Reunión cumbre: Leo Maslíah y Hugo Fattoruso

Este sábado, en el teatro Sha, los talentosos pianistas, cantantes y compositores uruguayos estrenan el espectáculo Montevideo ambiguo
Este sábado, en el teatro Sha, los talentosos pianistas, cantantes y compositores uruguayos estrenan el espectáculo Montevideo ambiguo
(0)
30 de abril de 2014  • 18:07

"Compartir un escenario con Hugo Fattoruso es un inmenso placer, pero más que nada es un error de producción", dice Leo Maslíah. "Yo ya les dije a los productores que a Hugo prefiero escucharlo desde la platea y no estar ahí molestando con otro piano que sobra. Pero insistieron y no quise que se malinterpretara mi negativa como un desaire."

Afortunadamente, el autor de "Agua podrida", "Zanguango" y "Biromes y servilletas" aceptó la propuesta y este sábado, en el teatro Sha de Buenos Aires (Sarmiento 2255), a las 21, brindará por primera vez un concierto junto a Hugo Fattoruso. A dos pianos y dos voces, en Montevideo ambiguo proponen un recorrido por canciones y temas instrumentales compuestas por ambos y una particular versión del tango "Uno", de Mariano Mores. "Como las frases musicales están alargadas, pasa a ser «Uno coma cinco»", adelanta Maslíah.

"La idea de juntarnos en un escenario es de nuestro amigo y productor Javier Celoria", explica Fattoruso, pilar fundamental de la música uruguaya desde los años 60, cuando irrumpió en la escena rockera liderando a Los Shakers, junto a su hermano Osvaldo. El nombre del show, Montevideo ambiguo, fue idea de Maslíah: "Tiene que ver con el hecho de que los dos somos montevideanos, pero que ello repercute en nuestras músicas de manera diferente, entonces es como dos sentidos musicales diferentes de Montevideo combinados."

¿Sienten que comparten un lenguaje musical?

Fattoruso: Se me hace difícil opinar al respecto. Leo es un músico muy preparado y su alcance es infinitamente mayor al mío...

Maslíah: Creo que más allá de las diferencias cualitativas, ya que Hugo es un músico de gran importancia a nivel mundial, hay una zona compositiva común, quizá en la investigación o práctica de músicas que vienen de lo popular pero se desarrollan en métricas o compases diferentes de los habituales en esos géneros de donde estas músicas proceden.

Leo, ¿cuál es tu primer recuerdo musical ligado a Hugo?

Masliah: Los Shakers. Cuando yo tenía 12 ó 13 años iba a una heladería que quedaba cerca de mi casa, donde había una rocola, y ponía canciones de Los Shakers. Cuando escuché a Opa ni siquiera sabía que los mismos tipos que tocaban ahí (Hugo y Osvaldo) eran los que integraban Los Shakers.

¿Y qué es lo que más te impacta de Hugo?

Maslíah: Como intérprete me impacta en muchos planos porque tiene varias facetas. Es uno de los mejores pianistas de música popular y de jazz del mundo y aparte de tocar muy bien varios otros instrumentos, es uno de los cantantes más expresivos que haya escuchado nunca. Como compositor me impacta su inventiva constante y siempre renovada a lo largo de décadas, que puede sintetizar con igual eficacia una fórmula melódico-rítmica sencilla y pegadiza pero de gran profundidad (como la canción del mundial pasado, que aparece firmada por Airto Moreira pero es de Hugo) o una avalancha de notas que reúna en pocos minutos ochenta años de ciencia jazzística.

En un rasgo muy montevideano, Maslíah es una especie de hombre del renacimiento: escritor, autor de canciones, obras de música contemporánea, ópera, tremendo pianista… ¿Qué es lo que vos admirás más de él?

Fattoruso: Su genialidad , su musicalidad , su imaginación , cómo toca el piano (¡lo descose!), su histrionismo y su corazón...

Cuando Leo irrumpe en la escena montevideana a fines de los 70, como alumno del taller de Coriún y Graciela, vos no vivías en el Uruguay. ¿Cuándo fue que lo conociste? ¿Cuál es el primer recuerdo que tenés de él?

Fattoruso: "Agua podrida", se la escuché en un recital que estaba dando en la parte de atrás del Velódromo, en los 80. Me pareció genial y liego de ese encuentro salí corriendo a buscar sus discos.

¿Tuviste algo que ver en la versión que Milton Nascimento grabó de "Biromes y servilletas"?

En esa época yo estaba trabajando con Milton, pero solamente organicé al quinteto que hizo esa grabación. Milton tomó esa idea de la cantante brasileña Clara Sandroni. En ese entonces, ella vivía en Montevideo y grabó esa brutal balada-canción a ese paso. Milton quedó cautivado y decidió grabar su propia versión.

Por Humphrey Inzillo

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.