B.A.Rock: Las Pastillas del Abuelo confirmaron su muy buen momento

Las Pastillas del Abuelo reafirmó su convocatoria y cumplió con lo que se esperaba de ella: un buen cierre de festival
Las Pastillas del Abuelo reafirmó su convocatoria y cumplió con lo que se esperaba de ella: un buen cierre de festival Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Paruelo
La banda liderada por Piti Fernández cerró el festival; después de las polémicas y las bajas de último momento, el histórico encuentro finalizó con saldo positivo
Gabriel Hernando
(0)
17 de octubre de 2017  • 13:54

Más allá de las polémicas y desprolijidades surgidas durante las horas previas a su realización, en relación a las bajas de varios nombres de la grilla programada que generaron una lógica incertidumbre en gran parte de los concurrentes, el mítico festival B.A.Rock finalmente concretó su regreso 35 años después de su cuarta edición. Algo más de 25.000 personas en total se acercaron durante tres días consecutivos al predio de Malvinas Argentinas que el club Argentinos Juniors posee en La Paternal. y en esas jornadas se presentaron más de un centenar de bandas y solistas locales: emergentes, consagrados e históricos del rock argentino trazaron un mapa posible de la escena

La tercera y última jornada tuvo como número de cierre a Las Pastillas del Abuelo , una de las bandas más convocantes del actual panorama rockero vernáculo. Frente a unas 10.000 almas que corearon cada uno de los temas y brindaron su apoyo con enormes banderas, el grupo sobrevoló gran parte de su discografía. Las paradas más celebradas le pertenecieron a “Absolutismos”, “Rompecabezas”, “Locura y realidad” y “Escaleras”, entre otras canciones En medio de sus relatos de situaciones cotidianas, historias de amor y amistad y reflexiones varias, el vocalista Piti Fernández se tomó unos segundos para expresar: “Es un enorme placer tocar en el mismo escenario que David Lebón y Fito Páez. Estamos muy agradecidos por la invitación”. Precisamente, en ese escenario principal, bautizado La Balsa en honor al fundacional tema de Los Gatos, algunos minutos antes el rosarino creador de El amor después del amor desplegó un set de variados climas y matices, desde la combustión rockera de “El diablo de tu corazón”, “Naturaleza sangre” y “Ciudad de pobres corazones”, pasando por la calma de “11 y 6”, “Un vestido y un amor” y “Brillante sobre el mic” (con Fabi Cantilo en voces) y el pulso bailable de “Circo beat” y “Mariposa technicolor”, hasta arribar al estreno oficial en vivo de “Aleluya al sol”, oda a las mujeres que luchan por sus derechos y que estará incluida en su próximo álbum de estudio. Con oficio, entrega y el apoyo de una banda sólida, Páez pasó con gloria por el histórico evento.

Desde el escenario Signos (en alusión al famoso hit de Soda Stereo), y luciendo sus habituales pijamas, Bersuit Vergarabat desató una algarabía total, mixturando nuevo material con clásicos como “Perro amor explota”, “El tiempo no para”, “El viejo de arriba” y “La bolsa”. Rock, cumbia, murga y espíritu de fiesta popular fue lo que el combo ofrendó sin guardarse nada y ante un público que pidió bises varios.

La velada había dado comienzo en las primeras horas de la tarde a través de un amplio abanico de ofertas musicales aportadas por Love Paranoia, El Buen Salvaje, Claudio Kleiman, Carca, Gran Martell, De la Gran Piñata, Pampa Yakuza, Utopians y Cielo Razzo.

Con Criollo, su nuevo disco, La Mississippi recibió el cálido apoyo de la audiencia reunida en el escenario cubierto Artaud (en tributo al histórico álbum de Pescado Rabioso) después de moverse al ritmo de “Café Madrid”, “San Cayetano” y “Un trago para ver mejor”. De regreso después de varios años de separación, y con Odisea como novedad discográfica, Turf se mostró tan vital, fresco y desprejuiciado como siempre, conectando automáticamente con el público gracias a su irresistible propuesta que combina rock, pop, beat y algo de funk, el feedback generado por el vocalista Joaquín Levinton y una colección de canciones gancheras, tales como “Kurt Cobain”, “Magia blanca”, “Casanova”, “Pasos al costado”, “Loco un poco” y “Yo no me quiero casar”.

El ska y el rock steady tuvieron su espacio en B.A.Rock a través de Dancing Mood, la exquisita orquesta comandada por Hugo Lobo, que transformó al predio en un gigante salón de baile a cielo abierto. Zona Ganjah y Militantes del Clímax, por su parte, fueron los encargados de aportar la cuota de reggae y dub y de hip hop y funk respectivamente a la velada.

Considerado uno de los principales animadores de la presente escena rockera nacional, Eruca Sativa realizó una tremenda demostración de poder a bordo de Barro y fauna, su ponderada y premiada producción discográfica. Cada vez más sólido, contundente y demoledor, el trío conformado por Lula Bertoldi (guitarra y voz), Brenda Martin (bajo) y Gabriel Pedernera (batería) dejó a todos sin aliento especialmente de la mano de “Armas gemelas”, “Fuera o más allᔠy “Nada salvaje”. En la misma línea de altos decibeles y potencia rockera se anotó Carajo y su devastador set a puro punk metal. “Libres”, “Chico granada”, “Acido”, “Joder” y “Sacate la mierda” constituyeron los momentos más destacados de su show.

Festejando su cumpleaños número 65 y de excelente humor, David Lebón fue otro de los grandes que dijo presente en el histórico evento mediante un set que tuvo de todo: desde algunos pasajes de su más reciente disco, Encuentro supremo, hasta páginas inolvidables de su trayecto por Polifemo y Seru Giran. Secundado por una banda balanceada entre la juventud de algunos de sus integrantes y músicos experimentados como Dhani Ferrón (guitarra) y Daniel Colombres (batería), el “Ruso” cautivó a todos con sus solos de guitarra y un listado de temas que incluyó “Esperando nacer”, “Encuentro con el diablo”, “En la vereda del sol”, “Noche de perros”, “Cuanto tiempo más llevará”, “Suéltate rock’n roll” y el eterno “Seminare”. Sin dudas, un lujo que engalanó la vuelta de un B.A.Rock muy celebrado por muchos (músicos y público) pero que deberá tomar debida cuenta de los errores que, quizás por ingenuidad o falta de experiencia, se cometieron y empañaron su normal desarrollo. Y más aún si pretende extenderse en el tiempo con futuras ediciones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.