Coronavirus. Hoesung Lee: "La pandemia demostró la importancia que tiene para los gobiernos contar con asesoramiento científico creíble"

El experto de la ONU apuesta a los ciudadanos y a los inversores para que la agenda "verde" sea parte de la "nueva normalidad"
El experto de la ONU apuesta a los ciudadanos y a los inversores para que la agenda "verde" sea parte de la "nueva normalidad" Fuente: Archivo
El experto de la ONU apuesta a los ciudadanos y a los inversores para que la agenda "verde" sea parte de la "nueva normalidad"
Hugo Alconada Mon
(0)
17 de junio de 2020  • 02:28

En menos de seis meses, la relación se invirtió.

Aquella noche gélida de diciembre de 2019, en Madrid, Hoesung Lee encaró al medio centenar de jefes de Estado y a tantos más responsables de organismos internacionales con un reclamo preciso: "Dígannos lo que necesitan de nosotros, los científicos".

Presidente del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el surcoreano evitó las frases de ocasión. Les recordó a los mandatarios que el mundo no estaba "ni cerca de hacer lo suficiente" para evitar un desastre sin vuelta atrás. Lejos de eso, subrayó, "estamos haciendo lo contrario", yendo en rumbo de colisión.

Siete meses después de aquel discurso inaugural de la XXV Conferencia de las Partes de Cambio Climático de la ONU (COP25), sin embargo, el Covid-19 lo cambió todo. Ahora son los políticos quienes les preguntan a los expertos qué necesitan.

"La pandemia demostró la importancia que tiene para los gobiernos contar con asesoramiento científico creíble", dice Lee a LA NACION. Está cansado, su agenda laboral está repleta, le tomó semanas abrirse un hueco para responder unas pocas preguntas, pero tiene un mensaje que quiere transmitir: que ahora es el momento para impulsar las reformas necesarias para no repetir los errores del pasado, reducir los riesgos de nuevas pandemias y promover un desarrollo sustentable que proteja al medio ambiente. Si no, alerta, todo puede ir de mal en peor. Porque "esta pandemia es apenas un ejemplo de la interconexión de todo".

"Lo que pasó con el Covid-19 no registra antecedentes, bajo ningún parámetro, en la memoria reciente", añade el también profesor de la Escuela de Graduados sobre Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Corea del Sur. Teme que tropecemos con las mismas piedras, arrumbando como efímeras las noticias sobre mares más limpios y ecosistemas en recuperación. "Me preocupa la posibilidad de un aumento sustancial en las emisiones de dióxido de carbono", dice, mientras apuesta a los ciudadanos y a los inversores para que la agenda "verde" pase a ser parte de la "nueva normalidad".

-Apoyado en sus extraordinarios antecedentes, ¿cuál es la principal lección que extrajo hasta ahora de esta pandemia global?

-Que todo está conectado entre sí. De los agentes biológicos microscópicos a toda la economía mundial, pasando por los medios de vida, de sustento, de las personas. Esta pandemia es apenas un ejemplo, altamente visible, de la interconexión de todo. Dicho eso, hay otros procesos similares que acaso no tengan tanta visibilidad como lo ocurrido con el Covid-19, pero tienen los mismos impactos devastadores y causan las mismas disrupciones devastadoras. El cambio climático es un ejemplo. La humanidad no debe engañarse por la progresión lenta de ciertas amenazas como el cambio climático. Puede resultar difícil percibir la amenaza que representa, pero puede llevar a una destrucción sistémica que requerirá acciones rápidas y profundas cuando menos lo esperemos. Ahí es donde la ciencia resulta crucial para informar al público y a quienes toman las decisiones que importan.

-¿Cuál cree que puede ser el escenario global más factible cuando dejemos atrás esta pandemia? ¿Un contexto que impulse las reformas profundas por las que usted aboga desde que asumió al frente del IPCC en octubre de 2015? ¿Podríamos, al fin, evitar o ralentizar, al menos, el cambio climático?

-Está circulando un amplio abanico de posibles escenarios, sí. Pero los factores claves parece que pasarán por el impacto del Covid-19 en nuestras conductas como consumidores, en las percepciones que tendrán los inversores sobre el mundo después del coronavirus y la conciencia pública de la equidad social. Lo que pasó con el Covid-19 no registra antecedentes, bajo ningún parámetro en la memoria reciente. Por eso es muy difícil predecir cuál será la medida en que estos cambios podrían perdurar. Probablemente veamos más compras online, trabajaremos más desde nuestras casas y haya menos viajes turísticos por algún tiempo, pero insisto en que es difícil anticiparlo.

-Centrándonos más específicamente en los desafíos que representa el cambio climático, ¿qué le preocupa más cuando algún día dejemos atrás esta tormenta global?

-La posibilidad de un aumento sustancial en las emisiones de dióxido de carbono. El cierre de emergencia de los países redujo las emisiones de CO2 drásticamente, pero a medida que los gobiernos reabren sus economías, las emisiones mostrarán un rebote en el corto plazo. Esto será inevitable, dada la tecnología y la infraestructura actuales y a pesar de lo que le comenté antes de las tendencias sobre compras online, trabajar desde nuestros hogares y la reducción del turismo. Solo será posible desacoplar las emisiones de la actividad económica con inversiones destinadas a reducir las huellas de carbono [por la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero] en las cadenas de suministro y la infraestructura.

-El panorama que traza dista de ser optimista, así que permítame desafiarlo. ¿Encuentra algo esperanzador en todo esto que vivimos?

-Sí. Los últimos meses nos han demostrado la importancia que tiene para los gobiernos contar con asesoramiento científico creíble. Ha demostrado que el público apoya las medidas adoptadas sobre la base de la ciencia. Y ha dejado clara la importancia de contar con un sector público competente que permita proteger el sistema de bienestar en tiempos de crisis.

-Dado este panorama que usted traza, ¿cree entonces que esta crisis global podría alterar -y acaso fortalecer- de manera sustancial la agenda sobre el cambio climático?

-Por un lado, creo que los planes "verdes" de reconstrucción que ahora están en discusión ayudarán a la agenda climática. Por el otro, está emergiendo literatura científica o académica que indica que los planes de recuperación con conciencia ambiental producen más empleo y crecimiento económico que los planes tradicionales.

-Cinco años atrás, déjeme recordarle, usted remarcó en diálogo con el diario británico The Guardian que "si vencemos al cambio climático podemos construir un mundo más resiliente, más vibrante". ¿Puede el escenario actual aportarnos la oportunidad que necesitábamos para alcanzar ese objetivo?

-La factibilidad de ese escenario dependerá de la tecnología disponible y de cuál sea el grado de aceptación social que tenga el proceso de transición hacia un mundo distinto, hacia un mundo donde la emisión neta de dióxido de carbono sea cero. Yo no espero que esta pandemia afecte negativamente esos dos factores, ni la tecnología ni la tolerancia social. La solución al cambio climático es la solución que permitirá alcanzar la meta del desarrollo sustentable, por lo que reafirmo aquello que dije en 2015. Insisto: la solución al cambio climático permitirá alcanzar el desarrollo sustentable.

-¿Y qué podrían hacer los ciudadanos, cada uno desde su lugar, para impulsar esta agenda "verde" de cambios para proteger el planeta y evitar -o al menos reducir- el calentamiento global?

-Pienso que si la agenda "verde" se internalizara en la toma de decisiones cotidiana de cada consumidor y de cada inversor, esa agenda dejaría de ser "verde" y pasaría a ser la nueva normalidad.

Economía y academia

  • Nacido en 1945, Hoesung Lee estudió economía en la Universidad Nacional de Seúl y completó su doctorado en la Universidad Rutgers de Estados Unidos.
  • Es profesor de posgrado en Economía del Cambio Climático, Energía y Desarrollo Sustentable en la Universidad de Corea del Sur.
  • En octubre de 2015 fue elegido presidente del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).
  • En 2019, la revista Time lo incluyó entre los 100 líderes más influyentes del mundo.

Libros de historia y documentales

-Dado que millones de argentinos permanecen confinados en sus casas desde el 20 de marzo, ¿qué les sugiere leer, mirar o escuchar para distraerse o, acaso, "aprovechar" esta cuarentena? ¿Qué hace usted en su escaso tiempo libre?

-Antes que nada, déjeme desearles lo mejor a los argentinos y a los latinoamericanos en estos tiempos difíciles. Espero que permanezcan sanos y a salvo. Dicho eso, ¿qué estoy leyendo o haciendo en mi tiempo libre? Me encantan los libros de historia y los documentales, ¡sea o no en tiempos de cuarentena!

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.