La Justicia desaira a Salvini y autoriza el desembarco de 147 migrantes varados en el mar

Los migrantes a bordo del Open Arms, ayer, a la espera de llegar a tierra firme
Los migrantes a bordo del Open Arms, ayer, a la espera de llegar a tierra firme Crédito: DPA
El ministro había prohibido la entrada del barco Open Arms
Elisabetta Piqué
(0)
15 de agosto de 2019  

ROMA.- En una semana ya al rojo vivo por la crisis política en curso, ayer estalló una nueva pulseada entre la nave de la ONG española Proactiva Open Arms -que se dedica a salvar a desesperados en el Mediterráneo-, y el aún ministro del Interior italiano, Matteo Salvini.

En un veredicto que cayó como una bomba, la Justicia italiana repentinamente autorizó a ingresar en aguas territoriales italianas a una nave de esta ONG, que, en medio de la indiferencia de toda la Unión Europea (UE), desde hace 13 días se encuentra en el mar con 147 migrantes a bordo, sin saber dónde atracar. Un tribunal administrativo italiano reaccionó ante este escándalo y suspendió una prohibición de ingreso en aguas italianas que Salvini había dictado, gracias a un decreto de seguridad que le dio ulteriores poderes, aprobado en forma definitiva la semana pasada.

Fue Oscar Camps, fundador de Open Arms, quien anunció que había ganado un recurso que había interpuesto el 13 de agosto pasado ante la Justicia.

"Denunciamos la violación de las normas de derecho internacional del mar en materia de socorro presentes en el decreto de seguridad bis [aprobado por Salvini] y el tribunal reconoció dicha violación, así como la situación de excepcional gravedad y urgencia debido a la larga permanencia en el mar de los náufragos a bordo de nuestra nave, por lo que dispuso la suspensión de la prohibición de ingreso en aguas territoriales italianas para permitir el socorro de las personas a bordo", explicó Camps, en una conferencia de prensa en Madrid.

Salvini, que en los últimos meses aumentó su ya alta popularidad debido a su política antiinmigrantes y que ahora, después de romper su alianza de gobierno con el Movimiento Cinco Estrellas (M5E) reclama elecciones anticipadas, enseguida rechazó la decisión del tribunal. "En las próximas horas firmaré mi 'no' porque nunca seré cómplice de traficantes de seres humanos", anunció.

Acto seguido, el Ministerio del Interior hizo saber que había presentado un recurso "urgente" ante el Consejo de Estado "porque el Open Arms se detuvo en aguas libias y maltesas e hizo una sistemática recolección de personas con el objetivo de llevarlas a Italia".

"Al margen del recurso, estoy listo a firmar otro decreto de prohibición de ingreso en aguas territoriales italianas", adelantó Salvini vía Twitter. "Sigo y seguiré negando el desembarco a quien pretenda traer clandestinos siempre y solo en Italia", aseguró también el líder de la xenófoba y ultraderechista Liga. "El Open Arms estaba en aguas maltesas y no se entiende por qué un juez italiano pueda permitir su ingreso en nuestras aguas", agregó.

En los últimos días, Camps hizo dramáticos llamados a todos los países de la UE para que ayuden a desbloquear la situación inhumana de quienes están a bordo de su nave desde hace demasiado tiempo.

Después de tres operaciones de rescate en los últimos 12 días y una serie de evacuaciones médicas, el Open Arms tiene a bordo a 147 migrantes, incluidos unos treinta menores.

En una entrevista radial, Camps describió una situación de pesadilla a bordo. Contó que en la nave hay peleas "por la comida, por los lugares al sol o a la sombra, por los baños, que son solo dos para 170 personas, contando a los migrantes y la tripulación, que conviven en un espacio de 180 metros cuadrados".

La situación también se agravó por el mal tiempo, con altas olas y temporales. Hace unos días, para llamar la atención, el actor Richard Gere se subió a la nave y llevó víveres, sin que tampoco pasara nada. Hasta la decisión del tribunal administrativo italiano de ayer, que llegó como un relámpago en la agitada situación política italiana.

La ministra de Defensa, Elisabetta Trenta, cercana al M5E y preocupada por los treinta menores a bordo, dispuso que dos naves de la armada escoltaran al Open Arms, en caso de que fuera necesario un transbordo. En medio de fuerte tensión, la nave navegaba hacia la isla siciliana de Lampedusa, el puerto seguro más cercano, donde se esperaba su arribo en la madrugada de hoy, en pleno feriado de Ferragosto. Aunque la ONG española hizo saber que no pensaba atracar por la fuerza.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.