Las diez guitarras más caras de la historia

Eric Clapton domina el listado que comparten los Beatles, Bob Marley y más
(0)
10 de diciembre de 2014  • 12:07

1) Fender Stratocaster "Brownie" (450.000 dólares). Utilizada brevemente durante Cream y convertida en guitarra estable en la época de Derek & The Dominos, esta Fender de Eric Clapton hoy es parte de Experience Music Project, el museo de cultura popular contemporánea creado por Paul Allen, cofundador de Microsoft.

2) Fender Stratocaster Gold Leaf (455.000 dólares). A principios de los noventa, Clapton (sí, otra vez) le pidió al luthier de la marca que le hiciese una guitarra "digna de ser colgada en un museo". Y en parte lo logró: después de utilizarla en dos giras mundiales de 1997 y 2001, esta Strato se vendió a la casa de subastas Sotheby’s por casi medio millón de dólares.

3) Gibson SG 1966 (570.000 dólares). En la época de Revolver, la empresa fundada por Orville Gibson le envió de prueba a los Beatles un modelo de su por entonces flamante SG. George Harrison y John Lennon la utilizaron aleatoriamente hasta la grabación de El Álbum Blanco, y un subastador anónimo la compró en 2004.

4) Fender Stratocaster "Lenny" (623.500 dólares). Cuando cumplió 35 años, Stevie Ray Vaughan recibió como regalo por parte de su mujer esta Strato de 1965. El violero de Texas la bautizó así en honor a su mujer, y la convirtió en su guitarra de cabecera. Después de su muerte, su hermano Jimmy la donó, y fue comprada por la casa de instrumentos Guitar Center en una subasta.

5) 1939 CF Martin (791.500 dólares). El unplugged de Eric Clapton reflotó su carrera a principios de los 90. Durante casi todo el concierto, el músico inglés utilizó esta guitarra acústica, hasta que la remató para juntar fondos para Crossroads, su centro de rehabilitación.

6) Gibson ES 335 (847.500 dólares). Sí, ya saben de quién. El instrumento que más usó Clapton durante sus primeros años como guitarrista (Bluesbreakers, Yardbirds, Cream y Blind Faith). En 2004, un comprador anónimo la convirtió en la tercera viola más cara hasta ese entonces.

7) Fender Stratocaster "Blackie" (959.000 dólares). Última aparición de Slowhand en esta lista. Según la leyenda, Clapton estaba tan enamorado de las Stratocaster que compró seis en Texas. Tres se las regaló a sus amigos (George Harrison, Steve Winwood y Pete Townshend), y con las tres restantes mandó a fabricar un híbrido que lo acompañó durante quince años. Al igual que con la acústica Martin, lo recaudado de la venta de esta guitarra también se donó a Crossroads.

8) Washburn Custom (valuada en 1,2 millones de dólares). Bob Marley nunca fue un fetichista de las guitarras, y quizás por eso mismo se desprendió de este modelo diseñado especialmente para él en 1979, cuando se la regaló a Gary Carlsen, uno de sus técnicos de escenario. Varios años después de su muerte, Carlsen tuvo varias ofertas de coleccionistas alrededor del mundo, hasta que el gobierno jamaiquino la declaró tesoro nacional.

9) 1968 Fender Stratocaster (2 millones de dólares). La guitarra más icónica de Jimi Hendrix, inmortalizada en la filmación del festival de Woodstock en 1969. Otra de las adquisiciones de Paul Allen para Experience Music Project.

10) Reach Out to Asia Fender Stratocaster (2,7 millones de dólares). Para juntar fondos para las víctimas del tsunami del océano Índico, Bryan Adams y Fender se aliaron en una misión: subastar una guitarra firmada por leyendas del rock. Así fue como dejaron su rúbrica sobre ella David Gilmour, Eric Clapton, Keith Richards, Ron Wood, Brian May, Jimmy Page, Jeff Beck, Mark Knopfler, Pete Townshend, Tony Iommi, Angus y Malcolm Young, Sting, Ritchie Blackmore, Bryan Adams, Paul McCartney, Liam y Noel Gallagher, y los miembros de Def Leppard. La compradora fue Sheihka Miyyassah Al Thani, heredera al trono de Qatar, y directora de la fundación Reach Out to Asia, la misma que convocó a todos los firmantes.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.