Boeing sufrió pérdidas y quedó bajo la lupa tras otra tragedia de un 737 Max 8

El gigante aeronáutico enfrentaría hoy su jornada bursátil más complicada desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001
El gigante aeronáutico enfrentaría hoy su jornada bursátil más complicada desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 Fuente: AP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
11 de marzo de 2019  • 11:28

WASHINGTON.- Boeing , ícono corporativo de Estados Unidos, quedó bajo un fuerte escrutinio, a la defensiva y sufrió cuantiosas pérdidas luego de que su modelo estrella, el avión 737 Max 8, que ha generado exitosas ventas para la empresa, sufriera su segundo accidente fatal en menos de seis meses al estrellarse el vuelo ET 302 de Ethiopian Airlines.

La acción de Boeing cayó un 5,36% en Wall Street luego de que llegara a derrapar más del 12% al inicio de las operaciones, un desplome equivalente a una pérdida de más de 20.000 millones de dólares en el valor de mercado de la compañía. La acción cerró en US$ 400, un precio similar al que tenía a principios de febrero.

China e Indonesia tomaron la medida más drástica contra el avión, al ordenar mantener en tierra todos los 737 Max 8 bajo su órbita. Estados Unidos evitó llegar a esa instancia, pero prometió "medidas inmediatas" en caso de detectar un problema, y anticipó que exigirá cambios en el sistema de control de vuelo de la aeronave a no más tardar para abril.

"Esta investigación acaba de comenzar y hasta la fecha no se nos han proporcionado datos para sacar conclusiones o tomar cualquier acción", informó en un comunicado la Administración Federal de Aviación (FAA, según sus siglas en inglés).

Como consecuencia de la tragedia, Ethiopian Airlines suspendió todos los vuelos de sus aviones Boeing 737 Max 8 "como medida de precaución adicional".

Varias aerolíneas decidieron seguir el mismo camino y vararon sus aviones sin esperar orden o recomendación alguna por parte de los reguladores. En la Argentina, Aerolíneas Argentinas anunció que continuará volando el avión. American Airlines y Southwest, dos de las aerolíneas que poseen el avión en Estados Unidos, también informaron que mantendrán sus vuelos. Norwegian, que tiene operaciones en la Argentina, también dijo que mantendrá todas las operaciones previstas con la aeronave. La empresa caribeña Cayman Airways, por el contrario, anunció que pararía los dos aviones de ese modelo de su flota.

Al final del día, casi dos docenas de compañías aéreas anunciaron que habían desistido de volar, por el momento, el 737 Max 8, a la espera de más certezas a partir de las múltiples investigaciones que involucran a la nave.

En medio de la crisis, Boeing despachó un equipo técnico al lugar del último accidente para avanzar con su propia pesquisa sobre el accidente.

La compañía aeronáutica basada en Seattle, líder global en el diseño y ensamblado de aeronaves, sufría cuantiosas pérdidas y buscaba una estrategia para enfrentar su peor crisis desde los atentados a las Torres Gemelas, desatada por el segundo accidente similar que sufre su avión más exitoso, el 737 Max 8. En octubre último, en Indonesia, otro avión se había estrellado poco luego de despegar. Murieron 189 personas.

La FAA reconoció que "reportes externos" han establecido similitudes entre ambos accidentes. La última vez que la agencia decidió varar un modelo específico de avión fue luego de que se estrellara un McDonnell Douglas DC-10 de American Airlines en 1979, uno de los peores accidentes en la historia de Estados Unidos, en el que murieron 272 personas.

El sistema de vuelo del 737 Max 8 quedó en el ojo de la tormenta. Días después del accidente de Indonesia, en octubre último, la empresa había notificado a las aerolíneas que un sensor pudo haber enviado información errónea respecto del "ángulo de ataque" del avión al despegar, lo que pudo haber llevado a la aeronave a corregir de manera automática su trayectoria y apuntar la nariz de manera brusca hacia abajo. El alerta de Boeing recordó a los pilotos acerca del procedimiento a seguir para desactivar el sistema.

Luego de ese alerta de la compañía, la FAA emitió una orden de emergencia en la cual advertía que "posibles lecturas erróneas del ángulo de ataque" podía llegar a provocar que "los estabilizadores horizontales hagan que el avión se incline repetidamente hacia abajo, lo que dificulta el control del avión".

El 737 Max 8 se convirtió en el avión que más rápido se ha vendido en la historia de Boeing, según la empresa, desde que fue presentado en 2017. En todo el mundo hay 387 aviones que vuelan bajo los colores de 59 aerolíneas, según la FAA. Boeing tiene casi otras 3000 aeronaves ordenadas.

El 737 genera alrededor de un tercio de los ingresos de la empresa, es uno de los modelos insignias de Boeing, y uno de los principales alfiles de la empresa en su puja global con Airbus, su rival europea. La familia de aviones 737 compite con el Airbus 320, y ambas aeronaves han copado el mercado de vuelos domésticos y regionales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.