Fuera de control: vientos huracanados fusionan dos megaincendios en Australia

Una imagen satelital de los incendios
Una imagen satelital de los incendios Fuente: Reuters - Crédito: EUROPEAN UNION, COPERNICUS SENTINEL DATA/Handout
(0)
10 de enero de 2020  • 17:07

SÍDNEY.- El avance de las llamas no le da tregua Australia . Vientos huracanados provocaron hoy en el sudeste del país la fusión de dos enormes focos, que resultó en un "megaincendio" fuera de control que asola un territorio equivalente a cuatro veces la superficie de la ciudad de Nueva York, advirtieron las autoridades.

Como se temía, luego de varios días de condiciones relativamente benévolas, las temperaturas subieron hoy hasta alcanzar los 40°C en varias partes de Nueva Gales del Sur y Victoria. Esto permitió que se gestara el "megaincendio" en la frontera entre los dos estados más poblados del país.

"Las condiciones son duras hoy. Los vientos cálidos y secos vuelven a constituir un verdadero desafío", afirmó Shane Fitzsimmons, jefe de bomberos en las zonas rurales de Nueva Gales del Sur. Desde septiembre pasado, los cientos de focos que asolan el país ya devoraron más de 10 millones de hectáreas, provocaron la muerte de 26 personas, la destrucción de 2000 viviendas y graves daños. Además, los expertos estiman que más de 1000 millones de animales murieron, y que varias especies quedaron en peligro.

El fenómeno del "megaincendio" se produjo al mismo tiempo que miles de manifestantes exigían acciones contra el cambio climático en distintas ciudades del país oceánico, con duras críticas al primer ministro, Scott Morrison, en particular por su negativa a modificar la política gubernamental favorable a la industria minera del carbón.

El mandatario pidió ayer a los habitantes de Nueva Gales del Sur que "Estén alertas e informados, y que escuchen las instrucciones".

Daniel Andrews, primer ministro de Victoria, extendió por 48 horas el estado de emergencia por desastres naturales, debido a las fuertes temperaturas que se esperaban para hoy. Varias órdenes de evacuación han sido emitidas a los habitantes de las zonas fronterizas entre los dos estados afectados.

"A pesar de estos incendios sin precedentes, no tenemos desaparecidos, no tenemos más fallecidos y no tenemos más comunidades aisladas'', dijo Andrews. Sin embargo, el premier incitó a los habitantes de su estado a mantenerse alerta y a estar preparados a evacuar. "Si les dicen que abandonen una comunidad, y pueden hacerlo, entonces deberían irse'', afirmó.

Las condiciones son duras hoy. Los vientos cálidos y secos vuelven a constituir un verdadero desafío
Shane Fitzsimmons, comisionado del departamento de bomberos de Nueva Gales del Sur

El Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur advirtió que localidades costeras al sur de Sídney, incluyendo Eden, Batemans Bay y Nowra, podrían volver a estar en peligro semanas después de que el fuego arrasara sus viviendas. A primera hora del viernes, los incendios activos en la región estaban controlados, pero un fuerte cambio en la dirección del viento previsto para más tarde en el día podría reactivarlos, explicó Fitzsimmons.

El año pasado fue el más cálido y seco en Australia desde que existen los registros. Aunque se espera que las lluvias aumenten ligeramente, el jefe de monitoreo climático de la Oficina de Meteorología, Karl Braganza, cree que no será suficiente para sofocar los incendios en el corto plazo.

"Desafortunadamente, no hablamos de lluvias generalizadas y por encima de la media en esta etapa. Eso es lo que realmente necesitamos para apagar los fuegos con bastante rapidez". dijo Braganza y concluyó: "Esto va a ser una campaña, en términos de incendios. No contemplamos un final brusco. Parece algo que va a persistir durante algún tiempo''.

En Sídney y Melbourne, miles de personas tomaron hoy las calles para exigir al gobierno conservador de Australia que se hiciera más para luchar contra el cambio climático global y se reduzcan las exportaciones de carbón.

"Cambio de políticas, no de clima", se leía en una de los carteles, reflejo de la creciente toma de conciencia sobre el cambio climático generada por los devastadores incendios.

Pero algunos observadores destacan que existe al mismo tiempo a través de redes sociales una campaña de desinformación "sin precedentes" en la historia del país, con el objetivo de desdeñar el efecto del cambio climático en los incendios, y atribuirlos más bien a un origen criminal, además de los récords de sequía y temperaturas altas.

El hashtag #arsonemergency ("urgencia incendio criminal") es utilizado de forma profusa. Ciertos medios de comunicación, páginas web y políticos conservadores defienden la idea sobre el origen criminal de los incendios.

"Existe un esfuerzo concertado con el objetivo de desinformar al público sobre las causas de los incendios forestales", dijo Timothy Graham, un experto de medios digitales de la Universidad de Tecnología de Queensland

Morrison intentó hoy esquivar las preguntas de los periodistas sobre si el cambio climático podría convertir en norma los terribles incendios de esta temporada en el país.

"Mire, ya hablamos de ello varias veces", respondió Morrison, y añadió que se harán las evaluaciones pertinentes una vez que haya terminado la temporada de incendios.

Agencias AP y AFP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.