Coronavirus. "Confío en la hidroxicloroquina": tras dar positivo, Jair Bolsonaro toma en cámara el polémico medicamento

El presidente de Brasil anunció ayer que se hizo el test y que está enfermo de coronavirus
El presidente de Brasil anunció ayer que se hizo el test y que está enfermo de coronavirus Crédito: Facebook Bolsonaro
(0)
8 de julio de 2020  • 07:24

SAN PABLO (AP).- En una especie de segundo capítulo de su show mediático tras dar positivo de coronavirus, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, publicó ayer en redes sociales un video que lo muestra tomando una pastilla de hidroxicloroquina, un medicamento que durante las primeras semanas de la pandemia fue señalado como posible tratamiento pero que luego no fue recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a la falta de resultados óptimos y ciertos efectos secundarios.

Con una camisa azul, sentado en su escritorio de madera, con buen semblante, el mandatario de derecha agarra un vaso con agua, una pastilla blanca y dice a cámara: "Estoy tomando aquí la tercera dosis de hidroxicloroquina". Luego traga y ríe. Agrega: "No me sentía muy bien, ahora estoy mucho mejor que el sábado. Sabemos que hoy en día hay otros remedios para combatir el coronavirus, sabemos que no está comprobada científicamente su eficacia pero yo soy una persona más para la que está funcionando, yo confío en la hidroxicloroquina".

Jair Bolsonaro: "Confío en la hidroxicloroquina" - Fuente: Facebook

00:45
Video

Así protagonizó otro mensaje polémico, luego de anunciar ayer al mediodía, en una conferencia de prensa pequeña pero criticada, que se había sometido al test de Covid-19 y que había dado positivo. Bolsonaro contó que estaba enfermo en uno de los pasillos de la casa de gobierno de Brasilia, frente a los micrófonos de un par de periodistas que no respetaron la distancia recomendada por la OMS para evitar contagios. Además, habló por mucho más de quince minutos, el periodo de tiempo que se pide no traspasar en contacto con personas para evitar la propagación del virus, e incluso en un momento se quitó el tapabocas para demostrar que estaba bien.

"Estoy bien, normal. Incluso quiero dar un paseo por aquí, pero no puedo debido a recomendaciones médicas", afirmó.

Desde que comenzó el brote el presidente negó la gravedad de la crisis, pidió priorizar la economía a la salud e ignoró las recomendaciones sanitarias para evitar ser un infectado más. Frecuentemente apareció en público estrechando la mano de sus partidarios y mezclándose con las multitudes, a veces sin tapabocas. De hecho, Bolsonaro aseguraba que sus antecedentes como deportista lo protegerían del virus y que no sería más que una "gripecita" si la contrajera.

También reiteró que no hay forma de evitar que el 70% de la población contraiga Covid-19 y que las medidas de las autoridades locales para paralizar la actividad económica causarán, en última instancia, más dificultades que si se permitiera que el virus siga su curso

La lucha del país contra el brote lleva casi dos meses en manos de un ministro interino de Sanidad sin experiencia antes de abril. Tomó el relevo cuando su predecesor, médico y consultor de salud, renunció en protesta por el apoyo de Bolsonaro a la hidroxicloroquina.

Brasil, el sexto país más poblado del mundo con más de 210 millones de habitantes, es uno de los más golpeados por el virus: más de 65.000 brasileños murieron y más de 1,5 millones se enfermaron.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.