Argentina, tierra de amor y venganza: Lucía y Bruno vuelven a estar cara a cara

Bruno y Lucía volvieron a encontrarse cara a cara, dos años después
Bruno y Lucía volvieron a encontrarse cara a cara, dos años después Crédito: Captura de pantalla
(0)
13 de septiembre de 2019  • 00:08

Finalmente, Ivonne (Andrea Frigerio) accedió a someterse a la intervención quirúrgica que podría salvarle la vida, pero la ausencia de su hijo, la angustia. Ya en la clínica, Trauman (Fernán Mirás) se encuentra con Raquel (China Suárez), que está trabajando allí como enfermera, pero en medio de la tensa conversación aparece Aldo (Gonzalo Heredia). El proxeneta aprovecha el encuentro para pedirles que busquen a Julián (Tomás Kirzner).

El muchacho accede al pedido de Raquel y acude a la clínica a ver a su madre; llega cuando la madama sale supuestamente airosa del quirófano. En un encuentro a solas, Ivonne le confiesa que la operación no salió bien. "Me abrieron y me cerraron porque había cáncer por todos lados", le cuenta y le asegura que quiere ayudar. "Vos me tenés que ayudar a ser buena, me tenés que decir qué tengo que hacer", le suplica.

Con la ayuda de David (Gastón Cocchiarale) y de Gallo (Matías Mayer), Bruno (Albert Baró) consigue engañar a Lucía (Delfina Chaves) y acude a su encuentro, simulando estar detenido. El plan parece peligrar porque desde el penal le avisaron a Gabriel (Federico Salles) que Lucía fue a ver a un recluso y no lo dejaron pasar y, a su vez, él le pasa esa información a Torcuato (Benjamín Vicuña).

Así, después de dos años, la pareja vuelve a verse cara a cara. En ese encuentro, él le reprocha que haya esperado todo ese tiempo en ir a conocer su verdad y le reitera que no es el culpable del ataque a Lidia (Minerva Casero). Ella no le cree y sigue pensando que fue parte de un maquiavélico plan. De todos modos, él aprovecha para sacarse una gran duda, si Pedro es en realidad su hijo. "Pedro es mío y de nadie más. No es suyo", le responde ella y le asegura que durante este tiempo nunca pensó en él.

Ese mismo día, está previsto el repentino casamiento entre Bruno y Francesca (Malena Sánchez), a pesar de que él debería estar preso y se fugó de la cárcel.

Pirucha (Andrea Rincón), la prima recién llegada de los Moretti sigue coqueteando con Córdoba (Diego Velázquez), y el muchacho español parece corresponderle.

Malek (Franco Quercia), en tanto, se sorprende con la repentina aparición de Alfonso (Sebastián Sinnott), que le cuenta el por qué de su desaparición. "Ese día, cuando pasó lo que pasó, tu padre nos vio", le cuenta. "Al día siguiente me llevó a un descampado y me molió a golpes y me dijo que si me volvía a acercar a vos me iba a matar", le termina confiando.

Al llegar a su casa, Raquel se encuentra con un Salaberry (Luciano Cáceres) más violento que nunca. Pero esta vez, el excomisario no se queda en simples amenazas: le pega una fuerte trompada en la cara.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.