Barack Obama: "Si no les gusta una política, ganen las elecciones pero no rompan el gobierno"

El presidente dio su primera conferencia de prensa desde que terminó la parálisis administrativa en Estados Unidos y dijo que "generó un daño innecesario en la economía"
(0)
17 de octubre de 2013  • 14:26

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama dio su primer discurso desde que el Congreso aprobó, a contrarreloj, los proyectos de presupuesto y de aumento del techo de la deuda, después de 16 días de parálisis administración y una fuerte amenaza de default.

"Porque los demócratas y republicanos responsables se unieron, la primera parálisis administrativa en 17 años ya terminó", formalizó Obama.

"¿No les gusta una política particular o un presidente en particular? Entonces expongan su posición, ganen una elección, pero no rompas el gobierno", dijo el mandatario en una conferencia de prensa.

"No hay ganadores acá. Estas últimas semanas han provocado un daño innecesario a nuestra economía", dijo Obama y admitió que "los estadounidenses están completamente cansados de Washington".

Obama lanzó un llamado al ala dura del Partido Republicano del Congreso a unirse para aprobar un proyecto de ley de presupuesto de largo plazo y dejar de lado sus diferencias que amenazan la economía y su credibilidad ante los estadounidenses.

Once horas después de aprobar el texto que permitió a Estados Unidos evitar el riesgo de un default y reabrir servicios públicos luego de 16 días de parálisis, el mandatario urgió al Congreso y específicamente a sus rivales republicanos a avanzar en leyes estancadas sobre agricultura y la reforma migratoria.

"No hay razones por las que no podamos gobernar de manera responsable pese a nuestras diferencias, sin tener que tambalearnos de crisis en crisis, todas fabricadas", aseveró Obama.

"Trabajemos juntos para que el gobierno trabaje mejor, en lugar de tratarlo como el enemigo y hacer adrede que trabaje peor", pidió a los republicanos. "Venimos de diferentes partidos, pero Estados Unidos está primero. No podemos guiarnos por el odio", agregó.

"Los deseos y sueños de los estadounidenses es lo que importa, no los nuestros. Esto nos obliga a cooperar y negociar y actuar en beneficio de nuestra nación, una nación", subrayó.

Además, el mandatario envió un mensaje a los cientos de miles de empleados federales que debieron tomarse vacaciones sin goce de sueldo forzadas por la parálisis. "Gracias por su servicio. Bienvenidos de vuelta. Lo que ustedes hacen es importante. No permitan que nadie diga algo distinto", dijo.

"Nos vamos a recuperar"

El mandatario subrayó que a pesar de los efectos de la crisis de las últimas semanas sobre el déficit de Estados Unidos y otros parámetros de su economía, el país se va a recuperar.

"Estados Unidos es el cimiento de la economía global por una razón: somos la nación indispensable a la que el resto del mundo mira como el lugar más seguro y fiable para invertir", dijo.

"Nos hemos ganado esta responsabilidad durante más de dos siglos porque mantenemos nuestra palabra y cumplimos nuestras obligaciones, eso es lo que significa total confianza y crédito completo, que pueden contar con nosotros", destacó. "Y hoy quiero que nuestra gente, nuestras empreas y el resto del mundo sepan que la total confianza y crédito en Estados Unidos sigue siendo incuestionable", agregó.

Obama mencionó además el efecto de la crisis sobre la imagen internacional del país. "Probablemente nada dañó más la credibilidad de Estados Unidos en el mundo, nuestro prestigio ante otros países, que el espectáculo que vimos en las últimas semanas", dijo.

"Eso alentó a nuestros enemigos, fortaleció a nuestros competidores y desilusionó a nuestros amigos que nos demandan un firme liderazgo", concluyó.

Qué pasó

Luego de exigir durante dos semanas concesiones y recortes sobre los gastos en programas sociales, los republicanos en la Cámara de Representantes, con su presidente John Boehner a la cabeza, aceptaron que habían perdido y desbloquearon el acuerdo alcanzado por el Senado, que fue promulgado en ley por Obama anoche.

Se trata sin embargo de una salida provisoria: el techo de la deuda fue subido hasta el 7 de febrero de 2014 y la ley de presupuesto estará vigente hasta el 15 de enero. Antes de esas fechas, los dos bandos deberán buscar nuevos acuerdos sobre los mismos temas.

Una comisión bicameral será convocada, según la ley aprobada, para elaborar antes del 13 de diciembre un presupuesto para el resto del año fiscal 2014.

Un mecanismo similar de "supercomisión" no logró acordar en 2011 y el resultado fueron recortes de gasto público que todavía están vigentes.

Agencias Reuters, DPA y AFP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.