Entre lágrimas, Catherine Fulop pidió perdón al pueblo judío: "Me escucho y me horrorizo"

Fuente: Archivo
(0)
31 de agosto de 2019  • 23:45

A principios de mayo, durante una entrevista radial, Catherine Fulop causó revuelo al intentar comparar el malestar social que se vive en Venezuela con lo sucedido en la Alemania nazi, diciendo: "Los judíos eran los peores, los más torturadores dentro de los campos de concentración". Sus palabras causaron gran polémica y motivaron el repudio por parte de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), una causa judicial y la negativa de una jueza a su petición de la nacionalidad argentina.

Invitada al programa Ph: Podemos Hablar, la actriz hizo un mea culpa sobre lo sucedido. "Me gustaría no repetir lo que dije, porque me escucho y me horrorizo. Ese día era el cumpleaños de mi mamá y habían pasado hace poco muchas cosas en Venezuela. Habían atropellado a unos manifestantes, un soldado había disparado contra una chica volándole el cerebro, se había escapado Leopoldo Lopez y refugiado en la embajada de España... Yo estaba como muy cargada", comenzó diciendo.

"Longobardi me invita a su programa, y ya sobre el final empezamos a hablar sobre las marchas en Venezuela, sobre la gente... y me mostró una foto de un apoyo multitudinario al Gobierno. Yo le dije que esas marchas en este momento no son posibles, que no logran juntar más de dos cuadras, que estas personas les hacen de punteros porque les dan las cajas", continuó. "Lo que yo quise hacer fue una observación de un hecho histórico y me equivoqué horrible porque soy ignorante de ese tema, por eso prefiero ni siquiera repetirlo".

Antes de explicar en que se basó para hacer ese comentario, pidió disculpas por primera vez en la noche. "Traté de pedir disculpas de todas las maneras posibles. Pido que me perdonen porque yo se que herí a muchas personas, sobre todo a la colectividad, a un pueblo y a una religión que ha sido maltratada".

"En ese momento estaba leyendo un libro que después no lo terminé que se llama 'El hombre en busca de sentido', del psicólogo Victor Frankl. Él habla de cuándo estaba en el campo de concentración y del propio judío que le hacía mal a otro judío, porque el nazi lo mandaba. Yo quise hacer una comparación con eso, porque lo mismo pasa en mi país. A ese soldado al que ves disparándole en el pecho a un joven manifestante que solo tiene una bandera en la mano, ¿No le faltan medicamentos para su mamá? ¿O la comida para su familia?".

Entre lágrimas, Fulop contó como fue que hizo para sanar el dolor que sentía en ese momento por sus palabras. "Fui a ver un rabino porque una amiga mía, que es judía, me dijo que tenía que sanarlo. Estuve muy triste, no he querido salir porque tengo miedo de que la gente me pueda gritar en la calle, aunque hasta ahora no ha pasado por suerte".

"Ahora viene el día del perdón en el judaísmo y el rabino me dijo que para que yo pudiera sanar, según la religión, hay que pedir tres veces perdón a la gente que ofendiste. Una vez más, a los que no me han escuchado, perdón porque no pienso lo que se entendió de ninguna manera", explicó. "No puedo volver el tiempo atrás. Yo se que herí a mucha gente, pero no fue lo que quise decir. Perdón. he pedido perdón mil veces. Fue un error, una equivocación y pido súper, súper súper perdón".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.