Elecciones en Irlanda: el descontento con el gobierno le da impulso al Sinn Féin

Mary Lou McDonald, líder de Sinn Féin, promovió políticas de fuerte inversión estatal durante la campaña electoral
Mary Lou McDonald, líder de Sinn Féin, promovió políticas de fuerte inversión estatal durante la campaña electoral
Juan Pablo Ouviña Lanz
(0)
8 de febrero de 2020  • 16:49

"Todo se derrumba, el centro no se sostiene", escribió William Butler Yeats en su poema El segundo advenimiento. Quizás el verso se vea reflejado hoy en los resultados de las elecciones parlamentarias de la tierra en que nació, que desde 1919 lleva el nombre de la República de Irlanda .

En ese país, dos partidos de centro, Fianna Fáil y Fine Gael, conducen la política nacional desde hace más de ocho décadas de forma ininterrumpida. Sin embargo, las últimas encuestas revelan que el partido nacionalista de izquierda Sinn Féin, que milita por la reunificación del país con Irlanda del Norte y supo ser el brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA) -considerado un grupo terrorista en Gran Bretaña y una organización clandestina en Irlanda- podría dar la sorpresa al conseguir una mayoría de votos en los comicios.

Una encuesta reciente publicada en el diario The Irish Times ubicó al partido de izquierda en primer lugar, con el 25% de los votos, por delante de Fianna Fail (23%) y Fine Gael (20%). El sondeo mostró que Sinn Féin lidera en intención de voto tanto en el rango etario de 18 a 24 años como entre los habitantes de Dublín, que además de ser la capital es la ciudad más poblada del país.

"Los votantes quieren un cambio y no lo encuentran ni en el partido opositor [Fianna Fáil], ni en los partidos socialdemócratas más chicos, que son probablemente demasiado establishment", sintetiza el politólogo Eoin O'Malley de la Dublin City University, en diálogo con LA NACION.

Muchos irlandeses están disconformes con la política fiscal de la coalición gobernante, liderada por el primer ministro Leo Varadkar
Muchos irlandeses están disconformes con la política fiscal de la coalición gobernante, liderada por el primer ministro Leo Varadkar

Si bien la coalición de gobierno liderada por Fine Gael logró estabilizar la macroeconomía luego de la crisis internacional de 2008 -con un importante crecimiento del PBI así como una caída constante en el desempleo que en el último semestre registró por debajo del 5%-, la suba de precios en los alquileres se sumaron a un descontento generalizado con la frugalidad fiscal del gobierno encabezado por el primer ministro Leo Varadkar.

Fue el mandatario quien decidió llamar a elecciones anticipadas el mes pasado. Pero su éxito de las negociaciones en torno al Brexit , las políticas progresistas -que incluyeron la legalización del aborto- y el buen manejo de la economía parecerían no ser suficientes para darle el triunfo en las elecciones. De no consolidarse como primera minoría, Fine Gael dejará de gobernar tras nueve años, e Irlanda tendrá un nuevo primer ministro.

Según O'Malley, muchos dublinenses están hartos de una red de transporte "pobre" y de pagar alquileres "astronómicos". "Sinn Féin parece representar realmente un cambio y es lo suficientemente grande como para hacerle frente a los dos partidos principales", señala el analista. Por otro lado, esta semana hubo protestas de médicos y otros empleados del sector sanitario en frente al parlamento por los recortes al sistema de salud pública.

Mary Lou McDonald, líder de Sinn Féin enarboló su discurso de campaña en torno al descontento de la población, especialmente los jóvenes: "Pedimos a los jóvenes que están hartos de los grandes partidos que vengan y nos voten como alternativa". Una de sus promesas es la construcción de 100.000 viviendas públicas.

La Nueva IRA surgió en 1998, luego de los acuerdos de paz
La Nueva IRA surgió en 1998, luego de los acuerdos de paz

Pero su partido busca el apoyo de las nuevas generaciones de votantes por un motivo adicional: muchos de ellos desconocen su vínculo con la IRA durante la guerra civil de los años 1969 a 1998, que provocó más de 3600 muertes.

Y aunque Sinn Féin se esforzó en borrar las huellas de su pasado, existen sospechas de que el partido, que desde sus inicios encarnó el ideario republicanista irlandés, conserva lazos con los grupos paramilitares que se formaron a partir de la disolución de la IRA, luego de la paz alcanzada con el Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

"Casi toda la información de inteligencia señala que siguen vinculados y algunos sugieren que son la misma cosa, es decir que quienes conducen las células son influyentes en el partido", sostiene O'Malley.

Reunificación

Por la naturaleza del sistema electoral irlandés, es poco probable que Sinn Féin pueda encabezar una coalición de gobierno. Pero si los resultados de hoy coinciden con los pronósticos, el partido casi duplicaría los votos que consiguió en 2016, cuando terminó tercero con un 13,8%, y de esta forma se consolidaría como un actor de peso en la política nacional.

Seguramente eso mismo aumente la presión para poner en marcha un proceso de reunificación. La causa adquirió mayor respaldo en Irlanda del Norte tras las elecciones del parlamento británico de diciembre pasado: por primera vez, hay más diputados nacionalistas (9 en total, incluidos 7 de la filial local de Sinn Féin) que unionistas (8).

La votación comenzó esta mañana y cloncluirá a las 22, hora local
La votación comenzó esta mañana y cloncluirá a las 22, hora local

McDonald ya anunció sus intenciones de organizar una encuesta en Irlanda del Norte en los próximos cinco años y es posible que la incertidumbre que genera el Brexit haga que los norirlandeses -cerca del 56% votó a favor de la permanencia en la Unión Europea en 2016- se inclinen a favor de la reunificación para preservar su status de ciudadanos europeos.

Consultado por la prensa esta semana sobre si el crecimiento de Sinn Féin debe interpretarse como la versión irlandesa de la ola de populismos antiestablishment que surgieron en la última década, el primer ministro no vaciló: "Lo vimos en la votación del Brexit, con Donald Trump en Estados Unidos y en el crecimiento de los partidos de extrema derecha en Europa y de extrema izquierda en otros lugares y nunca termina bien".

Lo cierto es que, de acuerdo con la mayoría de las encuestas, Varadkar tiene muy pocas chances de retener el poder. Restará ver si el primer mandatario abiertamente homosexual del país permanecerá como el líder de su partido y si, cualquiera sea el resultado, Irlanda logra mantener el equilibrio democrático que la caracteriza, para evitar que el centro se derrumbe.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.