El día de furia de Mariano Peluffo que terminó con el ventanal de un colegio roto

El día de furia de Mariano Peluffo que terminó con el ventanal de un colegio roto
El día de furia de Mariano Peluffo que terminó con el ventanal de un colegio roto Crédito: Archivo
(0)
5 de julio de 2020  • 02:20

Mariano Peluffo es una de las personas más alegres de la televisión argentina, sin embargo, como todos los seres humanos, el conductor tiene sus momentos de furia y mal humor. "No me enojo nunca, solo una vez cada dos años pero, cuando pasa, hay que irse y dejarme solo", dijo en PH: Podemos Hablar, antes de recordar el día en que terminó rompiendo el ventanal de un colegio.

"Estábamos en mi casa con mi exmujer y mis hijas, que eran chiquititas. La casa tenía un fondo que daba al parque de un colegio, muy tranquilo, pero que a veces, durante los fines de semana, tenía eventos. Se ve que algunos grupos de padres pedían permiso para juntarse. Se escuchaban chicos corriendo, pero siempre terminaba temprano", explicó. "Una noche, cuando terminamos de entrar todo del patio para irnos a dormir, escucho un golpe terrible en las persianas de metal", siguió relatando.

Asustado, Peluffo se debatía qué hacer. "Lo primero que pensé es que querían entrar a casa, por lo que no sabía si salir o no. De repente, abro pero no veo nada, vuelvo a mirar y veo un pedazo de hierro de fundición grande y la persiana abollada. Supe que lo habían tirado por arriba de la pared y enseguida pensé que si le pegaba a una de las nenas la mataba, así que lo agarré y me fui para el colegio".

"Cuando entro había un montón de gente, saludo y gritan: '¿Qué hacés Gran Hermano?'. Me pongo serio y les digo: 'Miren, este pedazo voló por arriba de la pared', y les explico lo que pasó. Ellos, como si nada, seguían con lo de Gran Hermano mientras yo trataba de decirles lo peligroso que hubiese sido si le pegaban a las nenas. 'No pasó nada crack, comete una hamburguesa', me tiran. Nadie me daba bola y uno me vuelve a repetir: 'Ya fue capo, no pasa nada'".

Esta frase fue la detonante para que el conductor explotara de furia. "Me doy vuelta y veo el edifico del colegio que tenía un ventanal grande, de 4x2 más o menos. Agarré el hierro y lo tiré contra él, de repente caen los 10 metros cuadrados de blindex. 'No, pará, estás loco', me gritan. 'No pasa nada, comete una hamburguesa', les contesto".

Con enojo, los padres intentaron dar aviso de lo ocurrido. "Uno me dice que van a llamar a la Policía, y yo les digo que lo hagan, pero que les contamos todo: que tiraron el hierro por encima de la pared, que se estaban juntando en ese lugar que no era un salón de fiestas, que estaban tomando cerveza en un colegio católico. ahí apareció un padre mediador y nos calmamos todos".

"Cuando llego a mi casa estaban todos aterrados por el ruido del vidrio, que lo habían escuchado", dijo, mientras todos lo miraban asombrados. "Al otro día me tocaron el timbre y me dijeron que estaba todo bien y me explicaron lo que pasó, que unos nenes habían roto la pata de un banco de plaza y que, para que no los retaran, la tiraron. En casa levantamos un poco más la pared y pusimos un alambre".

Reflexivo sobre su actitud, Peluffo dijo que reconoce que su accionar no fue el correcto. "Un poco me arrepentí de eso, porque me pareció mucho, pero en el momento, te juro, que se me nubló todo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.