Graciela Alfano y sus tips para no aburrirse en cuarentena: "Recurrí al sexting"

Graciela Alfano recurrió al sexo virtual para no aburrirse en cuarentena
Graciela Alfano recurrió al sexo virtual para no aburrirse en cuarentena
(0)
21 de agosto de 2020  • 10:59

Desde que empezó la cuarentena, Graciela Alfano confesó encontrar la solución al aburrimiento: coquetear con su vecino. A lo largo de los meses, esa relación -que originalmente era de balcón a balcón- prosperó y llegó a la pantalla a través del sexting.

"Empezamos el sexting cuando puse mis piernas entre las rejas de la baranda y el ya se asomo demasiado. Lo histeriquié de un montón de maneras, incluso llegué a colgar en el balcón un conjuntito sexy. Eso logró levantar temperatura, a él le vino bárbaro porque estaba aburrido", comentó Alfano en Fantino a la tarde.

Y desde el lugar del hecho, en donde comenzó todo, la actriz reveló los motivos por los cuales decidió entregarse a esta nueva tendencia para tener sexo. "No rompimos el aislamiento pero nos dimos los teléfonos y le prepuse hacer sexting. Yo hice muchas cosas en mi vida, pero esto nunca", confesó ante la mirada atónita de los panelistas del ciclo.

Enseguida, la exvedette dio algunos tips sobre cómo funciona esta nueva manera de tener sexo virtual. "Tengo un asesor de sexting que es Daniel Ambrosino. Yo estaba muy preocupada porque no puedo estar mostrando mis partes íntimas y Dani me dio unos tips muy buenos. Siempre la cabeza por un lado y el cuerpo por otro, nada de mostrar de quién es el cuerpo sino estamos al horno si se filtra", advirtió.

Tras asegurar que el sexting "levanta el ánimo", la rubia continuó con los consejos: "Es importante que la aplicación sea Telegram porque no te pueden hacer screenshot. Si quieren tomar una foto, la aplicación te avisa y en ese caso cortás. También es bueno ponerte un tatuaje temporario cosa que el día de mañana si dicen que eras vos la de la foto, ya no lo tenés y metés un juicio por calumnias e injurias", bromeó, entre risas.

Y si bien no quiso revelar la identidad de su vecino, dio algunos datos: "Es un señor que está solo. No está en el balcón pegado al mío, está en el de abajo así que lo veo en diagonal, es imposible tocarnos (...) Lo que sí hicimos es salir a pasear a nuestros perros juntos. Me dio mucha vergüenza verlo personalmente (...). Me sentía una tarada y hablaba pavadas", confesó como una adolescente.

"Quedarte sin ideas y estancado es el problema. Seas rico o pobre, podés hacerlo y disfrutarlo para sentirte mejor. Es terapéutico", concluyó invitando a la audiencia a probar esta experiencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.