El Papa pone a un cardenal asiático en un cargo clave

El cardenal filipino Luis Antonio Tagle
El cardenal filipino Luis Antonio Tagle Fuente: Reuters
El filipino Tagle, papable y cercano a China, dirigirá una congregación
Elisabetta Piqué
(0)
9 de diciembre de 2019  

ROMA.- En el día de la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, el papa Francisco sorprendió ayer a todos con una importante movida en el tablero curial: decidió traer a Roma al cardenal filipino, y de raíces chinas, Luis Antonio Tagle, prelado considerado "papable" y con una visión de Iglesia en línea con la suya, que pasará a ser el nuevo prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

Hasta ahora arzobispo de Manila y presidente de Cáritas Internacional, de apenas 62 años, Tagle reemplazará al cardenal italiano Fernando Filoni, que estaba al frente de uno de los "ministerios" más importantes de la curia romana desde 2011 y que el Papa decidió mover al mucho menos influyente puesto de Gran Maestro de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Como Filoni tiene 73 años, es decir, aún le faltaban dos años para jubilarse, la movida del Papa causó gran sorpresa y cayó como un balde de agua helada en el Vaticano, donde la designación de Tagle, un asiático muy carismático, gran orador y atento a los más pobres, en el ministerio que se ocupa de las misiones fue vista como una señal del rumbo que tomará la reforma de la curia que debería sellarse en los próximos meses.

Francisco, de hecho, aspira a una Iglesia más misionera y se espera que la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, una de las más importantes de la curia romana, tenga aún más peso e incorpore el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.

La designación de Tagle también es considerada muy importante porque Francisco volvió a poner a un asiático en un "ministerio" cuyo objetivo es "la transmisión y diseminación de la fe alrededor del mundo".

Antes que Tagle estuvo al frente de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (entre 2006 y 2011) otro asiático, el cardenal indio Ivan Díaz, prelado que, sin embargo, como era miembro del cuerpo diplomático del Vaticano era considerado más bien "romano".

La designación de Tagle volvió a reflejar la voluntad del Papa de apuntar hacia Asia, continente del futuro, donde se estima que hoy viven dos tercios de la población mundial.

Señal para Pekín

Además, confirmó el interés de Francisco de seguir acercándose a China, superpotencia con la que el Vaticano no tiene relaciones diplomáticas y con la que ha firmado hace más de un año un acuerdo para la designación de obispos y que desearía visitar.

Tagle, en efecto, es de origen chino. Su abuelo era chino y él mismo le contó en una entrevista al diario La Repubblica que se sentía muy cerca de la "tradición china", que favorece una "diplomacia de la sonrisa, de la comida, de la hospitalidad".

La Congregación para la Evangelización de los Pueblos, creada hace más de 400 años y antes llamada de "Propaganda Fide", también es clave porque cuenta con un patrimonio millonario.

Su prefecto suele ser llamado "el papa rojo" y debe manejar el ingente patrimonio destinado a las misiones, formado incluso por prestigiosas propiedades inmobiliarias, no solo en Roma.

El nombramiento de Tagle, apodado Chito, conocido por ser un gran comunicador y creado cardenal por Benedicto XVI, papa emérito, en 2011, reavivó las especulaciones de movimientos subterráneos en vista del futuro cónclave. Aunque el Papa, que el 17 de este mes cumplirá 83 años, está muy bien de salud -como demostró en el reciente y demoledor viaje a Tailandia y Japón-, ya se habla de sus posibles sucesores.

Y algunos observadores interpretaron su convocatoria a Roma de Tagle como una señal en este sentido, así como un modo para que este papable asiático vaya conociendo mejor la administración central de la Iglesia Católica.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.