Millones de celulares de todo el mundo, afectados por la guerra comercial de Trump

Huawei, un peso pesado en la industria
Huawei, un peso pesado en la industria
La ruptura de Google con Huawei, el segundo fabricante mundial, lleva a un nuevo nivel el choque entre EE.UU. y China; las empresas tecnológicas sufren en Wall Street
Rafael Mathus Ruiz
(0)
21 de mayo de 2019  

WASHINGTON.- La sombra de la guerra comercial de Donald Trump alcanzó a millones de teléfonos celulares en todo el mundo, incluida la Argentina. Google decidió avalar una orden del gobierno de Estados Unidos contra China y suspender su vínculo comercial con el gigante tecnológico Huawei , una movida que podría llegar a impactar de lleno el acceso a aplicaciones como Google Maps, Gmail, YouTube o la "tienda virtual" Google Play. La movida de Google, que obedeció a una veda contra Huawei impuesta por el gobierno de Trump en medio de la guerra comercial, desató una nueva réplica global de la puja entre Washington y Pekín, que, por primera vez, amenaza con tocar el día a día de millones de personas en todo el mundo, además de golpear a Silicon Valley, uno de los sectores más dinámicos de la primera potencia global.

Google y Android aclararon, con todo, que la suspensión del vínculo comercial afecta a los dispositivos nuevos de Huawei, mientras que los teléfonos en uso podrán seguir utilizando el sistema operativo y las aplicaciones. Huawei dijo en un comunicado que "seguirá proporcionando actualizaciones de seguridad y servicio posventa" a todos los smartphones y tabletas a nivel mundial, incluyendo los dispositivos que aún no han sido vendidos.

"Les aseguramos que mientras cumplimos con todos los requisitos del gobierno de los Estados Unidos , los servicios como Google Play y la seguridad de Google Play Protect seguirán funcionando en sus dispositivos Huawei existentes", dijo Android en un mensaje en Twitter.

Donald Trump apuntó los cañones contra el gigante tecnológico Huawei
Donald Trump apuntó los cañones contra el gigante tecnológico Huawei

Pero la veda, cuyo impacto total aún estaba bajo evaluación, podría dañar a Huawei, estimaron analistas. "¿Cuán competitivo es un teléfono sin las aplicaciones más populares y conocidas?", preguntó Roger Entner, fundador de Recon Analytics.

Huawei superó hace poco a Apple como el segundo proveedor de teléfonos celulares del mundo, detrás de Samsung, con casi 60 millones de equipos. Huawei, al igual que Samsung, LG y otras marcas utiliza el sistema operativo de Google, Android. A partir de ahora, los teléfonos de Huawei solo podrán usar una versión de ese sistema operativo de "código abierto", y perderían el acceso a la tienda Google Play para bajar aplicaciones, entre otros efectos.

La penetración de los equipos de Huawei en Estados Unidos ha sido baja, pero la empresa ha logrado instalarse como un jugador central en el mercado de smartphones en América Latina, África, Asia y Europa gracias a sus precios accesibles en relación con Samsung y Apple.

En Wall Street, la decisión de Google provocó fuertes caídas en las acciones tecnológicas y volvió a golpear a los tres principales índices bursátiles. El índice Nasdaq, que reúne a las empresas de tecnología, perdió un 1,46%, mientras que el Dow Jones bajó un 0,33% y el más abarcativo S&P 500 cedió un 0,67 por ciento. Algunas compañías que proveen tecnología a Huawei sufrieron fuertes pérdidas, como Broadcom y Qualcomm, que cayeron un 6% cada una.

Xi Jinping adoptó una actitud más agresiva
Xi Jinping adoptó una actitud más agresiva

Por decreto, Trump le ordenó al Departamento de Comercio la semana pasada que prohibiera a las empresas de telecomunicaciones transacciones con compañías extranjeras que pudieran conllevar una amenaza contra la seguridad nacional, un argumento que la Casa Blanca ya ha utilizado como paraguas de la política proteccionista desplegada por el trumpismo. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, anunció luego que había puesto a Huawei y otras empresas afiliadas al gigante chino en una lista de compañías consideradas como un riesgo para el país.

"Esto evitará que la tecnología estadounidense sea utilizada por entidades de propiedad extranjera en formas que potencialmente socavan la seguridad nacional de los Estados Unidos o los intereses de la política exterior", dijo Ross en un comunicado.

La ofensiva contra Huawei terminó por encumbrar al gigante tecnológico como un actor central en la puja entre Washington y Pekín, que aún buscan llegar a un acuerdo para poner punto a la guerra comercial.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos a Huawei podrían golpear a numerosas empresas norteamericanas que proveen componentes y programas al gigante tecnológico chino. Los fabricantes de chips, por ejemplo, vendieron el año anterior componentes por alrededor de 11.000 millones de dólares al gigante chino, según estimaciones del sector.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.