Graciela Alfano, sobre Andrés Percivale: "Me enseñó todo, fue un maestro y un hombre generoso"

Graciela Alfano y su recuerdo de Andrés Percivale
Graciela Alfano y su recuerdo de Andrés Percivale Crédito: Instagram
La actriz compartió la conducción de un magazine con el fallecido periodista a comienzos de los 90, y forjó con él una entrañable relación
Martín Artigas
(0)
26 de mayo de 2017  • 17:00

La voz de Graciela Alfano del otro lado de la línea suena quebrada. La muerte de su amigo, Andrés Percivale , no la tomó por sorpresa, pero aún resuena como la noticia que jamás hubiese querido escuchar.

"Estoy muy dolida, muy triste. Con Andrés teníamos una historia muy personal, muy íntima", le contó la actriz a LA NACION. "Nos hicimos amigos en los 90, cuando empezamos a conducir juntos el programa Graciela y Andrés, de una a tres, en ATC. Nos conocíamos de antes, pero ahí forjamos nuestra amistad. El me enseñó todo, fue un maestro, un hombre generoso, de esos que siempre tiene la palabra justa. Andrés era una persona que te enseñaba lo que es la libertad".

Alfano también recordó la emoción que sintió cuando le ofrecieron dar un paso en su carrera para probarse como conductora junto a Percivale. "Lo admiraba muchísimo. Era un hombre tan culto, que estudiaba todo el tiempo... Me cuesta hablar en pasado de él. Era una persona ágil mentalmente y físicamente, que conoció el amor y vivió sin miedos, tratando a todo el mundo por igual, repartiendo energía a todo el mundo", recordó.

"Me acuerdo que siempre hablaba de su trabajo como periodista, de la época de Telenoche y de sus años como corresponsal de guerra, que había estado en Vietnam... A mí me parecía que hablaba de otra persona, porque era tan cálido y paternal y con una enorme paz interior. Me introdujo al yoga a la expansión del espíritu. Gracias a él conocí a Indra Devi, otro ser maravilloso", continuó Alfano.

La actriz también contó que el retiro de Percivale de la escena pública fue una decisión personal, que el periodista tomó a conciencia para dedicarse de lleno a enseñar yoga y acompañar espiritualmente a enfermos terminales: "Creo que a Andrés le ganó un poco el 'médico' que llevaba dentro. De todos modos, siempre estaba informado, era un hombre con los pies en la tierra y tenía opiniones formadas sobre lo que sucedía en el mundo. Sabía ser crítico sin ser nunca letal".

"Nos acercamos aún más en los momentos complicados que nos puso la vida. El estuvo junto a mí en un punto de inflexión que me tocó atravesar, y yo estuve junto a él en su momento más difícil. Conocí toda su lucha final y fui testigo del amor con el que peleó. Andrés siempre decía que todos tenemos la obligación moral de ser felices, pese a todo", indicó.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.