A Discovery of Witches: detrás de las brujas y los vampiros están siempre los amores prohibidos

A Discovery of Witches es una historia de amor que cruza siglos y condiciones
A Discovery of Witches es una historia de amor que cruza siglos y condiciones
Paula Vázquez Prieto
(0)
29 de abril de 2019  • 00:01

A Discovery of Witches (Gran Bretaña, 2019). Dirección: Alice Troughton, Sarah Walker, Juan Carlos Medina. Guión: Kate Brooke, Sarah Dollard, Tom Farrelly (basado en la trilogía All Souls, de Deborah Harkness). Elenco: Matthew Goode, Teresa Palmer, Owen Teale, Alex Kingston, Valarie Pettiford, Malin Buska, Lindsay Duncan. Disponible: hoy, a las 21, en OnDirecTV. Nuestra opinión: muy buena.

"Una vez el mundo estuvo lleno de maravillas. Pero ahora pertenece a los humanos". La mágica entonación de Matthew Goode atraviesa el cielo que cubre Oxford durante el equinoccio de otoño, mientras a simple vista, en el tiempo gris de los humanos, se esconden las maravillas prometidas que antes reinaron sobre el mundo. Con esa extraña mezcla de leyenda y novelón gótico comienza A Discovery of Witches, la serie inglesa inspirada en las exitosas novelas de Deborah Harkness. La serie abraza ese origen literario sin ningún pudor, se entrega a escenas de erotismo larvado que hacen olvidar la pacatería de la saga Crepúsculo, y entreteje un romance prohibido, con castillos en Francia y caminatas a la luz de la luna, en el seno de una Londres de aura medieval.

Todo comienza cuando la doctora Diana Bishop (Teresa Palmer) llega a la biblioteca de Oxford para consultar un libro sobre alquimia. El despertar de ese manuscrito, vedado durante siglos, pone en alerta a la criaturas del mundo sobre el poder de Diana y la espectacularidad de su condición. Bruja inexperta e intuitiva, ella se construye como heroína a su pesar, asediada por protectores y villanos que siguen sus pasos como los indicios de una secreta revelación. Más allá de que lo que importa es su explosivo encuentro con el vampiro Matthew (Goode), seductor y refinado, vivo hace más de mil quinientos años. La serie delinea su universo en la ancestral puja entre el mito y la ciencia, entre las fábulas más increíbles y las verdades de la Historia.

Demonios, vampiros y brujas son acá más importantes que los personajes históricos que se invocan, apenas como una excusa. Matthew asegura haber conocido a Maquiavelo, haber reído con Isabel Tudor, haberse escrito con Charles Darwin. También dice ser un bioquímico que persigue el origen de su especie para asegurar su supervivencia. Pero ese derrotero cosmopolita y la experiencia de sus saberes nunca interesan tanto como la pasión repentina que lo une a Diana, más sexual que la de Romeo y Julieta pero con igual sino trágico.

Es ese aire extravagante que asumen los personajes, es la divertida pomposidad de los diálogos, la picardía del tono y esos decorados tan barrocos los que hacen olvidar cualquier eco de seriedad, sumergiéndonos en una fantasía con velos y pases de magia, condensada en miradas hambrientas y deseos imposibles. Como nos convenció Coppola desde su mítico Drácula, la mejor forma de concebir a los "monstruos" es como esos amantes perdidos en el tiempo, atrapados para siempre en la eterna caída de un mundo en ruinas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.