Una segunda Guerra Fría sobrevuela el duelo entre Trump y Xi

Jane Perlez
Mark Landler
(0)
1 de diciembre de 2018  

Cuando el presidente Donald Trump se siente a comer con el presidente Xi Jinping hoy por la tarde, lo que estará en juego será mucho más que la preservación de la cordial relación entre ambos o el intento de contener el conflicto comercial que enfrenta a Estados Unidos y China .

Ese encuentro bien podría preanunciar si estos dos gigantes mundiales -una superpotencia consolidada pero intranquila, y una impaciente y ambiciosa potencia en ascenso- están destinados a ingresar en una nueva era de confrontación similar a la Guerra Fría.

Lo más notable, dado lo que está en juego, es que ambos países no tengan planeado encontrarse en ninguna otra instancia formal durante la cumbre de 20 naciones industrializadas que arrancó ayer. De hecho, ni siquiera parecen tener un temario muy nutrido, más allá de las ofensas comerciales de las que Trump se viene quejando desde hace meses.

Eso evidencia hasta qué punto el comercio internacional y la química personal entre Trump y Xi han pasado a dominar las relaciones entre Estados Unidos y China. Y si bien esas son líneas argumentales tributarias de una trama mayor, que incluye la contienda militar en el Pacífico y las negociaciones nucleares con Corea del Norte, el comercio y la química interpersonal también podrían terminar definiendo el próximo capítulo de la relación entre ambos países.

Las cinco claves del G-20

02:29
Video

La prueba de fuego será la comida de hoy, primer encuentro cara a cara de Trump con Xi en más de un año: allí sabremos si la amistad que Trump tanto se ha ocupado de cultivar con el líder chino puede sobrevivir a su escalada de aranceles contra las exportaciones chinas.

"Lo que estamos a punto de ver en Buenos Aires es el choque de lo personal con lo estructural", dice Kurt M. Campbell, subsecretario de Estado durante el gobierno de Obama. "Trump desespera por impresionar y caerle bien a Xi, pero hay fuerzas estructurales que los empujan por caminos diferentes".

Funcionarios del gobierno norteamericano aseguran haber informado a Trump de una amplia variedad de temas pendientes entre ambos países. En el interior de la Casa Blanca, algunos dicen que la relación de Trump con Xi funciona como un paragolpes: por peliagudas que se pongan las cosas en la mesa de negociaciones, probablemente Trump haga lo imposible por evitar asperezas sin retorno con el presidente chino.

"Estoy seguro de que se tratarán con sumo respeto", declaró el asesor económico en jefe de la Casa Blanca, Larry Kudlow, y manifestó su confianza en la habilidad de Trump para la negociación. "Ambos presidentes irán armados de temas de conversación. Después veremos cómo los ponen en juego".

Gran parte de la incertidumbre deriva del carácter volcánico de Trump. En los días previos a la cumbre, perjuró que avanzaría con su plan de aumentar de un 10% a un 25% los aranceles a los productos chinos. Sin embargo, también se mostró optimista sobre la posibilidad de cerrar un acuerdo con Xi, lo que casi con certeza lo obligaría a aflojar con los aranceles.

El jueves, al partir rumbo a Buenos Aires, Trump logró parecer esperanzado y escéptico al mismo tiempo. "Pienso que estamos muy cerca de llegar a algo con China", dijo. "Pero no sé si quiero hacerlo".

Así fue la llegada de Donald Trump a la Argentina

02:17
Video

Xi también manifestó su confianza en el resultado del encuentro. Pero si Trump lo avergüenza o lo presiona demasiado, por más que lo llame "buen amigo" hasta el cansancio, la visión de Xi sobre Estados Unidos podría agriarse durante muchos años. Y en China hay muchos que le critican haber juzgado mal a Trump desde un principio.

"Xi sabe que el encuentro será crucial para el futuro", dice Zhang Baohui, experto en relaciones internacionales de la Universidad Lingnan, de Hong Kong. "Si la reunión sale bien, al menos alejaría momentáneamente la perspectiva de una segunda Guerra Fría. Si sale mal, esa consecuencia sería inexorable".

Pero el campo minado en que se desarrollará el encuentro no termina ahí: China sigue construyendo instalaciones militares en el Mar de la China Meridional, con el riesgo de chocar con buques de guerra norteamericanos. Trump acusó a los chinos de interferir en las elecciones de mitad de mandato, sin aportar demasiadas evidencias. El vicepresidente Mike Pence acusó a Pekín de darles préstamos usurarios a sus vecinos vulnerables, y de librar una campaña para ganar influencia en el seno de las universidades y los centros de estudios norteamericanos.

La llegada de Xi Jinping al país

02:13
Video

Hace apenas dos semanas, la cumbre económica que se realizó en Papúa Nueva Guinea terminó mal, después de que Pence y Xi se batieran a duelo con sendos discursos sobre comercio internacional, dejando sin posibilidad siquiera de consensuar un comunicado final.

Xi también anunció sus planes de visitar Corea del Norte el año que viene, idea que podría complicar un tema en el que hasta ahora él y Trump solían estar de acuerdo. En mayo, cuando el líder norcoreano Kim Jong-un viajó a China para visitar a Xi, Trump se quejó y dijo que eso conspiraba contra sus propios esfuerzos diplomáticos con Kim.

"Este es uno de esos raros momentos de la historia en que nos encontramos frente a un punto de giro geopolítico: todo el mundo es consciente de eso, todo el tiempo", dijo Evan Medeiros, exasesor de Obama en cuestiones chinas y profesor de la Universidad de Georgetown.

"Trump encuadró las relaciones con China exclusivamente en términos competitivos, con el comercio internacional al tope de la agenda de temas", añadió. "Si no encuentran la manera de avanzar en la cuestión comercial, las fuerzas del rencor y la entropía tomarán el control y la relación entrará en zona de riesgo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?