y Belinda Bencic (8ª). Así, después de 17 años, el US Open no contará con sus dos campeones vigentes: Nadal y Andreescu. El otro espacio vacío estará en las tribunas: casi todos los torneos se jugarán sin público. Roland Garros intenta contar al menos con algunos miles de espectadores; una cifra mucho menor que la habitual.

Andy Murray y el barbijo obligatorio en la "burbuja" estadounidense; el escocés estuvo mucho tiempo inactivo, pero la pausa por el virus lo empareja parcialmente con el resto.
Andy Murray y el barbijo obligatorio en la "burbuja" estadounidense; el escocés estuvo mucho tiempo inactivo, pero la pausa por el virus lo empareja parcialmente con el resto. Crédito: @Cincytennis

  • Menos dinero. Como efecto de la pandemia, con la caída de los auspiciantes y la obligación en casi todos los casos de no sumar ingresos por jugar a puertas cerradas, varios torneos se han visto obligados a realizar una reducción en los montos destinados a los premios de los jugadores. El US Open, por ejemplo, dispuso una bolsa global de 53,4 millones de dólares; una disminución de 4 millones respecto de 2019. Sí se prevé una redistribución: cobrarán un poco más los perdedores de primera rueda (US$ 61.000), la misma cifra para los que caigan en la segunda y la tercera rondas (US$ 100.000 y 163.000 respectivamente), y el recorte llegará por la parte más alta: los campeones recibirán 3 millones, con una quita de US$ 850.000 en cuanto a lo recibido la temporada pasada. Se prevé que esa dinámica se aplicará a la mayoría de los torneos, con una ligera suba de ingresos para las primeras etapas y un ajuste hacia abajo para los campeones y finalistas.

  • Las medidas sanitarias. Para los tenistas asoman varios retos. El primero está en los traslados: cada gira debe pensarse en la capacidad de poder entrar y salir de cada país, y no tener que cumplir cuarentenas de dos semanas o más que le impedirían afrontar otros torneos. A esto se suman las restricciones del transporte aéreo. En Nueva York está la "burbuja", con la obligación de asentarse en un espacio específico y sin salida por el tiempo que dure su participación en el certamen, pero estos cuidados sanitarios no están previstos en todos los campeonatos; en los de menor rango, los controles se han mostrado más laxos.

Dominic Thiem será el 2º favorito en el Masters 1000 de Cincinnati
Dominic Thiem será el 2º favorito en el Masters 1000 de Cincinnati Crédito: @Cincytennis

  • El futuro. Nada más difícil que tratar de planificar a mediano y largo plazos en medio de una pandemia, entre países que abren o cierran sus puertas de acuerdo con los impactos que genera el virus semana tras semana. Por ahora, el ATP Tour logró consolidar una gira de casi tres meses, pero es complejo aventurar lo que sucederá a partir de fines de diciembre o en 2021. ¿Una muestra? El Abierto de Australia, el primer torneo de Grand Slam del año, evalúa cinco variables para 2021, y cada una de esas hipótesis bien podría aplicarse a cualquier otra competencia:

  1. Desarrollar el torneo con la normalidad "antigua".
  2. Realizarlo con la mitad de público permitido, con una reducción de 800.000 a 400.000 espectadores.
  3. Efectuar el certamen directamente a puertas cerradas.
  4. Mudar de fecha el torneo, posiblemente a marzo o abril.
  5. La opción más temida: no llevar adelante el campeonato.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.