Agnetha Faltskog, de ABBA, reveló detalles de su dura historia de vida

La cantante tuvo que lidiar con una ruptura amorosa, con el asedio de los fans y con sus miedos personales en medio del éxito del grupo sueco
La cantante tuvo que lidiar con una ruptura amorosa, con el asedio de los fans y con sus miedos personales en medio del éxito del grupo sueco Fuente: Archivo
(0)
11 de mayo de 2018  • 16:18

Agnetha Faltskog es la afamada cantante rubia de Abba . Con un bajo perfil, con respecto a sus compañeros, era la considerada oveja negra del grupo pues era la que más quería proteger su intimidad. Hoy, cuando la banda sueca decide volver a grabar y anunció una suerte de gira virtual, Agnetha cuenta en una nota de la BBC que no es el personaje misterioso del grupo, sino una mujer sencilla. No obstante, su vida se ha visto atravesada por sucesos curiosos que la han llevado a la portada de los medios, muy a su pesar.

"Hemos pensado que después de 35 años sería estupendo unir de nuevo nuestras fuerzas y grabar. [Una vez en el estudio] es como si el tiempo se hubiera detenido: una experiencia jubilosa", rezan las palabras de Agnetha desde el comunicado oficial de la banda que anunciaba la vuelta de ABBA. Sí, desde la comodidad de su granja en la isla de Ekero, en Estocolmo, ella prefirió evitar los medios y anunciar su alegría de esa forma. Allí, en un sitio donde muchos afirman que está recluida y feliz, también viven su hija con su pareja e hijos.

Algunos justifican la decisión de seguir con ese halo de privacidad debido a que tuvo que afrontar varias desgracias en su vida. No obstante, ella sigue asegurando que no es "misteriosa ni tampoco recluida; tal vez fuera la oveja negra del grupo y por lo tanto más fácil de señalar, solo eso".

Agnetha ya había explicado de manera simple la separación del grupo, por allá en en 1982: "En ABBA estábamos todos muy cansados, y después de nuestros divorcios no había razón para seguir juntos". Ella estuvo casada entre 1971 y 1980 con Björn Ulvaeus, uno de los compositores de la banda. La otra pareja del cuarteto estaba formada por la cantante Anni-Frid Lyngstad y el compositor Benny Andersson, quienes también se separaron, un año después.

Con Ulvaeus, Agnetha tuvo sus dos hijos a los que siempre quiso proteger de la exposición pública. Según ella misma cuenta en una biografía que publicó en 1997, titulada Como soy, para superar su divorcio fue a terapia, pero la muerte de sus padres resultó casi insuperable. En 1994, su madre se suicidó, pero ella de manera pública decía que fue un accidente. Dos años después falleció su papá.

Otra situación que tuvo que afrontar fue cuando comenzó a ser acosada por un fan. Era un camionero holandés, Gert van der Graaf, que luego de que la persiguiera varios años, ella accedió a conocerlo. Así, tuvieron una relación entre 1997 y 1999. "Era tal su interés por mí, que pensé ¿por qué no?", había afirmado por esa época. No obstante la relación se rompió, pero como Van der Graaf era muy intrusivo, la Justicia le tuvo que imponer una orden de alejamiento por acoso. Deportado en el año 2000 a Holanda, volvió en dos ocasiones a Suecia, para ser deportado nuevamente.

Las giras para Agnetha también fueron situaciones difíciles, pues tiene pánico a volar. En 1979, y durante una gira por Estados Unidos, su vuelo a Boston atravesó un tornado y tuvo un aterrizaje de emergencia. Desde ese entonces, prefiere viajar por tierra, pero en 1983 el micro que la llevaba a una de sus galas en solitario por Suecia volcó en la autopista. Salió despedida y por suerte resultó ilesa.

En su biografía, la cantante admite que a pesar de todo pasó muy buenos momentos cuando era parte de ABBA. Si bien es difícil para ella ser una "leyenda del pop", admite "la gratitud y sensación de humildad que produce verse aplaudido por masas de gente en distintos países".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.