Marin Cilic, el gigante simpático que cicatrizó la herida de Del Potro y escribió su capítulo soñado en la Copa Davis

Marin Cilic, iluminado, en una temporada soñada
Marin Cilic, iluminado, en una temporada soñada Fuente: AFP
Sebastián Torok
(0)
26 de noviembre de 2018  • 08:00

Marin Cilic nació el 28 de septiembre de 1988, cinco días después que Juan Martín del Potro , quien se convertiría, durante la etapa de formación y también en el alto nivel, en uno de sus grandes rivales. Cilic no nació en Tandil, claro: lo hizo en Medjugorje, un pueblo de Bosnia y Herzegovina, donde se cree que en el verano de 1981 hubo distintas apariciones de la Virgen María. Desde ese momento, Medjugorje se transformó en un sitio de continuas peregrinaciones, más allá de que el propio Papa Francisco fue cauto sobre esa creencia. Cilic es un hombre amable, de simpática timidez, del que suelen hablar con mucho respeto y cariño sus propios rivales en el circuito. El croata tiene, además, un costado solidario: encabeza una fundación que lleva su nombre y que apoya proyectos educativos para que los jóvenes de su país tengan oportunidades de progresar, de tener una carrera.

"Verdaderamente fui muy afortunado con los logros que tuve en mi vida y en mi carrera deportiva. Y quiero devolver algo de todo eso dándole una ayuda a aquellos que tienen muchas limitaciones, sean niños, jóvenes o adultos. Tengo tres hermanos y somos de una familia en la que mis padres nos criaron con el objetivo de que nos cuidásemos los unos a los otros, con mucho respeto. Venir de un ambiente así, de cordialidad, y de un pueblo muy pequeño, me hizo tener una visión muy amplia. Me interesa mucho ayudar en la educación infantil, sobre todo de algunas zonas más necesitadas en Croacia y en las zonas de frontera", le contó Cilic a LA NACION, en enero pasado en Melbourne, luego de perder la final del Abierto de Australia frente a Roger Federer por 6-2, 6-7 (5-7), 6-3, 3-6 y 6-1.

Marin Cilic, la figura de Croacia en la consagración en la Copa Davis
Marin Cilic, la figura de Croacia en la consagración en la Copa Davis Fuente: Reuters

Número 3 del mundo luego de ese primer Grand Slam de la temporada, Cilic pertenece a un pequeño grupo de privilegiados. Del Potro y él son los únicos en ganar un Grand Slam (el US Open 2009 y 2014, respectivamente) y un Masters 1000 (Indian Wells 2018 y Cincinnati 2016) fuera del grupo de elite que conforman Federer, Rafael Nadal , Novak Djokovic , Andy Murray y Stan Wawrinka . "Para mí esta una gran época para estar jugando al tenis. Tener éxito en esta era del tenis me hace sentir mejor jugador. Haber podido ganar un Grand Slam me hace sentir parte de ese grupo y me demuestra que tengo buenas habilidades para ganar y competir contra ellos. Poder enfrentarlos de igual a igual, perder pero también ganar, es todo un privilegio", argumentó Cilic, que, además, fue finalista de Wimbledon 2017 (cayó en la definición ante Federer). Dieciocho títulos y catorce finales en el tour, 481 victorias y 252 derrotas, y más de US$ 25.000.000 en premios oficiales, son algunos de sus números.

El tenista de casi dos metros (1,98m) tiene distintos puntos de contacto con la Argentina. Apasionado por el fútbol, es admirador de Juan Román Riquelme . Heredó ese fanatismo de su hermano Vinko. "Mi hermano jugó al fútbol en un equipo, jugaba de mediocampista y Román era su ídolo. Muchos le decían que se parecía físicamente también. También me encanta Leo Messi . Es una súper estrella, es increíble verlo jugar. Es fabuloso ver cómo evoluciona año tras año, año tras año. Me gusta mucho mirar los partidos de Barcelona en la Champions", le explicó a LA NACION. Y añadió, sonriente: "Es difícil quedarme con uno: Riquelme fue uno de los magos en el campo de juego, pero Messi es un jugador increíble".

El Cilic tenista estuvo en Buenos Aires en abril de 2012. Fue por la serie de cuartos de final de la Copa Davis , en el Parque Roca, y los locales, con Del Potro, David Nalbandian , Eduardo Schwank y Juan Mónaco, triunfaron por 4-1. Este año, el actual número 7 del ranking tenía previsto actuar en el ATP porteño (de hecho era uno de los grandes favoritos), pero se bajó pocas horas antes debido a la intensidad de sus semanas de competencia.

En la final de 2016, Del Potro venció a Cilic en el cuarto punto
En la final de 2016, Del Potro venció a Cilic en el cuarto punto Fuente: AP

Sin embargo, el mayor vínculo de Cilic con la Argentina se produjo hace dos años, en noviembre de 2016, pero en Zagreb. Fue durante la final de la Copa Davis. Croacia llegó 2-1 al domingo y el bueno de Marin lo tuvo groggy a Del Potro: 7-6 (7-4) y 6-2, jugando en forma agresiva, inteligente y precisa. Pero el tandilense, en uno de los mejores partidos de su vida, lo dio vuelta y ganó los últimos tres parciales: 7-5, 6-4 y 6-3. Del Potro concretó la hazaña y le dio impulso a Federico Delbonis , que terminó venciendo a Ivo Karlovic en el quinto punto y consagrando al equipo que capitaneaba Daniel Orsanic.

Aquella derrota dejó herido a Cilic. "Fue difícil asimilarlo, obviamente. Fue un impacto. Pero lo pude asumir desde lo mental porque sentí que di lo mejor de mí en la cancha y lo mismo hicieron mis compañeros. Jugué un gran partido contra Juan Martín y no podría haber hecho nada mejor. Quizás podría haber tomado alguna decisión distinta en algunos puntos o en algunos games, pero no mucho más. Juan Martín tuvo un excelente rendimiento. El tenis es un juego instintivo y así fue. No quiero pensar más en el partido porque no tiene sentido. Fue difícil perder en casa. Felicito a Del Potro y a Argentina por haber ganado la Copa Davis. Fueron justos campeones", le confesó el balcánico a LA NACION, en una sala del Melbourne Park.

Dos años después de aquella frustración, Cilic logró quitarse la espina. "Estoy increíblemente orgulloso del equipo y de la manera en la que hemos jugado. Hemos ganado juntos, somos campeones del mundo. Es el final de un gran capítulo de mi vida", afirmó el croata, luego de vencer al francés Lucas Pouille por 7-6 (7-3), 6-3 y 6-3, en Lille. Con su victoria, Croacia terminó de poner de rodillas a Francia, lo derrotó por 3-1 y se adueñó de la última Copa Davis en su formato tradicional antes del cambio impulsado por el Grupo Kosmos del futbolista Gerard Piqué y la Federación Internacional de Tenis .

El croata de trato cordial y fanatismo por el fútbol argentino ya no tiene cuentas pendientes. Se siente radiante. Y muchos se alegran por él.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.