Esteban Lamothe: “La relación del televidente con el actor es promiscua”

En nuestro Especial TV, el actor de La Patota habla de sus inicios, box y Kevin Costner
(0)
28 de julio de 2015  • 10:53

Michael Schumacher almuerza en una mesa de La Caballeriza, la parrilla de Puerto Madero donde Esteban Lamothe trabaja como mozo. Lamothe lo atiende con esmero pero sin desbordarse de euforia. Cuando todo termina, le pide un autógrafo para su padre, que ama las carreras. Schumacher pone cara de fastidio, pero firma el autógrafo. Inmediatamente se forma una cola detrás para más firmas. Diez años después, Lamothe es un actor con las puertas del cine y la televisión abiertas de par en par y sabe lo que ocurre cuando alguien lo ataca en un shopping con un papel y una birome. "Si voy con mi hijo de tres años por ahí me pongo más agreta y digo que no, pero si estoy solo relajo, sé que hago televisión y lo que eso implica." Barrio, calle y habilidad para ponerse pillo: eso es lo que le quedó a Lamothe de su vida en Ameghino, el pueblo al Noroeste de la provincia de Buenos Aires donde nació hace 38 años. "Cuando Duhalde hacía cerrar los boliches a las 3 de la mañana, nos íbamos a bailar a La Pampa", dice. A los trece ya era mesero en el restaurante de su madre. A los 17 llegó a la ciudad.

¿Cuál era tu mejor arma como mozo?

Mi velocidad. Era rápido, sin perder control de la mesa.

¿Y cuándo te convertiste en actor?

Puedo identificar bien ese momento. Estudiaba en el Sportivo Teatral que dirige Ricardo Bartís. Era la muestra de mi grupo y en la platea estaban mis amigos, que son el peor público del mundo porque van a cagarse de risa, a hacer nacer algún chiste que quedará de por vida. Yo hacía de un prócer de Mayo, con peluca, calzas, un cinturón enorme y estaba entalcado.

¿Cómo atravesaste el aro de fuego de salir a escena?

Me estaba preparando y en eso pasa Bartís, me palmea el hombro y me dice: "Andá, que vos podés hacerlo". Fue mágico, me sentí invencible. Salí a comerme el escenario. Ese día me hice actor, o ese día descubrí que ya lo era.

¿El cine y la televisión son plataformas en pugna?

Son universos distintos. El cine es re buche, te manda en cana. Produce un encuentro íntimo, muy personal, con quien elige pagar una entrada y sentarse en una sala a oscuras para observar tu trabajo. El plano te delata si no tenés construido hasta el último acento de tu representación.

De El estudiante a Abzurdah tenés un camino hecho en cine, y ahora La Patota triunfa en Cannes. Vos ya habías ido por Villegas.

Sí, fue una gran alegría, pero yo me adapto en cualquier lado. Es algo que me dio mi pueblo. En la escuela estábamos todos en la misma aula, el hijo del rico, el del peón, el de clase media, el hijo del abogado, la hija de la empleada doméstica. Desde chico sé convivir con la diversidad.

¿Y la televisión?

La relación del televidente con el actor es promiscua. Vos estás en una pantalla adentro de la casa mientras la gente come, se pelea, coge, se queda dormida. Al día siguiente, cuando te cruzan por la calle, creen que vos de verdad estabas allí con ellos mientras se les pasa la vida.

La pesadilla de la fama…

Me encanta el elogio, ¿a quién no? Pero no es lo mismo cuando se te acercan por un laburo que hiciste a que cuando te vieron en la tele y no saben ni cómo te llamás pero la cara les resulta conocida. Y puedo ser un actor o uno que salió de la casa de Gran Hermano. Mis amigos me dicen: "¡Eh, ahora te las cogés a todas!". ¡Qué me voy a coger si no quieren coger conmigo: quieren coger con un personaje de la tele!

¿Cómo te llevaste con tu rol de Carrizo durante el año de Sos mi hombre?

Cuando estás en una tira anual tu personaje no se te despega. Viene a tu casa con vos, se te mete en todo lo que hacés, y hasta que no grabás el último capítulo lo tenés que llevar puesto vayas donde vayas.

¿Te gusta el box?

Sí, me apasiona.

Mayweather es un genio mezquino.

Mayweather es un genio y punto.

Pelea como queriendo sacarse un trámite de encima.

Pero lo hace mejor que nadie, esconde la quijada detrás del hombro y nadie, nunca, jamás en esta vida va a poder pegarle. Más vale que no es Alí, que iba para delante y también recibía, pero eso no le quita un solo mérito.

¿Qué actor americano te emociona?

Kevin Costner.

¿En Danza con lobos o en Waterworld?

En cualquier película donde actúe.

No tiene la soberbia ténica de Daniel Day-Lewis…

Day-Lewis es enorme, más vale, pero después de cierto nivel ya es una cuestión de estilos. Para mí, es de esos actores que laburan para el Oscar, ¿viste? Los dirige una estatuilla. Yo prefiero los que se entregan desde otro lado.

¿Quién sería su correlato argentino?

Ricardo Darín.

Por Alejandro Seselovsky

Notas relacionadas

Especial TV: Lali Espósito cambia de hábito

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?