En fotos: así luce una casa que dejaron abandonada durante 20 años

Sin nadie que la cuide, la vegetación logró penetrar en la propiedad, que pudo haber pertenecido a una mujer solitaria
Sin nadie que la cuide, la vegetación logró penetrar en la propiedad, que pudo haber pertenecido a una mujer solitaria Crédito: Mirror
(0)
30 de julio de 2020  • 21:52

Alacenas repletas, olor a humedad, muebles derruidos y el incesante paso del tiempo. Esa son algunas de las imágenes de una cabaña en el Reino Unido que, tras la muerte de su dueño, permaneció abandonada durante 20 años.

Días atrás, Richard Walden (55) se topó con la vivienda mientras caminaba junto a un amigo por un poblado en las afueras de Exeter, 280 kilómetros al sur de Londres. Apenas visible debajo del colchón de vegetación que la recubre, decidieron entrar.

Abandonado, el piano de la casa descubierta por Richard Walden
Abandonado, el piano de la casa descubierta por Richard Walden Crédito: Mirror

A excepción de la vegetación, que se abrió paso en los distintos ambientes junto con el polvo y la suciedad, los ambientes en la casa se conservaron tal como los dejó su antiguo dueño hace dos décadas, antes de fallecer.

Los cuadros y el empapelado descuidado, en una de las fotos tomadas por los intrépidos visitantes
Los cuadros y el empapelado descuidado, en una de las fotos tomadas por los intrépidos visitantes Crédito: Mirror

"Uno de los paneles de la puerta había sido quitado y la ventana de la cocina estaba abierta de manera que pudimos tomar algunas fotografías. Es increíble cómo la casa quedó detenida en el tiempo por al menos 20 años", aseguró Walden en declaraciones que reproduce el portal Mirror.

Comida enlatada, una botella de vino blanco, ketchup y utensilios de cocina
Comida enlatada, una botella de vino blanco, ketchup y utensilios de cocina Crédito: Mirror

En una sala, los intrusos encontraron prendas que parecían haber sido dejadas al calor de una estufa. En la cocina, latas y frascos de comida en proceso de descomposición junto a las fotos de los integrantes de la familia.

Hacia el living, un piano aún permanecía abierto ante la atenta mirada de un oso de peluche y una partitura caída. En un cuarto, una cama era escoltada por una mesa de luz con un antiguo par de anteojos.

Un osito y un conejo de peluche sobre los muebles de la supuesta antigua dueña
Un osito y un conejo de peluche sobre los muebles de la supuesta antigua dueña Crédito: Mirror

Habiendo contemplado los ambientes, Walden intuyó que la última persona que habitó la casa fue una mujer y lamentó la manera en la que se encontraba todo. "Todo indica que debe haber muerto triste y en soledad. El interior del lugar parece una cápsula del tiempo, una muestra de cómo se vivía hace muchos años", concluyó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.