Padre e hija, en pantuflas y rodeados de música y poesía

Santiago Kovadloff es dirigido por Valeria en un espectáculo que reboza intimidad
Cecilia Millones
(0)
4 de noviembre de 2016  

En la sala del CCK, donde se presentarán a partir de mañana
En la sala del CCK, donde se presentarán a partir de mañana Crédito: Daniel Jayo

Valeria tenía 8 años cuando se acercó a su papá con una curiosa pregunta: si él era escritor, ¿por qué nunca había creado un cuento para ella?

La respuesta que recibió fue más que tentadora: "Hagámoslo juntos". Así, mientras Santiago Kovadloff comenzó a imaginar una nueva historia, su hija fue en busca de un lápiz y un papel. De aquella experiencia familiar e íntima nació Serafín el raro, un cuento infantil que con el tiempo se añadiría a la vasta bibliografía de este prestigioso filósofo, poeta y ensayista argentino.

Ambos recuerdan esta cálida anécdota, mientras recorren la Sala Argentina del Centro Cultural Kirchner. Allí presentarán, a partir de mañana, el espectáculo Inspiraciones, que crearon en conjunto y que combina música y poesía con una variada puesta de luces y proyecciones.

Durante tres funciones, Santiago interpretará un extenso repertorio poético-musical junto al pianista Pierre Blanchard y el barítono Víctor Torres, bajo la dirección integral de Valeria.

"Es un desafío muy grande porque no suelo poner en juego mi cuerpo en movimiento cuando digo poesía -explica el filósofo-. Pero acá la directora me enseñó a moverme en el espacio y atenuar mis errores constitucionales. Ella fue muy paciente... Muuuy paciente", señala agradecido.

"Por ahí nos padecimos mutuamente -agrega Valeria con una sonrisa pícara-. Es una experiencia muy divertida y disfrutada, porque si bien el tema de la inspiración puede remitir a algo un poco solemne, nosotros trabajamos tratando de generar un clima doméstico y cotidiano."

El deseo de concebir este espectáculo surgió entre padre e hija durante 2014. Y luego de siete meses de intenso trabajo, Inspiraciones se estrenó en mayo de 2015 en la Usina del Arte, donde se mantuvo durante dos temporadas. Si bien el repertorio poético pertenece en su mayoría a Kovadloff, la propuesta incluye desde textos del cordobés Daniel Salzano y del brasileño Ferreira Gullar hasta un poema que Jorge Luis Borges le dedicó al pianista y compositor alemán Johannes Brahms.

"Se me ocurrió que podríamos leer ese poema porque Brahms tiene un papel musicalmente importante en la obra -remarca Santiago-. También leemos una hermosa carta de Mozart a su padre. Lo hago sentado al piano. Tengo la prudencia de no tocarlo -dice riendo-, aunque me habían propuesto que haga algún barullito..."

En un clima de entrecasa

Durante los 75 minutos de Inspiraciones, Kovadloff se desplaza por la sala con unas cómodas pantuflas, mientras que Torres interpreta el repertorio musical luciendo una bata roja. "En pantuflas se te ocurren ideas que no son precisamente convencionales o cotidianas. El entrecasa supone una familiaridad muy marcada, y la inspiración, la súbita aparición de algo relativamente imprevisible. Es invitar a la intimidad, al reencuentro en otro tiempo con uno mismo", reflexiona pausadamente.

"Si bien Informe Pessoa, el trabajo que hago con mis compañeros César Lerner y Marcelo Moguilevsky, es una de mis alegrías más grandes, es un espectáculo relativamente estático: yo digo o leo y ellos tocan -agrega-. Y quería probar otra cosa, hacer un espectáculo más dinámico corporalmente."

En tanto, la directora recuerda el trabajo intensivo que iniciaron en septiembre de 2014 para dar con el material: "El punto de partida fue la búsqueda de obras que hablen sobre la inspiración o resulten inspiradoras para quien las escuche. Pero luego pensamos en una propuesta que convocara también a otros sentidos. Ahí apareció la idea de una buena propuesta de iluminación y de proyecciones que juegan el rol de cuarto intérprete".

Luego llegó el momento de decidir quiénes acompañarían a Kovadloff en el escenario: "Pierre es un pianista formidable y un gran compañero -dice Santiago-. Y con Víctor ya había trabajado, porque hace muchos años integré un cuarteto de música de cámara con artistas que hoy ya no están". Así recuerda a Fernando Hasaj, Diana Schneider y Tomás Tichauer. "Víctor solía venir a esos recitales que hacíamos en casas, en departamentos de familia y cantaba con nosotros. Allí nos conocimos y nos hicimos medio amigotes. Entonces se me ocurrió convocarlo para llevar adelante el desarrollo de esta intuición."

Entusiasmado, continúa: "Como partícipe y protagonista, puedo decirte que escuchar cantar a Víctor, o tocar el piano a Pierre, es realmente una experiencia hermosa y de una intensidad muy notable. Creo que es muy conmovedor el juego de la voz en el canto y en la poesía, y ese bailarín que son las letras que se desplazan por todo el escenario generando ese cuarto personaje".

Para la directora de Inspiraciones, la reacción de los espectadores agrega un valor especial a la obra: "Tanto en la Usina como cuando la presentamos en Corrientes y en Tucumán, el público se emocionó; muchos salieron llorando. La gente está agradecida de ese rato de conexión, que a su vez no es largo, pero es en profundidad", precisa.

"Creo que el llanto del que habla Valeria tiene que ver con ese encuentro, con algo de uno que a veces se sabe qué es y otras veces no, pero que es muy potente gracias al impulso que le brinda la música y la palabra", sostiene Kovadloff.

La empatía lograda con el público se potencia con otra emoción compartida: la de celebrar en cada función la experiencia de la inspiración: "Uno no necesariamente la encuentra porque la busca. La inspiración es algo que lo encuentra a uno. Y uno agradece -asegura el filósofo-. Pero aparte de eso está el dejarse encontrar, el tener la disponibilidad para ser sorprendido y no estar atrapado en una secuencia demasiado definida en acciones. Yo creo que un artista es alguien que vive luchando contra su organización".

Valeria se suma: "A mí me gusta la frase de Picasso: «Yo creo en la inspiración, pero si viene que me encuentre trabajando»".

Él la escucha atento y piensa en voz alta: "La disponibilidad es eso, ¿no? Que nos encuentre trabajando, eso es la vocación". La misma que los sorprendió unos cuantos años atrás, cuando entre papeles y lápices de colores imaginaron juntos a Serafín el raro: "El original lo tenemos bien guardado en casa", finaliza Kovadloff, mientras que con un gesto cómplice, le devuelve una sonrisa a su hija.

Inspiraciones

  • CCK, Sarmiento 151
  • Funciones, sábado 5, a las 20, y domingo 6, a las 19. Viernes 11, a las 20.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.