Lagarde fue nominada para dirigir el Banco Central Europeo y se aleja del FMI

Lagarde, más cerca de dejar Washington.
Lagarde, más cerca de dejar Washington. Fuente: Archivo - Crédito: AFP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
2 de julio de 2019  • 14:36

WASHINGTON.- Christine Lagarde , una aliada crucial del gobierno de Mauricio Macri, dejará el Fondo Monetario Internacional ( FMI ) y cruzará el Atlántico para comandar uno de los principales timones de la economía europea.

La actual directora Gerente del FMI, quien fue determinante para que la Argentina arraigara un amplio respaldo en el organismo y obtuviera el mayor préstamo de la historia para capear la crisis económica, anunció que dejará su cargo tras ser nominada para asumir la presidencia del Banco Central Europeo (BCE), la entidad que controla el euro y la política monetaria de la Eurozona.

La sorpresiva nominación de Lagarde para uno de los cargos más poderosos de la economía global fue anunciada por Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo. Una vez designada, Lagarde marcará un nuevo hito: será la primera mujer -y la primera abogada- en presidir el BCE, luego de ser la primera mujer en comandar el FMI y el Ministerio de Finanzas de una nación del G8, Francia. A su vez, la actual ministra de Defensa del gobierno de Angela Merkel en Alemania, Ursula von der Leyen, fue designada para ser la primera mujer en presidir la Comisión Europea.

"Estoy muy satisfecho por haber logrado el acuerdo y por haber incluido a dos mujeres", celebró Tusk, tras una cumbre de líderes europeos en Bruselas.

La prematura partida de Lagarde del Fondo abrió una carrera para sucederla, y resucitó el debate acerca de si debe volver a elegirse o no a alguien de Europa, tal como ha sido la tradición desde 1945. David Lipton, número dos de Lagarde, quedará al frente del FMI.

"Me siento honrada de haber sido nominada para la presidencia del BCE. En vista de esto, y en consulta con el Comité de Ética del Directorio Ejecutivo del FMI, he decidido renunciar temporalmente a mis responsabilidades como Directora Gerente del FMI durante el período de nominación", anunció Lagarde, en su cuenta en Twitter.

Lagarde fue una de las principales aliadas en la arena internacional de Macri. Respaldó el programa de reformas del Gobierno, y cuando la Argentina se quedó sin financiamiento internacional en medio de la corrida cambiaria que se llevó puesto el "gradualismo", a fines de abril del año anterior, lideró las gestiones que terminaron en el acuerdo stand-by por unos US$ 50.000 millones, el mayor programa en la historia del Fondo, que luego fue ampliado a 57.000 millones.

La abogada francesa asumió la dirección del Fondo en 2011, luego de la escandalosa salida de Dominique Strauss-Kahn, acusado de violación y liberado tras lograr eludir un juicio. Antes de mudarse a Washington, Lagarde fue ministra de Finanzas de Francia, cargo que asumió en 2007. En 2009, el periódico británico Financial Times la eligió como la mejor jefa de finanzas de la Eurozona.

La reacción en el Gobierno

Fieles a las directrices del discurso oficial, desde el Gobierno buscaron desdramatizar la salida de la aliada clave del organismo que le aportó una transfusión sanguínea a la Argentina durante la crisis, en el peor momento de la presidencia de Macri.

Macri y Dujovne construyeron una estrecha relación con Lagarde y su equipo, en la cual terminó por descansar la reelección del propio Macri. Ahora, deberán comenzar de cero con quien quiera que la suceda. "Confiamos que construiremos la misma relación con el sucesor", fue uno de los mensajes que emanó del Ministerio de Hacienda, a cargo de Nicolás Dujovne. "El apoyo fue del mundo, no de Lagarde", fue el otro matiz oficial.

El Gobierno buscó reforzar la idea que el respaldo a la Argentina en el Fondo provino, en rigor, del Directorio Ejecutivo, y no sólo de la conducción del organismo. Pero Lagarde, al igual que Lipton, fueron quienes negociaron con Macri y a sus funcionarios, quienes trabajaron con el staff, y quienes, en última instancia, respaldaron el plan argentino ante el board, incluidos cada uno de los cambios que solicitó el Gobierno, y sin los cuales difícilmente se habría conseguido la "pax cambiaria" que mejoró la imagen de Macri.

Lagarde buscó reparar la reputación del FMI, dañada por la última crisis financiera global y, también, por la histórica resistencia a los programas de austeridad que pregona el organismo a los países que acuden a pedir ayuda. Al frente del Fondo, Madame Lagarde, una política talentosa y carismática, le dio visibilidad al debate sobre la igualdad, al tocar temas como la concentración de la riqueza o las inequidades entre hombres y mujeres.

El programa argentino incluyó, de hecho, innovaciones en ambos frentes. El Gobierno acordó con el FMI un fuerte ajuste del déficit fiscal y una política monetaria muy contractiva para doblegar la inflación. Pero el plan también incluyó "salvaguardas" para ampliar el gasto social para contener el impacto sobre los sectores más vulnerables. Además, también contempló medidas a favor de la igualdad de género.

Una escena y una frase de Lagarde quedaron para los anales. Al recibir a Dujovne y a la delegación argentina a la primera reunión en la que se discutió el rescate a la Argentina, hace ya más de un año, Lagarde notó que eran todos hombres. "Parece que estás corto de mujeres", le dijo Lagarde a Dujovne. Al darse cuenta de que hablaba, Dujovne sonrió, y respondió: "Ah, si... vamos a mejorar".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.