Valeria Mazza y sus hijos visitaron el programa de Susana Giménez

Valeria Mazza en la noche de Susana Giménez
Valeria Mazza en la noche de Susana Giménez Crédito: Captura de pantalla
(0)
14 de octubre de 2019  • 02:29

Mientras el debate presidencial monopolizaba lo que sucedía en los canales de televisión abierta y las señales de noticias, Telefe apostó por mantener su grilla intacta y, gracias a esa estrategia, el ciclo de Susana Giménez fue de lo más visto en la pantalla chica. El plato fuerte de la velada, fue una entrevista a Valeria Mazza, que llegó acompañada de sus cuatro hijos Balthazar, Benicio, Tiziano y Taína .

En el living de la diva, la modelo se mostró muy feliz de estar junto a su familia y contó: "Yo siempre soñé con tener muchos hijos, si te fijas en entrevistas viejas siempre lo dije, y cuando llegué a cuatro dije 'es suficiente'. Todos pensaban que iba a seguir hasta la niña, y en realidad yo buscaba otro hijo, pero la niña por suerte vino. Yo soy muy mamá de varón, soy muy varonera, de hecho juego muy bien al fútbol".

Valeria Mazza recordó su casamiento junto a Susana Giménez - Fuente: Telefé

01:18
Video

Junto a Susana, Valeria repasó los inicios de su carrera profesional, y así rememoraron una vieja entrevista: "Yo nací en Rosario; me fui a Paraná con cuatro años, y me vine a Buenos Aires cuando terminé el cole. Creo que nosotras nos conocimos cuando yo tenía la edad de Balthazar, con 20 años. Yo me vine con 17 o 18, y a los 19 estaba en Milán, y a los 20 estaba acá sentada con vos". Más adelante, agregó quién fue el que se fijó en ella por primera vez: "Giordano me descubrió y estaba también Mirtha en un desfile en Paraná. Vine a Buenos Aires con mi familia y empecé a probar. Mi primer agradecimiento es a mis padres que en ese momento me acompañaron y me dejaron volar".

Volviendo al pasado, también Mazza recordó el momento en el que conoció a Alejandro Gravier, marido y padre de sus hijos: "Con Ale nos conocimos en uno de mis primeros desfiles. Estuvimos ocho años de novios y teníamos un arreglo de que al principio nos veíamos cada 15 días o más, yo estaba instalada en Europa, y en el 98 nos casamos, y en el 99 llegó Balthazar". Frente a la pregunta de Susana sobre si hay disputas familiares, Valeria, muy divertida, dijo: "Un cenicero nunca voló, pero nos hemos peleado. Disfrutamos de la familia que siempre soñamos y hoy tenemos".

Valeria Mazza estuvo en el programa de Susana y juntas recordaron visitas anteriores

01:16
Video

Con respecto a cómo es con sus hijos, Valeria se mostró muy relajada, aunque reconoció: "Por ahí tengo ataques de ira, ¡de enojo! Yo pienso que salen un montón, pero según el padre hay que dejarlos salir más. Ellos tiene una responsabilidad que es el estudio, mientras el colegio vaya bien, está todo perfecto, y la verdad es que son buenos alumnos. Nunca se llevaron una materia".

Más adelante se sumó al living Alejandro Gravier, y junto a él Valeria recordó una anécdota en la que se negó a darle un beso a Antonio Banderas: "Estábamos grabando un comercial en Los Angeles, y me traen el guión que decía 'beso'. Y a mí nadie me dijo eso, yo no doy besos. Yo me fui, y viene Antonio con el guión en la mano, y me dice '¿por qué no quieres dar el beso?' Yo tenía una vergüenza, y le dije '¿nos damos un abrazo?', y así terminó el comercial".

Más adelante, la invitada recordó la noche la noche en la que conoció a Leonardo DiCaprio antes de ver Titanic, y manifestó lo mucho que le hubiera gustado volver a charlar con él luego de ver esa gran película.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.