Workaholics: por qué hay que trabajar "como un cangrejo"

Martina Rua
Martina Rua PARA LA NACION
Productividad y bienestar personal
Fuente: LA NACION
(0)
24 de agosto de 2019  

A veces es porque cumplimos determinada edad o por el momento personal que nos toca vivir, por opción o por coyuntura, en la vida profesional llega esa sensación de ciclo cumplido: "Quiero hacer algo que me genere un desafío", "Busco un mayor balance entre mis obligaciones y el tiempo en familia", "Quiero hacer algo que genere impacto", "No puedo más sola, quiero una estructura que me avale", algunas de las razones que seguro sentiste o escuchaste de algún colega. Encarar un nuevo ciclo laboral implica una reingeniería de prioridades y preguntas incómodas con respuestas y cambios no menos incómodos.

Cuando nos definimos por mucho tiempo solo a través de las tareas que realizamos o nuestro puesto, si dejamos de realizarlas y de tenerlo, ¿quiénes somos?, ¿ya no somos? Algo parecido se preguntó una mujer a la que trabajo no le falta. Shonda Rhimes, una de las principales guionistas de Hollywood, productora y directora con creaciones como la exitosa serie Grey's Anatomy en su haber, se declaró una adicta al trabajo a la que un día se le apagó la pasión, entonces nada tuvo sentido para ella: ni el prime time, ni los millones, ni dirigir a cientos de personas, ni la fama ni el reconocimiento externo, nada. Fue cuando se hizo cargo del cambio que necesitaba (en su caso fue más tiempo de juego con sus hijas, decir que sí a lo que le daba miedo y juntarse más con amigos) que pudo transitar un nuevo ciclo laboral con una nueva perspectiva "Yo amo lo que hago, pero no soy eso que hago", pueden ver todo su proceso en su charla TED "El año que dije que sí a todo".

Hacerse cargo de un nuevo ciclo es difícil. Hay que tomar decisiones que implican pérdidas y reacomodamientos, quizás conversaciones incómodas y abrazar una cuota de incertidumbre que se siente en la boca del estómago apenas abrís los ojos por la mañana.

Pero, es muy posible, que si el cambio de ciclo se transita a conciencia y con pasos pequeños, redunde en mayor realización personal y profesional y que nos acerque a ese profesional que proyectamos ser para el mediano y largo plazo.

"A lo largo de la vida el cambio estratégico es vital, necesitamos adaptarnos, sacarnos mandatos y corsets, pero muchas veces nos atamos a la certidumbre de cosas obsoletas en nuestra vida, como si sostener esa falta de cambio no tuviera un costo a futuro", dice Mercedes Korin que asesora y acompaña a profesionales a reconocer, transitar y accionar sobre los cambios de ciclos en su vida profesional. Ella misma va por su tercera "vida" y se describe como una profesional en "modo delta", la letra griega que significa cambio.

Para Korin, deberíamos encarar nuestro crecimiento profesional como lo hacen los cangrejos con sus ciclos vitales.

"El cangrejo se sostiene con un caparazón que le da estructura y lo protege de las amenazas, pero que en un momento abandona para poder aumentar su volumen. En ese momento vive con una piel gruesa que, si bien lo deja más vulnerable, también deja permear las sustancias y agua que lo nutren, es un momento complejo de transición, pero de mucha fertilidad", explica. Además, este pequeño animalito tiene los ojos por encima del cuerpo, lo que le permite mirar más allá de donde está parado, en nuestro caso, sería abandonar las urgencias diarias y explorar ese mediano o largo plazo para ver qué nos está pidiendo el próximo ciclo. El cangrejo tiene también ocho patas que le ayudan a escapar rápido y a caminar de costado.

"Esos pasos al costado pueden ser para nosotros probar chiquito, asomarnos a otras industrias y ver qué nos interesa, hacer un curso, pispear, ver qué tipo de personas hay y luego salir", ejemplifica Korin.

Y finalmente están las antenas, cerca de los ojos y alertando de todo lo que puede ser una oportunidad y también lo que es una amenaza. Los ciclos y los cambios en nuestra vida laboral son inevitables; transitarlos de manera consciente nos dará ventaja. Son una invitación a seguir elongando nuestro coeficiente de adaptabilidad, una de las habilidades más buscadas para los trabajos del futuro.

Sonido recomendado para leer esta columna: Changes, de David Bowie.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.