Florencia Peña y Ramiro Ponce de León sacaron los trapitos al sol en una entrevista reveladora

La actriz se despidió de la conducción de Cortá por Lozano entrevistando a su marido
La actriz se despidió de la conducción de Cortá por Lozano entrevistando a su marido
(0)
22 de febrero de 2020  • 13:59

Verónica Lozano vuelve de sus vacaciones y Florencia Peña se despidió de Cortá por Lozano, por Telefe. Su último entrevistado fue su marido, Ramiro Ponce de León, abogado salteño y papá de su hijo Felipe, de dos años. Emocionada, Flor lo presentó como su "compañero de vida", y enseguida empezaron a hacerse reclamos, divertidos. "No hay muchos roces en la convivencia. Nos llevamos bien y somos muy parecidos", coincidieron. Y él duplicó la apuesta: "Vivir con Flor es muy lindo, muy flashsero. Es una montaña rusa. Los dos tenemos personalidades fuertes, pero congeniamos desde el primer día y nos reímos mucho. Amo vivir con vos".

Contaron que se conocieron en el casamiento de una íntima amiga de Flor, que se casó con uno de los hermanos de Ramiro. "Cuando quise hablar con vos, después de idas y venidas, te fuiste", acusó Ramiro. "Mentira, te acercaste, me preguntaste si quería un daikiri, me ofreciste uno y no volviste más. A lo cual que 'si quiero la luna me la bajo', fui yo a buscarlo y le traje uno a él. Es tu parte salteña, sos lento. Me ninguneó y funcionó", contó Flor.

Luego coincidieron en decir que esa fue una muy buena estrategia. Según relataron, aunque con lagunas diferencias, quedaron en encontrarse al otro día. "Pero me arrepentí, me dio fiaca y usé a mi hijo Toto para zafar, le dije que tenía fiebre. Y era verdad, se sentía un poco mal. Tardó cuatro horas en contestarme", dijo ella.

Finalmente se encontraron, él fue a la casa de ella, hablaron durante cuatro horas y, por fin, llegó el primer beso. "No nos separamos más. Bueno, es una manera de decir porque durante más de cinco años vivimos separados, yendo y viniendo, hasta que llegó Felipe y Rama ya se quedó en casa. Cuando lo conocí, no quería ni casarse ni ser padre, ni formar una familia". Y Ramiro aseguró: "Fue un mundo nuevo con los hijos de Flor, Tomás y Juan, y el broche fue con Feli que nos cambió la vida". "Y Rama es un padre increíble. Es una faceta suya muy hermosa", sumó la actriz.

La pareja también contó intimidades de la vida cotidiana. "Tenemos un TOC, a los dos nos gusta manejar y los dos manejamos muy bien pero somos malos copilotos. Soy puteadora, pero soy justa también. Además, los dos somos desordenados, dejamos las toallas tiradas".

Además, les gusta ver series: "Pero él ve cinco al mismo tiempo y todas sobre nazis, porque le gusta la historia, y a mí me gusta ver una a la vez. Hagamos mea culpa Ramiro, les compramos dulces a los chicos y se los robamos nosotros mismos. Harinas consumimos todas las que haya. Somos pirañas harineras", rió la actriz.

Finalmente, se despidió asegurando que redescubrió una faceta que tenía dormida y le encanta: la conducción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.