Megan Fox: el sex symbol del año

La chica más caliente de Hollywood es fabuladora, autodestructiva y "monógama serial". Y este año, el Diablo se le metió definitivamente en el cuerpo.
(0)
10 de diciembre de 2009  • 17:23

La mayoría de la gente presume que Megan Fox quiere ser la próxima Angelina Jolie, y que está imitando su estilo para llegar a serlo. Fíjense si no en su supuesta bisexualidad y sus ocho tatuajes. Pero en verdad, la actriz a la que Fox se parece más –en su actitud y su perspectiva de las cosas– no es Jolie, sino Sharon Stone, que una vez le dio flor de susto a Hollywood al decir: "En esta ciudad, si tenés vagina y una actitud fuerte, es una combinación letal". Como Stone antes que ella, Fox tiene un par de cosas para decir sobre el poder de su sexualidad, aunque de una manera menos loca y más agradablemente inteligente.

"Yo tenía 12 años cuando empezaron a mirarme mucho los hombres grandes, y durante un tiempo hice un mal uso de ese poder", dice. "¿Viste esas chicas de 16 años con polleras muy cortas, tacos de stripper y remeras que dicen PUTA BARATA…? Yo era una de ésas. Pero eso no te da más poder. Es lo opuesto. Es sacarte el poder. Yo era como Jennifer en Diabólica tentación. Ella está muy perdida en su sexualidad. Lo que tenés que hacer es aprovechar tu sexualidad y usarla para controlar tu destino. O sea, si una conversación con un tipo está yendo hacia un lugar que no te gusta, la podés manipular y armar una dinámica que cause que la persona te tenga miedo sexualmente. Con los hombres se hace haciéndolos sentir pequeños, y los hombres generalmente se sienten pequeños cuando les atrae alguien."

Hace una pausa.

Continúa: "Y eso es lo que puede pasar cuando una chica o una mujer domina completamente su sexualidad y acepta el poder de su vagina. Intimida a los hombres (no a todos, pero sí a algunos). Los hombres le tienen miedo a las vaginas. Les das una vagina segura de sí misma y poderosa, y quedan horrorizados. No saben cómo manejarlo. Mirá, tampoco es que me di cuenta de algo muy especial. No nací con una vagina especial. Todas las vaginas nacen iguales. Pero en cuanto vos amás la tuya, te hace bien. Estás lista".

Hace otra pausa.

Hay un largo e incómodo silencio.

Entonces: ¿con Jack Nicholson? "¿No tiene como 70? ¡Dios, no!", grita. ¿Warren Beatty? "¡Absolutamente no!" ¿George Clooney? "Todavía es relativamente joven. Pero no, no lo veo posible. Mirá, nunca podría tener sexo con alguien a quien no ame, nunca, nunca, nunca. La mera idea me da náuseas. Nunca estuve ni cerca de tener una noche de sexo casual. Me daría mucho miedo. No lo disfrutaría para nada. No soy sexualmente promiscua. Sólo estuve soltera durante un período de siete meses entre mi primer novio y el que tengo ahora. Soy monógama serial. No hay nada de ser soltera que yo disfrute."

¿Cómo le gustan los besos? "A veces me gustan los besos suaves y respetuosos, y a veces me gustan bien profundos y agresivos. No me gusta cuando hay un círculo enorme de saliva alrededor de la boca. Eso no debería pasar. Hay una mala comunicación entre las bocas si terminás con toda la cara llena de saliva."

Esto es divertido. Fox parece dispuesta a ir hasta donde sea.

Teniendo en cuenta lo que hacía su personaje en Diabólica tentación, ¿alguna vez hizo algo así? ¿Alguna vez hizo sangrar a alguien durante el…?

"¿Sexo?", aporta. "Mmm, bueno, es una pregunta arriesgada. No con cuchillos o nada de ese estilo. No voy a explicar más."

Y entonces se queda sentada, impávida y callada por primera vez en el día.

Notas relacionadas

Pop Life | La trama secreta de la tapa de Megan Fox en RS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.