Tras visitar Aurora, Barack Obama sostuvo: "Aún en los días más oscuros, la vida continúa"

El presidente de los Estados Unidos estuvo ayer en el pueblo donde un joven abrió fuego en un cine y mató a 12 personas; el sospechoso será indagado hoy
(0)
23 de julio de 2012  • 03:29

WASHINGTON.- El presidente estadounidense Barack Obama viajó ayer a Aurora, Colorado, luego del tiroteo que dejó 12 muertos y 59 heridos durante el estreno de la última entrega del film Batman en esa localidad. Así lo anunció la Casa Blanca.

La primera escala de Obama fue en la Universidad del Hospital Colorado, en Aurora, en donde se reunió con parientes de las víctimas y donde se encuentran en estado crítico algunos de los sobrevivientes.

Según informó la Casa Blanca, el mandatario también se reunió "con autoridades locales", entre ellos el gobernador de Colorado, John Hickenlooper, antes de dirigirse a San Francisco

El respaldo a Aurora

"Aún en los días más oscuros la vida continúa", afirmó el presidente en una conferencia de prensa, luego de la visita a Aurora.

"Me he encontrado con parientes de las víctimas, no como presidente, sino como padre y marido", comentó. Y agregó: "Tuve la oportunidad de abrazar a las personas y llorar con otros. No nos olvidaremos de esos seres queridos. Pero debemos recordar que aún en los días más oscuros, la vida continúa", completó.

El caso conmocionó a Estados Unidos, que debate ahora la facilidades que tienen los ciudadanos para adquirir armas.

Obama también dijo que había llegado al lugar de la tragedia para "representar al todo el país" en un "momento de dolor" y cuando "todo Estados Unidos piensa en las víctimas"

La masacre provocó que Obama firmara un decreto de seis días de duelo. El presidente había dicho en ese momento que estaba "estupefacto" por el tiroteo. Además, suspendió actos de campaña que tenía programados en Florida, de cara a la elección de noviembre, en la que buscará su reelección.

La falla en el arma

Según dieron a conocer las autoridades que investigan el caso, una falla en el arma impidió que James Holmes produjera una masacre mayor .

Autoridades policiales revelaron que el fusil se trabó durante el comienzo del brutal tiroteo, razón por la que el joven se vio obligado a utilizar un arma de menor poder de fuego, en este caso una pistola.

El arma inutilizada, un fusil de asalto AR-15, tenía un cargador de municiones que permitía efectuar entre 50 y 60 disparos por minuto, la cual, en caso de funcionar, hubiera elevado a un número mucho mayor las víctimas de la tragedia.

Asimismo, ayer expertos lograron desactivar todas las trampas explosivas que se encontraban instaladas en la vivienda de Holmes, que fue arrestado luego del incidente en el estacionamiento del cine Century, lugar en el que se desataron los homicidios.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.