Griselda Siciliani: "No me excitan otros roles que no sean estar en el escenario"

Griselda Siciliani, feliz con su gran presente laboral
Griselda Siciliani, feliz con su gran presente laboral Crédito: Archivo
La actriz habló con LA NACION de su gran momento profesional
Agustina Lumi
(0)
21 de julio de 2016  • 18:38

El martes a la noche hubo fiesta. Griselda Siciliani presentó el disco de canciones de Educando a Nina y brindó, siempre con una sonrisa y súper afectuosa, con todos sus compañeros de tira. ¿El motivo de la celebración? Que Mara y Nina, los personajes que compone Griselda todas las noches, la están rompiendo. Vestida de largo atendió a la prensa y se animó a hablar de sus sueños, la actualidad del país y lo que viene en este 2016.

-¿Te imaginaste alguna vez que te ibas a convertir en una actriz de una tira exitosa, con dos personajes y un disco con canciones cantadas por vos?

-No. La verdad que tanto no. Sí soné con personajes, con hacer determinado color de personaje, tal o cual cosa, pero no con esta repercusión. Uno sueña con lo que quiere hacer artísticamente pero con tremenda repercusión popular, no. Nunca creí que pasaría esto.

-¿Soñás con producir tiras también?

-No, eso no me calienta nada. No me excitan otros roles que no sean estar en el escenario. Producir no. No me siento capacitada.

-Pero sos la gran capitana de este barco…

-En este proyecto, sí. Estoy muy feliz de hacerlo. Me puse la camiseta a full.

-¿Ves el resto de los programas?

-Veo, veo todo.

-¿El Bailando también?

-El Bailando, sí.

-Y cuándo te ves a vos, cuando ves a Nina y a Mara ¿qué pensás?

-Me re veo, todas las noches. No me odio. Si veo algo que odio, trabajo mucho para no hacerlo nunca más.

-¿Qué opinás de lo que pasa hoy? ¿Cómo ve la vida Griselda?

-Mi vida básicamente es un tupper adentro de un estudio de televisión. Te lo juro. Es estar con mi hija cuando no estoy en el estudio o me la llevo a ella el día entero a grabar porque tengo poco tiempo. Así que por momentos me siento como aislada, como si estuviera en una cápsula. Tengo mucho trabajo. A veces quiero ver un poco la tele y pienso que tengo que leer el capítulo ochenta y que al día siguiente grabo.

-Pero te llega lo que pasa en el país…

-Me llega lo que pasa pero a veces me siento desinformada, como un poco ignorante de lo que pasa. Digo, ignorante como para opinar. Me da mucha vergüenza cuando veo alguien que opina sobre algo porque a veces pienso que es un ignorante. Yo no quiero hacer el mismo rol. Veo que está todo bastante caldeado. Todo difícil. Cuando veo, escucho o leo alguna cosa en Twitter, alguna noticia, o algo que pasó, digo: “¡No, cómo pasó esto!" Estoy un poquito alarmada.

-¿Cómo vivís las repercusiones de la tira? La gente te sigue…

-Ahora lo empiezo a percibir porque hay amigos que me lo dicen. Nunca pasa que hay gente conocida que te ve. La frase que escucho todo el tiempo es: “Te vemos todas las noches”. En la calle, me saludan con una cotidianeidad como si me vieran todos los días. No se sorprenden de verme. Hay gente que te lo dice con mucha alegría. Creo que eso es lo que transmite el programa.

-¿Qué deseás para lo que viene en 2016, después de Educando a Nina?

-Cuesta pensar en eso porque estoy muy con esto. Me lleva mucha energía. Por ahora lo que quiero es que el programa siga así pero mejor. No perderle la calentura. Estar acá presente en el momento presente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.