Los presidentes, según Marcelo Tinelli