Por qué Netflix apostó al realismo mágico para adaptar su primer gran clásico a la pantalla

El anuncio se hizo en el día del cumpleaños del autor
El anuncio se hizo en el día del cumpleaños del autor
(0)
7 de marzo de 2019  

El día en que Gabriel García Márquez cumpliría 92 años se anunció que la obra cumbre del Nobel de Literatura colombiano, Cien años de soledad, fue adquirida por Netflix para ser transformada en una serie de la plataforma de streaming .

"Esto es real. Esto es mágico. Esto es Cien años de soledad", anunció la plataforma de streaming en Twitter con una pequeña animación que no dejaba entrever ningún detalle. Sin fecha de estreno ni elenco o realizadores confirmados, el comunicado de prensa solo confirmó que la ficción se rodará en Colombia en un futuro cercano y estará hablada en castellano.

Los hijos y herederos de García Márquez, Rodrigo García y Gonzalo García Barcha, serán productores ejecutivos del proyecto, que solo es posible de imaginar dado el éxito de las series habladas en español en la plataforma en todos los mercados en los que está presente Netflix, desde La casa de papel (la más vista en nuestro idioma) y otros títulos como la también española y juvenil Elite. En línea con su idea de reforzar los contenidos en nuestro idioma, pensados para ser consumidos por un público no sólo hispanoparlante, la plataforma acaba de inaugurar cuarteles generales en Madrid y Ciudad de México, desde donde se centralizarán las producciones de Europa y América latina, respectivamente. En el caso de México –lugar de procedencia de Club de cuervos y Narcos, dos de las primeras ficciones en español de la plataforma– se destacan producciones recientes como La casa de las flores y Luis Miguel, la serie .

La calidad y complejidad de las producciones televisivas actuales y consumo en temporadas de extensión variable -que permiten no tener que restringir la compleja historia de los Buendía de Macondo a la duración de una película- fueron instrumentales en la decisión de los herederos de García Márquez de acceder por primera vez a vender los derechos de la novela para la pantalla. Las tratativas para adaptar la novela se remontan al menos a los años 70, cuando Anthony Quinn quiso tentar públicamente al escritor con un millón de dólares para que le permitiera transformarlo en película. Pero García Márquez -que, además de su creador era uno de los responsables de la escuela de cine de San Antonio de los Baños, en Cuba- prefería que sus personajes vivieran en la imaginación de sus lectores y no se vieran restringidos al rostro de un actor específico.

"Durante décadas, nuestro padre se mostró reacio a ceder los derechos cinematográficos de Cien años de soledad porque creía imposible realizarla bajo las limitaciones de tiempo de una película y pensaba que producirla en un idioma que no fuera el español no le haría justicia. En la actual era dorada de las series, la calidad cinematográfica del contenido y la aceptación por parte del público mundial de programas en idiomas extranjeros, no podía ser el mejor momento para hacer la adaptación", afirma su hijo Rodrigo en el anuncio oficial.

Una novela mágica

Cien años de soledad se publicó en Buenos Aires, en 1967, en la editorial Sudamericana. Su tirada de diez mil ejemplares se agotó en apenas un mes. Según recordaba su autor, la historia surgió de un "cataclismo del alma", un martes de 1965, cuando García Márquez acababa de regresar de un fin de semana en Acapulco con su esposa y sus dos hijos. Se sentó ante la máquina de escribir y, como él mismo recordaría años después, no se levantó hasta principios de 1967. En esos dieciocho meses, todos los días, de nueve de la mañana a tres de la tarde, crearía a los habitantes de Macondo -y lo que luego daría en llamarse realismo mágico- ladrillo a ladrillo.

Cuando el autor recibió en junio de 1967 el primer ejemplar impreso, rompió el original para que "nadie pudiera descubrir los trucos ni la carpintería secreta". De aquella destrucción histórica se salvaron contadísimos documentos.

Ahora, resta descubrir si el ambicioso intento de llevarla a la pantalla podrá reconstruirlos con eficacia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?