Netflix: El espía demuestra la habilidad camaleónica de Sacha Baron Cohen

El espía, con Sacha Baron Cohen
El espía, con Sacha Baron Cohen Crédito: Netflix
Diego Batlle
(0)
12 de septiembre de 2019  • 16:08

El espía (The Spy, Estados Unidos-Francia-Israel/2019) Dirección: Gideon Raff Guion: Gideon Raff y Max Perry Elenco: Sacha Baron Cohen, Hadar Ratzon Rotem, Yael Eitan, Noah Emmerich y Moni Moshonov. Disponible en: Netflix. Nuestra opinión: Buena

A Sacha Baron Cohen lo conocimos gracias a personajes como los de Ali G, Borat y Brüno. Lejos del humor satírico, el actor londinense se puso en la piel de Eli Cohen, uno de los agentes secretos más famosos de la inteligencia militar israelí, para este miniserie creada, coescrita y dirigida en sus seis episodios por Gideon Raff.

Showrunner de Hatufim, la serie israelí en la que luego se basó Homeland, Raff se inspiró en este nuevo proyecto en hechos reales para narrar -como su título lo anticipa- la historia de un espía, Eli Cohen, un hombre de origen egipcio que con el nombre falso de Kamel Amin Thaabeth se infiltró en las más altas esferas del poder político y militar de Siria, país en permanente conflicto con Israel.

La serie comienza en 1965 (momento en el que se nos advierte que algo grave ha ocurrido con el protagonista) y luego la acción se remonta a seis años antes para conocer su trabajo como gris empleado de contabilidad en una tienda y su matrimonio con Nadia (Hadar Ratzon Rotem). Pese a haberse ofrecido en un par de oportunidades como voluntario para acceder al servicio de inteligencia, su pasado en Egipto siempre había generado muchas dudas hasta que Dan Peleg (Noah Emmerich) decide arriesgarse y tomarlo bajo su ala. Tras varios meses de riguroso entrenamiento y luego de un paso de un año por la Argentina (el episodio dos titulado "¿Qué hay de nuevo, Buenos Aires?" ofrece una por momentos risible reconstrucción de la Argentina de comienzos de los años 60), Cohen se instala en Damasco, donde no solo conoce a las personas indicadas en el momento justo (su personalidad camaleónica, su capacidad de seducción e improvisación, su simpatía, ingenio e inteligencia eran proverbiales) sino que además empieza a transmitir hacia Israel datos clave en medio de la escalada bélica que luego derivaría en la Guerra de los Seis Días (1967).

Sacha Baron Cohen demuestra que es un actor mucho más dúctil de lo que los encasillamientos habían dictaminado, ya que carga con bastante ductilidad con una narración que lo tiene prácticamente siempre en pantalla (hay algunos breves pasajes en los que se narran las penurias de su esposa en Tel Aviv, y la atracción que por ella siente Dan Peleg). Raff concibió un relato clásico (con algo del universo de John Le Carré) que alcanza su mayor tensión en los dos episodios finales. Se trata de una historia de patriotismo y sacrificio, de cómo se construye un agente de inteligencia desde la perspectiva israelí. Quien pretenda encontrar grandes hallazgos y sorpresas narrativas, esta serie puede resultar algo frustrante, pero para aquellos que gustan de seguir las aventuras de agentes encubiertos que viajan por el mundo y se convierten en maestros del engaño, El espía es una propuesta atractiva y eficaz.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.