Love, una serie sobre el amor y sus desprolijidades

Te contamos de qué va la nueva propuesta de Judd Apatow, que se estrena en Netflix
Martín Fernández Cruz
(0)
19 de febrero de 2016  • 10:17

1. El amor a los treinta y pico

Como muchas compañeras de generación (y con la genial serie Master of None a la cabeza), Love trata sobre el amor en la actualidad y cómo se construye un vínculo de pareja en el siglo XXI. Los protagonistas de la historia son Gus (Paul Rust) y Mickey (Gillian Jacobs). Él es tierno, respira una inocencia pseudo nerd notable (hasta parece el hijo no reconocido de Rick Moranis), y su personalidad contrasta notablemente con la de ella, mucho más desaforada, despreocupada y desprejuiciada. Así es cómo la histórica fórmula basada en la pareja dispareja, gana con esta nueva ficción uno de sus mejores exponentes. Esta flamante propuesta de Netflix no necesita sumar puntos ni por ser original ni por romper el molde, todo lo contrario, el secreto de su éxitoestá puesto justamente en lograr respetar los clichés del género "chico conoce chica", pero dándoles una lavada de cara enorme que hace de esta serie, la gran ficción romántica sobre dos personas que hace rato pasaron la adolescencia, pero que siguen reflexionando sobre qué significa encontrar el amor.

2. La grandeza de Jacobs

Si bien Paul Rust se revela como un muy buen actor de comedia, es evidente que corre con un poco de desventaja con respecto al tren bala que tiene como compañera. La actriz que se pone en la piel de la imprevisible Mickey, Gillian Jacobs, es una verdadera experta en el terreno de la comedia. Desde hace varios años, ella se dedica a este complejo género, teniendo en su currículum el protagónico de Community, una de las grandes sitcoms televisivas de los últimos años.

Gillian tiene la versatilidad necesaria que demandaba Mickey e indudablemente logra con este personaje uno de los picos más altos de su carrera. Luego de muchos años en papeles chicos, en castings que no llegaron a ningún lado (en el piloto de The Good Wife, interpretó a una asistente de Alicia que jamás calificó para seguir en la serie) y de esporádicas participaciones de todo tipo, logró con Love terminar de consolidarse como una de las mejores comediantes televisivas de su generación.

3. Apatow: el genio detrás de la obra

Para quienes no conocen a Judd Apatow, acá van un par de títulos que jamás se hubieran concretado sin su intervención. Como director, dio a luz joyas como Virgen a los 40, Bienvenido a los 40 y Funny People (obra maestra que mereció mucho más prestigio del que obtuvo); como productor figuró en películas imprescindibles como Superbad o Walk Hard; como así también produjo Girls y The Critic entre otras series, sin dejar de mencionar la que fue su capilla sixtina: Freaks and Geeks.

La figura de Apatow es clave para comprender la evolución de la comedia moderna en Hollywood, convirtiéndose en una especie de gurú ineludible. Y con Love, Judd vuelve a ocupar el lugar de guionista en un proyecto televisivo, motivo más que suficiente para sentarse y ver esta gran serie. Aunque claro que para llevar adelante la historia de Gus y Mickey, Apatow no estuvo solo...

4. Rust y Arfin, los otros responsables

Rust (que interpreta a Gus) y su esposa, Lesley Arfin, fueron los responsables junto a Apatow de crear Love. En un primer momento, la serie iba a ser una película, pero el equipo consideró que había tantas historias por contar acerca de Gus y Mickey (y no sobre ambos como pareja sino también sobre cada uno), que un largometraje iba a terminar quedando muy chico.

Para Rust, la posibilidad de trabajar con Judd fue un verdadero privilegio teniendo en cuenta que en sus primeros años como guionista amateur, su faro guía fue la serie Freaks and Geeks. Por su parte, Arfin logró un importante reconocimiento en el campo de la comedia televisiva por su trabajo como productora en Brooklyn Nine-Nine y si bien ella lo niega, su marido reconoce que en el personaje de Mickey, hay varios rasgos suyos.

5. ¿Un éxito asegurado?

Netflix le tiene tanta, pero tanta fe a Love, que hizo algo muy poco habitual: confirmó, de entrada, la producción de una segunda temporada. Sólo House of Cards habría logrado hasta ahora un contrato por dos temporadas.

Lejos de esperar a ver cómo funcionan los primeros diez capítulos, los responsables del servicio streaming le dieron luz verde a esta historia. De esta forma, más allá de cómo le vaya a sus primeros episodios, los fans de Love ya tienen asegurada una nueva temporada para 2017. En su próximo año, la serie tendrá doce episodios, dos más que los disponibles para este 2016. Indudablemente, mucho de esto tiene que ver la presencia de Apatow, a quien evidentemente le tienen una fe ciega.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.