La frase de Diego Schwartzman luego de vencer a Rafael Nadal y el punto que le dio el mejor triunfo de su carrera

Diego Schwartzman derrotó a Rafael Nadal por 6-2 y 7-5, en poco más de dos horas
Diego Schwartzman derrotó a Rafael Nadal por 6-2 y 7-5, en poco más de dos horas Fuente: AFP
(0)
19 de septiembre de 2020  • 19:45

Siete años después de haber jugado con el español Rafael Nadal por primera vez, Diego Schwartzman logró ganarle de manera brillante un partido al mallorquín, en la décima vez que se enfrentaron. Lo derrotó en dos sets en el partido por los cuartos de final del Masters 1000 de Roma. Por eso, el grito que tenía contenido retumbó como nunca en un estadio casi vacío, por la ausencia de público. "El tenis está loco", dijo el Peque, con una sonrisa que no le cabía en el rostro.

Levantó los brazos y lanzó un grito cuando, por fin, pudo doblegar definitivamente al gigante. Algo así como un "¡síiiiiiii!" muy largo de alegría, incredulidad, felicidad. Miró hacia un costado, donde estaba su equipo, y luego del choque de su puño derecho con la raqueta de Rafa y el saludo al juez con el pulgar levantado, volvió hacia la cancha para repetir la escena de los brazos hacia el cielo, ya sin raqueta. No había un vendaval de aplausos que bajara desde los costados, como en la vieja normalidad, pero era como si necesitara sentir que la cancha colmada estaba celebrando su gran conquista en la noche romana.

El punto de la victoria

"Es el mejor juego de mi vida. Nunca le había ganado a uno de los tres grandes. Es triste que no haya público hoy. Es un torneo raro, no son las mejores circunstancias para vencer a Rafa. Pero es el mejor partido de mi carrera", agregó el bonaerense, octavo preclasificado y número 15 del ranking mundial. Ya había tenido otro gesto: escribió "Argentina" en la lente de la cámara de TV, para que el mundo se enterara desde dónde había llegado.

El Peque y Nadal tienen una muy buena relación, heredada en cierta forma del vínculo de Schwartzman con el extenista Juan "Pico" Mónaco, quien lo ayudó en la evolución a Diego y funcionó como nexo. A tal punto que, en momentos en los que el argentino se queda en Europa, ambos se entrenan en la academia de Rafa. Los que los conocen aseguran que ambos se sienten cómodos peloteando por la intensidad con la que juegan.

Diego Schwartzman y Rafael Nadal, en el saludo en la red tras la victoria del argentino
Diego Schwartzman y Rafael Nadal, en el saludo en la red tras la victoria del argentino Fuente: AFP

"Cuatro o cinco veces sentí que tenía una oportunidad de ganarle si jugaba a mi mejor nivel, pero no pude. Aquí, él volvía de siete meses sin competencia y, aunque yo no venía de buenas semanas, sentí que aproveché la oportunidad", analizó el Peque. "La verdad que esta mañana no creía que fuera posible ganarle, y hasta estaba evaluando cómo serían mis próximos pasos en el circuito, con Roland Garros y Hamburgo por delante", agregó.

En la próxima instancia, se medirá mañana con el canadiense Denis Shapovalov, duodécimo favorito, que superó al búlgaro Grigor Dimitrov (15) por 6-2, 3-6 y 6-2. "Shapovalov viene bien, realmente en un gran nivel. Jugamos y practicamos en Bahamas, es un buen muchacho. Lo felicito por llegar a las semifinales de este torneo, está muy cerca de convertirse en un Top Ten. Si juego como ante Nadal, tengo alguna chance de ganarle y pasar a la final", evaluó.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.