La exesclava sexual de Estado Islámico que ganó el Nobel de la Paz pidió que protejan a las mujeres

Nadia Murad urgió a la comunidad internacional a proteger a su pueblo
Nadia Murad urgió a la comunidad internacional a proteger a su pueblo Fuente: Reuters
(0)
10 de diciembre de 2018  • 11:52

OSLO (AFP).- La yazidí Nadia Murad, exesclava de los yihadistas convertida en activista, y el médico congoleño Denis Mukwege recibieron hoy el Premio Nobel de la Paz en una ceremonia en Oslo por "sus esfuerzos con miras a poner fin al empleo de la violencia sexual como arma de guerra" y aprovecharon la ocasión denunciar la impunidad de la que gozan los ataques contra las mujeres.

Murad urgió a la comunidad internacional a proteger a su pueblo y obrar en favor de la liberación de miles de mujeres y niños que siguen en manos de los yihadistas. "Si la comunidad internacional desea realmente asistir a las víctimas de este genocidio (...) debe asegurarles una protección internacional", declaró la joven de 25 años en su discurso de agradecimiento, pronunciado en kurdo.

Como miles de mujeres yazidíes, Nadia Murad fue secuestrada, violada, torturada por los yihadistas tras la ofensiva del grupo extremista contra esta comunidad kurdohablante del norte de Irak.

La joven, que consiguió huir de sus captores, lucha hoy por las mujeres y niños, más de 3000 según ella, que continúan en manos de EI. "Es inconcebible que la conciencia de los dirigentes de 195 países no se haya movilizado para liberar a estas mujeres", estimó. "Si se hubiese tratado de un acuerdo comercial, de un yacimiento de petróleo o de un cargamento de armas, apuesto a que no se habría ahorrado ningún esfuerzo para liberarlas", agregó.

Por su parte, Mukwege, ginecólogo de 63 años, pidió al mundo que deje de ignorar a las víctimas de la violencia sexual en tiempos de conflicto, y estimó que la única guerra debía ser "contra la indiferencia".

"No son los autores de la violencia los únicos responsables de sus crímenes, sino también los que deciden mirar hacia otro lado. Si hay que librar una guerra es la guerra contra la indiferencia que corroe nuestras sociedades", alertó.

Nadia Murad y Denis Mukwege
Nadia Murad y Denis Mukwege Fuente: Reuters

Su discurso de hoy se condice con el pronunciado ayer en conferencia de prensa, cuando advirtió que "la denuncia no es suficiente, es necesario actuar" y que "la transformación de los cuerpos de las mujeres en campo de batalla es un acto inadmisible en nuestro siglo".

Apodado "el hombre que repara a las mujeres", Mukwege cura desde hace 20 años a las víctimas de violencias sexuales en su hospital de Panzi, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), una región asolada por la violencia crónica.

Desde su apertura en 1999, la institución trató a más de 50 mil mujeres, niños e incluso bebés con los cuerpos magullados.

Perseguidos

La minoría yazidí es desde hace mucho tiempo una de las más vulnerables de Irak y fue blanco de la violencia del grupo Estado Islámico. Aquellos que viven en lugares recónditos del Kurdistán iraquí, norte del país, son una minoría kurdohablante adepta a una religión esotérica monoteísta.

Los orígenes de su fe se encuentran en el zoroastrismo, surgido en Irán hace casi 4000 años, y en el culto a Mitra. Pero con el paso del tiempo fueron integrando elementos del islam y del cristianismo.

Denis Mukwege
Denis Mukwege Fuente: Reuters

Sin libro sagrado y organizados en castas, rezan en dirección al sol y veneran a siete ángeles, el primero de ellos Melek Taous, el "ángel pavo real". La tradición yazidí prohíbe el matrimonio fuera de la comunidad e introduce otras restricciones en función de las castas.

Sus creencias y prácticas -como la prohibición de comer lechuga y de llevar color azul- son consideradas satánicas por sus detractores. Los musulmanes ortodoxos consideran el pavo real como una figura diabólica y a los yazidíes, "adoradores del diablo".

En su calidad de iraquíes no árabes y no musulmanes, son desde hace tiempo una de las minorías más vulnerables del país. Miles de familias huyeron de Irak debido a las persecuciones, especialmente a Alemania.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.