Lollapalooza 2019: Dakillah va de Amy Winehouse al trap

La cantante se presentará durante la primera jornada del festival
La cantante se presentará durante la primera jornada del festival Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Vivacqua
Sebastián Chaves
(0)
8 de marzo de 2019  • 15:26

"Nadie creía que nos iban a dar cabida, y mucho menos la cabida suficiente para tocar en el Lollapalooza ", dice Dakillah casi como si sus palabras resumieran el pensamiento de todos los raperos argentinos que van a participar de la nueva edición del festival. Aunque ya no es una sorpresa, la inclusión de muchos de ellos (la lista se completa con Paulo Londra, Wos, Cazzu, Khea y Neo Pistea, entre otros) es la enésima confirmación de que el hip hop en general y el trap en particular tienen en Argentina una escena en ebullición constante.

Y el presente de Dakillah también se encuentra en ebullición constante. A sus 18 años, estará arriba del escenario del festival al que asistía como público. "En su momento me peleaba con mi mamá por la entrada y ahora voy a estar del otro lado, con la oportunidad de conocer artistas re grosos en el backstage", explica sentada en la redacción de LA NACIÓN. "Preparamos un proyecto distinto, no va a ser como el resto de los shows, así que me tienen bailando, imaginate, estamos con mucha preparación", agrega.

Si bien la escena del trap está dominada mayormente por hombres, Dakillah se ha ganado su lugar primero a fuerza de caminar las batallas de gallos desde muy pequeña y luego gracias a sus canciones que le valieron un contrato con Sony el año pasado. "Las batallas me ayudaron en todo", afirma sentada en la redacción de LA NACIÓN. "Gané reconocimiento, me sirvió para saber quiénes iban y quiénes no... y las letras las hago tirando freestyle así que creo que me ayudó mucho".

-¿Y cómo fue que decidiste pasar de las batallas a meterte en el estudio a grabar tus canciones?

-Decidí irme de las batallas porque fue mucho tiempo, llega un momento en el que ir a la plaza durante 6 años... hay que cambiar el boliche un rato. El paso fue complicado, porque es mucha práctica, mucha gente se empieza a meter en lo que estás haciendo y mucho profesionalismo, que por ahí siendo tan chica me costaba. Pero sabés que el boliche es mejor y es un boliche al que querés ir, entonces tenés que dar ese paso, que es re grande, para que las cosas sucedan.

-Tal vez el factor diferencial de tu música es el especial cuidado por la melodía, como si hubiera cierta influencia del R&B. ¿Es algo que buscás de manera consciente?

-Sí, lo primero que trabajamos es la melodía, siempre. "Number One" es mi primer tema y cuando salió decían que parecía R&B y por ahí yo ni me daba cuenta, pero en las batallas también me distinguía por eso, porque cantaba cuando rapeaba. En las batallas siempre tenés que ser el más malo, bueno, yo era la más mala pero lo hacía cantando.

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Vivacqua

-¿Tiene que ver con la música que escuchaste en tu casa?

-Sí, yo canto de chica. En casa siempre había música. Mi mama cantaba Tita Merello, mi hermana canta. Siempre las veía a ellas, que eran mis referentes y quería hacer lo mismo. Si me preguntás qué música me marcó te voy a nombrar cosas que no tienen nada que ver con el trap ni el hip hop. Me salía cantar cosas de Amy Winheouse, de Nina Simone, o un tema de Bruno Mars, al rap llegué a las 12 y ahí me identifiqué por completo.

-Hoy el trap es una música que también escuchan chicas y chicos de 10 años o incluso menos, ¿influye eso a la hora de escribir las letras?

-No me influye, pero sí lo tengo en cuenta. Porque una mamá que escucha que estás diciendo que te vas a drogar no va a dejar a su hijo que te escuche. Si querés llegar a algún lado y no tenés un respeto en el habla. Y también hay que tenerlo en cuenta porque capaz le podés encontrar otra forma a lo que querés decir pero parece que se desubica. Yo directamente no digo guarangadas porque mis temas hablan de cosas que yo considero más interesantes que una puteada.

-¿Cómo ves la escena de acá a 5 años? ¿Creés que va a haber lugar para todos?

-Ninguna escena se queda toda la vida pero para mí el trap no se va a terminar nunca. Si en algún momento decanta, van quedar los que se hayan hecho como artistas, que hayan puesto su tiempo. Las figuritas que la pegan se despegan en algún momento. Somos un montón y hay cada vez menos visibilidad personal, hay que romperse si tenés ganas de estar. Va a destacar el que tenga las ganas suficientes.

-¿Y sentís que toda esta exposición en distintos festivales y en la creciente convocatoria es un triunfo después de tantos años de remar juntos?

-Tampoco hay mucho apoyo entre artistas, en el trap nos odiamos todos con todos, bueno, no es verdad, se odian todos con todos. En el pop son todos más compañeros, eso en el trap no va a pasar, pero sí está bueno que ese al que veías en la plaza cuando tenías 13 años ahora esta en el Lollapalooza con vos, ponele que por ahí va la mano. La frase es 'la unión hace la fuerza', pero de ahí a que sea real... Que no esté ese apoyo a una la hace más fuerte.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.