Fue una princesa it girl y rebelde; ahora lidera a los enemigos del Papa

La princesa Gloria von Thurn y Taxis, ícono punk de los 80 se convirtió en una católica conservadora que se opone a Francisco
La princesa Gloria von Thurn y Taxis, ícono punk de los 80 se convirtió en una católica conservadora que se opone a Francisco Crédito: Ksenia Kuleshova para The New York Times
Jason Horowitz
(0)
11 de diciembre de 2018  • 13:00

RATISBONA, Alemania.- La princesa Gloria von Thurn y Taxis recorre su palacio alemán de 500 salas con las llaves en mano y una pulsera de rubíes y un dije de la Virgen María en la muñeca.

La princesa Gloria -que cierta vez fue bautizada "Princesa TNT" por sus explosivos años como aristócrata propensa a la fiesta, coleccionista de arte y corte de pelo al estilo punk- se convirtió en la reina sol en torno a la que orbitan muchos católicos romanos tradicionalistas críticos del papa Francisco . Su castillo de Ratisbona es una potencial "Escuela de Gladiadores" para los católicos conservadores en su cruzada para preservar las tradiciones de la iglesia.

Su palacio romano con vista al foro antiguo es el punto de encuentro preferido para los cardinales y obispos de la oposición y populistas como Stephen K. Bannon. Muchos de ellos esperan aprovechar la crisis por los abusos sexuales, la mayor amenaza existencial para la iglesia en siglos, para derrocar al pontífice de 81 años, del que están convencidos de que está destruyendo la fe.

La princesa Gloria en su palacio en Alemania
La princesa Gloria en su palacio en Alemania Crédito: CreditKsenia Kuleshova para The New York Times

La princesa Gloria, que tiene una relación cercana con Hillary Clinton, con André Leon Talley, exeditor de la revista Vogue, y con celebridades como Quincy Jones, desestimó cualquier sospecha de estar liderando una sociedad secreta dentro de sus palacios, cuyas puertas están abiertas para que cada visitante pueda encontrarse con "un travesti o una monja". Dijo que creía que el papa estaba "intentando hacer lo mejor", pero agregó, con una sonrisa: "lo que pasa es que nunca canta mis canciones preferidas".

La princesa estima que su responsabilidad es alimentar a diario a centenas de personas hambrientas en su comedor y brindar apoyo a los sacerdotes, cada vez más aislados. Pero algunos de los sacerdotes de su corte han respondido la llamada del deber yendo a la guerra.

En agosto, el arzobispo Carlo Maria Viganò publicó una carta en la que acusaba a Francisco de cubrir los abusos. Aunque hasta el momento sus acusaciones carecen de fundamentos, la princesa Gloria lo calificó de "lanzador de alerta".

Varios de los amigos cercanos de la princesa Gloria han pasado momentos difíciles bajo la dirección del papa Francisco. El año pasado, el papa apartó a Gerhard Ludwig Müller, el cardenal y crítico alemán que era el guardián de la doctrina de la iglesia. En su palacio romano, la princesa Gloria presentó al cardenal ante Stephen Bannon, quien posteriormente invitó al alemán a sus oficinas centrales de Washington, más conocidas como la embajada Breitbart.

La princesa, que disfrutó de una vida a toda velocidad en la década de 1980, ahora corre por los terrenos de su palacio en un carrito de golf
La princesa, que disfrutó de una vida a toda velocidad en la década de 1980, ahora corre por los terrenos de su palacio en un carrito de golf Crédito: Ksenia Kuleshova para The New York Times

En una entrevista reciente, Bannon dijo que tenía la sensación de que, asediada por la crisis, la iglesia estaba en un momento crítico y que planeaba utilizar el castillo de Ratisbona de la princesa Gloria para una escuela de verano, mientras que otros destacados donantes de la iglesia financiarían el proyecto del Monasterio de Trisulti.

Cuando le preguntaron si la princesa Gloria figuraba entre esos destacados donantes, Bannon enarcó una ceja cómplice y dijo: "No puedo revelar el nombre de los donantes".

La princesa Gloria dijo que saludaba las contribuciones de Bannon para el movimiento ortodoxo y consideró que era un excelente comunicador, estratega político y "hombre de Hollywood".

La princesa Gloria entra en la cripta familiar, donde está enterrado su marido
La princesa Gloria entra en la cripta familiar, donde está enterrado su marido Crédito: CreditKsenia Kuleshova para The New York Times

Pero dejó en claro que no le estaba dando ningún cheque en blanco. Ridiculizó la posibilidad de invertir 100 millones de dólares para convertir el monasterio -donde se horrorizó al encontrar una colonia de murciélagos- en un instituto.

"Estoy ahí para ayudar, pero soy muy estricta y creo que primero hay que ir a la iglesia para que nos cambie la vida", dijo la princesa. Cuando le preguntaron si quería dar a entender que Bannon tenía que ir con mayor regularidad a la iglesia antes de realizar el proyecto, la princesa se rió. "Lo primero que quiero es que todos mis amigos sean católicos fieles. Y después podremos comenzar."

Vuelco en su vida

La princesa Gloria habla con conocimiento de causa. A pesar de ser una católica que se crió veraneando en la Selva Negra con su tía abuela, una monja benedictina, durante su juventud se tomaba la religión con bastante ligereza. A los 19 años, la joven aristócrata conoció al 11º príncipe de Thurn y Taxis, Juan Bautista, de 53 años, antes de un recital de Supertramp en Munich.

En 1980, Gloria se casó con ese noble excéntrico y bisexual, cuya familia había hecho fortuna en el servicio postal del Sacro Imperio Romano Germánico. Después se convirtió en la chica imperial de la década de 1980 que frecuentaba discotecas con Mick Jagger, Andy Warhol ("iba a la iglesia todos los días", dice Gloria) y prácticamente todas las celebridades que se pueda imaginar.

En 1990, tras la muerte de su esposo, Gloria se convirtió en una joven viuda con tres hijos y cientos de millones de dólares de deuda. Estudió negocios, abrió al público el palacio ancestral, subastó la plata, las joyas, el vino y algunas obras de arte, y logró salvar la fortuna familiar.

Dice que el vuelco radical en su vida se debió a "la gracia de Dios", que la convenció de que "tengo que devolver algo". Se volvió más devota y empezó a ganarse amistades en el clero, incluido Joseph Ratzinger, que luego se convertiría en el papa Benedicto XVI. Pero siempre se mantuvo muy lejos de la clausura.

En un carrito de golf (que no es "el carrito de golf Rolls Royce" que posee en Roma), la princesa Gloria recorre los exuberantes jardines, la rectoría medieval donde alimenta a los pobres, los majestuosos patios y las alas recientemente renovadas de su castillo.

Dice que si una universidad local estuviera dispuesta a pagar las cuentas, su propiedad podría funcionar mucho mejor como Escuela de Gladiadores que como un frío monasterio en las afueras de Roma. "Mire, hay muchísimo lugar para una escuela", dice. "¡Y encima hay calefacción!".

The New York Times

Traducción de Jaime Arrambide

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.