La recuperación de Milos Raonic, el gigante sin carisma que puede derrumbar a todos

Milos Raonic venció a Alexander Zverev en Australia
Milos Raonic venció a Alexander Zverev en Australia Fuente: Reuters
Sebastián Torok
(0)
21 de enero de 2019  • 23:59

Miloš Raonic es un bombardero de sangre fría, escaso carisma y casi dos metros de estatura. Por momentos puede lucir como un gigantón de movimientos torpes con dificultades para desplazarse en el court, pero suple su falta de elegancia tenística con potencia y el poder de sus golpes. Fue, durante un buen tiempo, una verdadera amenaza para el ‘Big Four’.

Incluso, en noviembre de 2016 alcanzó la tercera posición del ranking, por debajo de Novak Djokovic (2º) y Andy Murray (1º). Sin embargo, la carrera del montenegrino criado en Canadá desde los 3 años sufrió obstáculos. Las lesiones –lo peor que un deportista puede padecer– boicotearon su crecimiento en la elite. La cadera, el pie derecho, la muñeca izquierda, la pierna derecha. Siempre hubo algo que lo afectara. Hace aproximadamente un año cayó hasta el puesto 40 y muchos empezaron a desconfiar de su futuro. Pero, de a poco, recuperó la salud y, casi de inmediato, las buenas sensaciones tenísticas. Hoy, Raonic es el 17º del mundo y se clasificó para los cuartos de final del Abierto de Australia . Lo hizo al batir rápido (1h59m) y en tres sets (6-1, 6-1 y 7-6 [7-5]) al alemán Alexander Zverev , 4ª cabeza de serie y una de las joyas de la nueva generación.

Fue 2016, sin dudas, la mejor temporada de Raonic. Además de alcanzar su más alta posición histórica, llegó a su única final de Grand Slam. Lo hizo en Wimbledon y, tras vencer a Roger Federer en una semifinal (cinco sets, en tres horas y media), perdió la definición ante Murray, que era 2º. Ese mismo año ganó Brisbane (hasta ahora, su último título de ATP) y alcanzó las finales de Indian Wells y Queen’s. Las lesiones, como quedó dicho, pero también cierta fragilidad espiritual, provocaron que Raonic no siguiera haciendo ruido en el circuito. En su palmarés figuran ocho trofeos de rango menor (siete ATP 250 y un ATP 500), en comparación con las grandes expectativas que generó su talento.

"Lo que ahora tengo que lograr es estar sano. Nunca he tenido problemas con mi tenis, con mi revés ni con el servicio; lo mío era y es un problema de salud. Necesito encontrar consistencia física con los partidos, jugar torneos consecutivos sin problemas físicos. Mi puesto en el ranking me preocupa muy poco; solamente necesito estar sano", explicó Raonic en Melbourne Park. No existen dudas de que en óptimas condiciones atléticas es un peligro para todo rival: salvo contra Djokovic (0-9 en el historial) y David Ferrer (0-4), ostenta éxitos sobre quienes dominaron la última década (3-11 vs. Federer, 2-7 vs. Rafael Nadal ; 3-9 vs. Murray; 2-4 vs. Stan Wawrinka; 2-3 vs. Juan Martín del Potro y 1-2 vs. Marin Cilic).

Ver esta publicación en Instagram

Let’s goooo!

Una publicación compartida de Milos Raonic (@mraonic) el

Cuando llegó a la final de Wimbledon, Raonic se transformó en el primer hombre canadiense en situarse en una final de major (Eugénie Bouchard lo había logrado entre las mujeres en 2014, en el All England). Profesional desde 2008, es el tercer tenista activo más efectivo en el saque –con un promedio de 83,4% de puntos ganados al conectar el primer servicio–, detrás del croata Ivo Karlovic y del estadounidense John Isner. Además, Raonic es el 13er tenista que más aces tiene en el ranking histórico, con 6786 en 449 encuentros, a razón de 15,1 por juego, según la estadística previa a Australia (Karlovic es el que más posee; 13.060 en 662 partidos, con una media de 19,7).

Así como a Raonic el servicio le funciona, el resto fluye y nada parece detenerlo. Está mostrándolo durante el primer certamen de Grand Slam del año, en el que despachó en las primeras dos ruedas a oponentes no preclasificados con los que nadie quería enfrentarse pronto: el australiano Nick Kyrgios (51º) y el suizo Wawrinka (59º). El francés Pierre-Hugues Herbert (53º) cayó en la tercera ronda. Y Zverev, como quedó dicho, en los 8os de final. Entre los cuatro encuentros, Raonic consiguió 107 aces (26,7). Su rival en los cuartos del "Happy Slam" será el francés Lucas Pouille (30º).

"Creo que hoy soy mejor jugador que en 2016", afirmó Raonic, cuyo ídolo de infancia era Pete Sampras. Y explicó por qué: "Por entonces encontré algunas situaciones un poco más fáciles de manejar, porque tuve buenos años en 2014 y 2015, antes de la explosión, y no tuve que pensar mucho. El instinto toma el control cuando uno ha jugado tantos partidos consecutivamente. Ahora, en otra circunstancia, siempre hay que pensar más las cosas porque uno está buscando el ritmo. Y salir adelante así es más valioso".

Alguna vez preparado por el español Carlos Moyà, hoy Raonic se apoya en el croata Goran Ivaniševic (2º en 1994; ganador de Wimbledon 2001). "Está ayudándome muchísimo. No le tocó una buena época para entrenarme, con tantas lesiones. Tratamos de simplificar las cosas, prevenir lesiones y ser capaces de jugar muchos partidos", acotó el canadiense. ¿Cuál es su objetivo para 2019? Estar sano. "Y clasificarme para el Masters de Londres", amplió. El circuito recupera a un bombardero implacable. Cuidado.

Lesiones y regresos

1| Novak Djokovic

Se sometió a una cirugía en el codo derecho en febrero de 2018. Perdió el nivel y la confianza. Pensó en retirarse. Pero ganó Wimbledon y desde entonces fue una aplanadora: logró Cincinnati, Flushing Meadows y Shanghái y retornó al Nº 1.

2| Kei Nishikori

Estuvo ausente en el ATP Tour entre agosto de 2017 y febrero de 2018 por un desgarro en un tendón de la muñeca derecha. Cayó hasta el puesto 39º. Se recuperó y terminó 2018 como Nº 9 y clasificado para el Masters. Este año ya ganó un título: Brisbane.

3| Stan Wawrinka

Dos cirugías en la rodilla izquierda realizadas en agosto de 2017 lo dejaron maltrecho, renqueando e inactivo por seis meses. En 2018 jugó poco y cayó al puesto 263º en junio, lo más bajo desde agosto de 2003 (284º). Tras una buena pretemporada, está compitiendo mejor (se ubica 59º) y en Australia, si bien perdió en la 2ª rueda, logró moverse bien.

4| David Goffin

Estuvo inactivo entre octubre y diciembre por un edema óseo en el codo derecho. Perdió su lugar en el top 10 y hoy es 22º. En 2019 perdió en la 1ª rueda de Doha y en la 3a de Australia. Está tratando de recobrar su buen nivel.

5| Andy Murray

Operado en la cadera derecha en enero de 2018, estuvo seis meses inactivo. Regresó, pero jugó apenas 12 partidos. Este año perdió en la 2a rueda de Brisbane y en la 1a de Australia. Admitió, angustiado, que no halla soluciones y que evalúa retirarse en el próximo Wimbledon. Ex Nº 1, hoy se sitúa 229º.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.