"Varias aerolíneas no van a regresar a la Argentina", dice Peter Cerdá, de IATA

Peter Cerda, vicepresidente para las Américas de IATA
Peter Cerda, vicepresidente para las Américas de IATA Crédito: IATA
Diego Cabot
Delfina Torres Cabreros
(0)
29 de abril de 2020  • 18:08

A los números inéditos de la industria aérea mundial, la Argentina le agregó algunas particularidades que le ponen aún más interrogantes al futuro de los aviones en el país . Peter Cerdá es vicepresidente para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional ( IATA ). Desde Miami, donde reside, sigue a diario cómo evoluciona el sector aerocomercial en cada país. "Estoy seguro que, si el gobierno argentino no toma medidas concretas para cambiar la restricción de prohibición de las ventas de pasajes hasta septiembre, varias aerolíneas internacionales no volverán a la Argentina en mucho tiempo", dice.

A poco de empezar la charla con LA NACION, desenfunda algunos datos. "Hay 180 países que tomaron medidas concretas y cerraron total o parcialmente sus fronteras. El 87% de las operaciones regulares a nivel mundial está afectada y la mayor parte del movimiento es carguero –dice el ejecutivo–. Pero ningún país en el mundo tomó la decisión de tener a los aviones en tierra hasta septiembre", agregó.

"En América Latina, que no hay infraestructura de trenes, buenas carreteras, el sector aéreo es fundamental. La industria apoya lo que han hecho los gobiernos para luchar en esta pandemia. Todos queremos volver a algo de normalidad en nuestras vidas, pero estamos en mano de los gobiernos. La mayoría de los países aplican cierres de fronteras cada 15 o 20 días. En Europa se está abriendo parcialmente las restricciones. En América Latina, las restricciones en casi todos los países son hasta el 15 y el 30 de mayo."

–Pero la Argentina puso más restricciones.

–Lo que ha hecho la Argentina de ampliar la cuarentena hasta el 10 de mayo pero al transporte aéreo restringirlo hasta el 1° sin poder vender billetes no concuerda con lo que hacen otros países a nivel global.

–¿Cuál cree que es la motivación para desasociar esas dos fechas?

–Desafortunadamente el Gobierno no nos ha dado un razonamiento sobre eso. Ahí está la falta de transparencia o de una comunicación efectiva. El 12 de marzo le enviamos una carta al Ministro de Transporte solicitando un rol de liderazgo como han hecho otros gobiernos. El 26 de marzo, el Director General le escribió al presidente Alberto Fernández con un mensaje muy parecido. Se estableció un grupo con distintos actores del sector para intentar alinear posiciones, que tuvo una reunión, pero realmente no fue una reunión próspera. Se compartió algo de información, pero no fue una reunión estratégica como otras que hemos tenido en otros países.

Peter Cerda, de IATA
Peter Cerda, de IATA Crédito: IATA

–¿Les explicó algo el Gobierno?

–No tenemos una explicación de por qué a todos les da una fecha de mediados de mayo [como salida de la cuarentena] y al sector nos dice que será en septiembre. En otros países la industria se adaptó a las medidas de restricción que han tomado los gobiernos. Todos los países empezaron con una fecha y la han pospuesto, pero nadie hasta septiembre. Pero en todos los casos, las fechas están alineadas, en el caso de Argentina, no.

–¿Qué impacto tiene estar en tierra hasta septiembre?

–Hemos hecho unos estudios. El impacto en las ventas con restricciones hasta mayo es de 2300 millones de dólares y peligran 14.000 puestos de trabajo. Si se extiende a septiembre, el impacto es de 3000 millones y 18.500 puestos en riesgo.

–¿Qué consecuencias puede tener para la Argentina esta decisión unilateral, más aún en un mundo donde hay muchas decisiones consensuadas?

–Cada país tiene el derecho de tomar decisiones para el bienestar de su país. La semana pasada, en OACI, que maneja el sector aeronáutico en las Naciones Unidas, tuvimos una reunión en la que estaba la Argentina, y lo que se trató es la necesidad de trabajar en conjunto entre todo el sector, coordinación y reglas alineadas para ver cómo se va a poner en marcha el sector. Por eso nos sorprende esta decisión que tomó el Gobierno.

–¿Podrían haber sanciones?

–Hay acuerdos bilaterales de los países referentes al transporte aéreo y seguramente Estados Unidos como la Comunidad Económica Europea estudian las normativas que ha puesto el gobierno argentino y cómo les afecta a las líneas aéreas de esas banderas.

–¿Qué le podría pasar a las compañías aéreas que no comercialicen vuelos hasta septiembre? ¿Corren riesgo?

–Sí y por eso hicimos un llamamiento al Gobierno argentino para que se tomen medidas similares a las que se han tomado en Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, Europa, para ayudar a la industria durante esta situación donde el transporte está parado. Sobre todo por la importancia de poder salvaguardar los trabajos, porque son gastos altos los que tienen que enfrentar las empresas aéreas. Incluso para las compañías internacionales; si la medida se extiende hasta septiembre o el Gobierno no pone medidas que ayuden a aliviar los gastos que se generan, muchas de esas compañías internacionales no podrán volver a volar a Argentina, por lo menos en el corto plazo.

–¿Qué medidas le solicitaron al gobierno argentino?

–El impuesto PAÍS, del 30%, será lo primero que tendrá que eliminar el gobierno argentino si quiere estimular un poco el mercado suyo, para que el argentino viaje y que los extranjeros vengan al país. Si no, va a ser muy difícil. A la Presidencia le hemos pedido medidas de ese tipo y alivios en costes aeroportuarios, costes de sobrevuelo, de aterrizaje. Hay muchos costes que se aplican al sector que no se están utilizando y en este momento el Gobierno sí puede ayudar en esa área.

– ¿La baja en el precio del petróleo contribuye a aliviar los gastos del sector?

–Sin duda el precio del combustible es un componente importante, lo que pasa es que si el 85% del tráfico global está parado, el tema del combustible no es un factor. Lo será si los precios se mantienen cuando se reactive el sector.

–¿Hay alguna expectativa concreta de alguna negociación o reversión de la medida?

–Por ahora el mecanismo oficial de diálogo es el grupo Covid que se implementó y tuvo una reunión, pero después de eso no hemos tenido más información. Estábamos esperando la segunda reunión cuando no sorprendieron estas resoluciones. No sé si el Gobierno nos va a responder a través de ese grupo.

–¿Fue absolutamente inconsulta la medida?

–Sí, totalmente.

–¿Cree que el rol tan particular que tiene Aerolíneas Argentinas en el mercado local podría ser el inspirador de alguna de estas medidas?

–No tenemos información de que lo sea. Aerolíneas es miembro de IATA y obviamente vamos a defender sus intereses lo mismo. Ahora, sin más información, creo que la medida también perjudica a Aerolíneas de una manera importante

–Si esto se mantiene, ¿las aerolíneas internacionales van a tener problemas para retomar los destinos de la Argentina?

–Estoy seguro de que si el Gobierno argentino no toma medidas para ayudar al sector van a haber consecuencias desafortunadas y algunas de estas compañías no volverán al mercado argentino en mucho tiempo. Porque se convierte en un tema de competitividad. El transporte aéreo cuando se reactive va a ser mucho más pequeño de lo que fue en el momento en que paramos, las líneas aéreas van a tener que decidir a dónde vuelan y eso va a depender de las condiciones que implementen los Gobiernos en sanidad, operaciones y costos. Si la Argentina no es competitiva, va a ser un mercado muy complicado como para que algunas compañías puedan volver.

–¿Qué cambios ve en la estructuración del mercado en un escenario post pandemia? ¿Habrá menos jugadores?

–IATA representa a más de 300 aerolíneas del mundo y muchas de ellas no van a estar en el momento en que se reactive el transporte aéreo. Hay muchas compañías que están en situaciones muy delicadas, que no han tenido apoyo gubernamental y esas compañías se van a ver obligadas a cerrar. Vamos a tener líneas aéreas que van a seguir operando, pero con operaciones más pequeñas, más conservadores en sus decisiones comerciales de a dónde operar, con qué tipo de equipo. Se va a tardar varios años para poder recuperar los números que teníamos hasta marzo.

Lo próximos cinco años van a ser delicados, la situación económica global va a ser difícil y eso también va a tener un impacto en el sector. La confianza de los pasajeros para viajar también se va a tener que restablecer. Hay un abanico de temas para resolver y los gobiernos van a tener que trabajar muy cerca si quieren ver una recuperación dentro de un período de tiempo razonable.

–¿Esta crisis afectará especialmente a las aerolíneas que operan con el modelo low cost?

–Va a afectar a todos. Obviamente las low cost se basan mucho en eficiencia, en tiempo de operación, pero si vemos hoy en día las operaciones se han convertido en muy parecidas y el impacto va a ser lo mismo. Las compañías internacionales que operan al país, si el gobierno no toma medidas, van a ser afectadas ya sean low cost, híbridas o tradicionales.

De hecho Europa y la Unión Europea han tenido que sacar paquetes de apoyo para las compañías más grandes de los grupos más potentes del mundo, porque ya han llegado a una situación en la que no se podía sostener. La mayoría de las compañías tienen caja para dos, tres meses; las que están muy bien económicamente pueden sobrevivir seis, siete meses, pero son muy pocas. Esta pandemia ha afectado a las grandes, las pequeñas y las medianas.

–¿Podríamos pensar en interiores de aviones distintos, forma de abordar distintas, conductas totalmente distintas desde el momento en que se llega al aeropuerto para cuando se reanude la actividad?

–En el corto plazo sin duda se van a implementar medidas que serán distintas a las que estamos acostumbrados. Al principio los vuelos no van a ir llenos, el pasajero va a tener miedo. El Estado va a tener que garantizar un manejo más estricto de pasajeros, cómo se embarca, cuál va a ser la separación. Pero se tiene que hacer alineado con un plan estratégico para poder reactivar el sector. Luego, poco a poco, de acuerdo a la evolución de la pandemia y la información vamos a ir ajustando las medidas.

–¿Qué país podríamos mirar como ejemplo en iniciativas para reactivar la actividad?

A nivel de estímulo con paquetes de apoyo del gobierno, creo que Brasil es un ejemplo muy bueno. El gobierno ha entendido la importancia del transporte aéreo en ese país y ha implementado medidas de apoyo y rescate financiero muy buenas. Por otro lado, Colombia es el país más avanzado en crear un plan de reactivación. Esos son dos ejemplos regionales, obviamente Estados Unido y la Comunidad Europea también están muy avanzados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.