Game of Thrones: una guía para saber en qué quedaron los personajes

Jon y Daenerys siguen sin conocer su parentesco
Jon y Daenerys siguen sin conocer su parentesco Fuente: Archivo
Dolores Moreno
(0)
9 de abril de 2019  • 00:15

Faltan pocos días para que se estrene el primer capítulo de la octava –y última– temporada de Game of Thrones (podrá verse a partir del domingo 14 de abril por HBO). Pasó un año y ocho meses desde que se emitió "The Dragon and the Wolf", el episodio 7 de la séptima entrega, bastante tiempo para acordarse de los detalles.

Además de terminar de definirse quiénes serían parte del ejército de los vivos y de algunos giros insospechados, el capítulo de 81 minutos dio una muestra bien concreta sobre lo que estaban hablando David Benioff y D. B. Weiss cuando se referían a los Caminantes Blancos y la famosa frase de "está llegando el invierno".

Trailer de la octava temporada de GOT, que se estrena el 14 de abril

01:56
Video

Para los desmemoriados, una guía para saber en dónde quedaron los protagonistas de esta historia –creada por George R.R. Martin para su saga Canción de hielo y fuego– donde se mezclan seres fantásticos con dinastías, reinos y peleas por el poder. Atentos: HAY SPOILERS.

El encuentro de los tres reyes en Dragon's Pit

Los hermanos y amantes, a la espera de la reina de los dragones en Pozo Dragón
Los hermanos y amantes, a la espera de la reina de los dragones en Pozo Dragón

Después de confirmar que existe un enemigo en común y mucho más fuerte que cualquiera de sus rivales en los Siete Reinos, Daenerys Targaryen ( Emilia Clarke ) decide sumarse a la lucha de Jon Snow ( Kit Harington ) contra el Ejército de la Noche. Mientras ellos se acercan capítulo a capítulo, Cersei ( Lena Headey ) sigue firme en su decisión de conservar para los Lannister el reinado de Westeros. La única forma de unir fuerzas y no alejarse del objetivo de recuperar el trono para Daenerys es buscar una tregua. Por eso se reúnen en un terreno neutral, en Dragonstone, donde en épocas doradas solían morar los dragones. El tenso encuentro entre los tres reyes finalmente sucede y para demostrarle a Cersei el peligro que corren todos los mortales, la madre de dragones y el rey en el norte traen un souvenir de su casi mortal visita del otro lado del Muro: un caminante blanco. La reacción no es la esperada. El primero en desestimar la amenaza es Euron Greyjoy (Pilou Asbæk). Después de preguntar si estos seres podían nadar y recibir un "no "como respuesta, el tío de Yara y Theon se retira del lugar y dice que no va a participar de la lucha. Si bien Cersei parece acceder a la tregua, al constatar que Jon está del bando de Daenerys decide dar marcha atrás. Otra vez Tyrion Lannister (Peter Dinklage) se encuentra con la difícil tarea de convencer a su hermana. Algo que, tras descubrir que está nuevamente embarazada de Jaime ( Nikolaj Coster-Waldau ), parece lograr. "Espero que se acuerden de que a pesar de no obtener ninguna fidelidad a cambio, decidimos sumar nuestras fuerzas para ir al Norte", dice Cersei y el encuentro de los reyes finaliza con una aparente victoria.

La traición de Cersei y el abandono de Jaime Lannister

Cersei, como siempre, piensa estrategias para quedarse con el Trono de hierro
Cersei, como siempre, piensa estrategias para quedarse con el Trono de hierro

Pero... con Cersei nada es lo que parece. Casi al final del capítulo, la reina interrumpe la conversación de su hermano y amante, Jaime con sus vasallos para darle una noticia. Todo es mentira: lo que hará es aprovechar que sus rivales están concentrados en su enemigo sobrenatural para recuperar fuerzas. Así como están las cosas no tiene mucho qué hacer contra el gran ejército de Daenerys, pero ella siempre tiene otro plan. Ante la mirada incrédula de su amante, a quien tilda de poco inteligente, explica que con el oro compró soldados en Essos (un cuerpo de mercenarios llamado el Ejército Dorado) y que Euron está en camino a buscarlos. Lejos de abandonar a Cersei, el villano de los mares cumple sus órdenes. La rubia quiere quedarse con el Trono. Su hermano le explica que pase lo que pase en el Norte alguien va a ganar: si son los muertos habrá que enfrentarse a ellos cuando lleguen a King's Landing; si los que ganan son los vivos, no van a perdonar su traición a la humanidad. Lejos de oírlo, la rubia lo amenaza al hacerle una seña a su soldado más fiel, Ser Gregor Clegane (Hafthor Julius Bjornsson), para que lo detenga. Pero esta vez no hay cómo frenarlo. "Hice un juramento y lo voy a cumplir", le dice antes de montar su caballo y escapar de las garras y las manipulaciones de su hermana. Ya se lo había adelantado Brienne de Tarth ( Gwendoline Christie ): el enemigo es mucho más fuerte que cualquier enemistad de gobernantes. Y eso parece haber terminado de convencer a Jaime, que siempre mostró tener un lado menos vil que la madre de sus hijos.

Los reencuentros que podrían haber terminado en muertes

En la cita de los tres reyes hubo algunos encuentros memorables. Entre ellos el de La Montaña con su hermano, Sandor Clegane (Rory McCann). Ambos sobrevivieron y parecen tener más de mil vidas. Aunque, en realidad Gregor fue reconstruido tras un enfrentamiento que pareció acabar con él. La obra fue del maestre Qyburn. El perro se acerca a quien es responsable de que tenga la mitad de la cara quemada y le dice: "ahora sos más feo que yo". Además se vuelven a ver Tyrion y su escudero, Podrick Payne, y también se encuentra con su amigo Bronn. Pero volviendo a las tensiones es, justamente, Euron quien toma la delantera y atosiga a la Mano de Daenerys al hacer chistes sobre enanos. El momento es tenso, sin embargo Tyrion no quiere pelear. Theon (Alfie Allen) interviene, su tío tiene prisionera a su hermana Yara. Pero la cosa no pasa a mayores.

Los hermanos Stark vuelven a ser manada

Sansa, entre cavilaciones
Sansa, entre cavilaciones

Las frases de Ned Stark (Sean Bean) cobran protagonismo a medida que el invierno se hace más cercano. Ahí están ellas: dos de las sobrevivientes que más sufrieron a lo largo de las siete temporadas y que por fin se volvieron a reunir: Sansa ( Sophie Turner ) y Arya Stark ( Maisie Williams ) observando la nieve después de darle a Petyr Baelish (Aidan Gillen), más conocido como Littlefinger, su merecido. Mientras que durante toda la temporada parece que las hermanas, que con el correr de la serie se fueron haciendo cada vez más parecidas, están enfrentadas, este último capítulo muestra más bien todo lo contrario. En los primeros minutos se puede ver a Sansa junto al estratega, quien afirma estar enamorado de ella como antes lo estuvo de su madre Catelyn. Desde que escapó de King's Landing para no ser condenada por la muerte de su prometido Joffrey Lannister, Sansa es aconsejada por Littlefinger. Petyr no solo es un personaje oscuro sino que siempre está tramando algo. Ahora busca distanciar a las hermanas. Y, cuando parece que lo ha logrado al hacer inferir a Sansa que en realidad Arya le quiere sacar el puesto de la Stark en Winterfell, entendemos que finalmente la aprendiz ha superado al maestro. En lo que parece ser un juicio contra Arya, Sansa, junto con su hermano Bran, acusan a Baelish de asesinato y traición. Ante la mirada de incomprensión de éste, Sansa dicta su sentencia y Arya, quien aprendió de los Hombres Sin Rostro, la ejecuta. Los hermanos están nuevamente en Winterfell y ya no hay entre ellos personas que los puedan desunir. Esperan la vuelta de Jon Snow, aunque a Sansa mucho no le convence la unión con Daenerys. Pero... por lo que se pudo ver en el trailer de la temporada ocho, ella también se arrodillará ante la reina de los dragones.

La verdadera identidad de Jon Snow y la vuelta de Sam Tarly

Bran está cerca de descubrir una verdad que cambia todo
Bran está cerca de descubrir una verdad que cambia todo

Desde que Bran Sark (Isaac Hempstead-Wright) volvió a casa que se muestra retraído. Si bien les explicó a sus hermanas que ahora él es el Cuervo de Tres Ojos, nadie parece terminar de entender qué significa. Después de volver una y otra vez a la torre de Dorne, donde nació el hijo de Lyanna Stark, logra escuchar su verdadero nombre: es Aegon Targaryen. Ahora siente premura por contarle a Jon cuál es su identidad. No es hijo de Ned, sino su sobrino. Y su apellido debería ser Arena, por haber nacido en Dorne y ser bastardo. Justo ahí, mientras el pequeño sabio reflexiona sobre el tema, reaparece un personaje que hace tiempo que permanecía en la Ciudadela: Sam Tarly (John Bradley). En esa conversación, el lugar de Jon termina de definirse. Después de que Sam le explica a Bran que está ahí para ayudar a su amigo a enfrentarse a los caminantes blancos, llega la revelación. El ex Guardián de la Noche se entera de que su compañero en realidad es hijo de Lyanna y en ese mismo instante recuerda uno de los libros a los que accedió en Oldtown. El mismo daba cuenta de que Rhaegar Targaryen había anulado, a través de un maestre, su primera boda para casarse con la hermana de Stark. Por consiguiente, dice, Jon es el verdadero heredero del Trono de Hierro, porque es nieto legítimo del Rey Loco. Ante la sorpresa, Bran concluye con que toda la anterior guerra comenzó por una mentira: la rebelión de Robert Baratheon se inició porque su amada Lyanna Stark había sido violada y raptada por Rhaegar Targaryen. Algo que, luego de presenciar gracias a sus poderes la boda entre su tía y el hermano de Daenerys, reafirma el nuevo Cuervo de Tres Ojos: no fue así. "Esto lo tiene que saber Jon", repite Bran.

Daenerys y Jon, mucho más que tía y sobrino

Jon no puede deshonrar su palabra y casi pone en riesgo la tregua
Jon no puede deshonrar su palabra y casi pone en riesgo la tregua

Si bien el primer encuentro en Dragonstone fue distante, a lo largo de los capítulos la relación entre Dany y Jon se transformó. Después de que fuera ella misma a su rescate del otro lado del Muro y que comprobara con sus propios ojos la existencia del ejército de los muertos, la madre de dragones afianzó su confianza en Jon. El hombre de las mil vidas logró escapar de los Caminantes Blancos y lo primero que hizo cuando despertó fue rendirse ante Daenerys y sumarse a su causa. Ambos bajaron la guardia. En el séptimo capítulo, juntos le muestran la amenaza que se viene desde el Norte a Cersei, pero cuando ella acepta la tregua con la condición de que el Rey en el Norte luche por ella, las cosas se complican. Jon ya eligió a su reina y no sabe mentir. Otra de las pruebas de su honestidad y lealtad que no hacen más que conmover a Dany, aunque por otro lado esa misma sinceridad podría significar el fracaso rotundo de lo que fueron a buscar. Para llegar hasta dónde están, Daenerys perdió a Viserion, uno de sus dragones, derribado y resucitado por el Rey de la Noches, y eso le genera un enorme dolor. Mientras esperan a que Tyrion resuelva la situación, Dany habla con Jon y le agradece su gesto, también le cuenta que ella no puede tener hijos, y los dragones ocupan ese lugar en su vida. La complicidad entre ellos se hace más evidente. Después de conseguir la aparente tregua, deciden que irán juntos a Winterfell pero lo harán por barco: ella no volará para mostrarse junto a Jon ante los norteños, que aún siguen resistiéndose a reconocerla como reina. En este contexto, Jon y Daenerys se dejan llevar. El Rey en el Norte toca la puerta de su cuarto, ella lo deja pasar... y la tensión del principio se vuelve el motor de ese encuentro, donde no solo tienen sexo sino que se acarician y parecen estar asumiendo lo que pasa entre ellos. Claro que, en ese momento –espiados por Tyrion– ninguno de los dos sabe que son tía y sobrino y mucho menos que el Trono de Hierro le corresponde a Jon.

Ya no hay más Muro

Así se derribaba el muro

04:43
Video

Cada una de las historias que se cuentan dentro de Game of Thrones sobre el Muro mencionan a criaturas sobrenaturales, protección y encantamientos. Pero, al parecer, ese famoso Muro puede ser derribado. En medio del invierno más crudo en siglos, Tormund Giantsbane (Kristofer Hivju) y Beric Dondarrion (Richard Dormer) observan la nieve desde lo alto. De repente notan a los guardianes que están del otro lado regresar montados en sus caballos y ven una suerte de estampida zombi acercándose. Lo primero que llama la atención son los gigantes, pero entre ellos se abre paso una criatura alada, se trata de Viserion, otrora dragón de Daenerys. Es él quien con su fuego, que en su caso es azul, logra derribar el Muro y lo que parecía imposible se hace real. En los últimos minutos del episodio puede verse cómo se desmorona la única protección que tenía Westeros contra los caminantes blancos. Ya no quedan dudas, la Gran Guerra es un hecho. Tanto Tormund como Beric se encuentran en una torre en lo alto del Muro y no tienen más remedio que correr mientras todo se derrumba. Resta ver qué pasó con los aliados de Snow que, vistas las imágenes previas, tienen pocas chances de sobrevivir (aunque en los afiches de la octava temporada se pueden ver sus rostros).

El ejército de la noche cruzó el muro
El ejército de la noche cruzó el muro Crédito: Archivo

Así, con esa terrorífica imagen, terminaba el séptimo capítulo de la temporada. El domingo 14, GOT vuelve a la pantalla de HBO. La temporada final tendrá 6 capítulos -los primeros 2 durarán menos de una hora y los otros 4 más de 80 minutos- y el último podrá verse el 19 de mayo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.