El instagramer que dejó la ingeniería para dedicarse a hacer reír a la gente