A los 58 años, Demi Moore se subió a la pasarela y generó una inesperada polémica