Wimbledon, blindado: la alarma por el terrorismo aumentó los controles en cada rincón del All England