En Hollywood, las mujeres siguen siendo ínfima minoría detrás de cámara