Quién quiere ser millonario: emocionada, Lorena Paola habló sobre la muerte de su papá

La emoción de Lorena Paola al recordar a su padre.
La emoción de Lorena Paola al recordar a su padre.
(0)
9 de octubre de 2019  • 23:19

Desde los seis años, es decir, hace cuarenta, los espectadores fueron testigos del crecimiento personal y profesional de Lorena Paola. Desde aquella chiquitita que cantaba La canción del sustantivo en Festilindo, a la mujer que pasó por Quién quiere millonario, pasaron muchas cosas y mucha vida en la historia de la actriz. El éxito temprano no la eximió del bullying, para muchos era esa nena "gordita" que salía en la tele. "'Volvé a la carnicería', me gritaban a veces. Pero yo no lo padecía, al contrario, jugábamos con mi prima a ver quién comía más milanesas", recordó entre risas. En la adolescencia, el cuerpo de Lorena cambió por completo, y esa etapa terminó: "Si me hubiesen conocido a los 13 o 14 años, era una pregunta menos para hacerme".

"Desde chiquita fue un constante aprendizaje. Imaginate que me tocó trabajar con Minguito (Juan Carlos Altavista), Juan Carlos Calabró, Marcos Zucker, el Tano (Darío) Vittori", recordó junto con Santiago del Moro.

Y si bien fue su madre, la que la acompañó y acompaña desde el primero al último día, para Lorena es imposible no recordar a su padre: "Él no supo de todo esto hasta que gané el concurso de Festilindo, y tuvimos que viajar a Puerto Rico para representar a la Argentina. Él era mi fan número uno pero me acuerdo que siempre me decía 'lo único que yo te pido es que no dejes de estudiar. Después hacé lo que quieras'".

Orfeo Montivero, el papá de Lorena, falleció hace 14 años, y es un dolor que todavía ella siente cada día: "Lo extraño un montón, éramos muy compañeros. Mi papá murió de cáncer de pulmón. Se fue de una manera horrible. Él se estaba haciendo rayos, una noche se levantó para ir al baño y se sintió un golpe. Se le cortó una arteria y se murió desangrado en el baño. Yo volvía de una función, y cuando llegué encontré a todo el barrio movilizado. Fue uno de los momentos más terribles de mi vida".

Sin dramatizar la situación, pero con mucha emoción al recordar a su padre, la participante contó que desde ese momento, el cigarrillo es un tema tabú para la familia, "yo no fumo ni tomo, y mi hijo de viente años tampoco". La única que todavía mantiene el vicio es su mamá Betty que, sentada junto a ella, reconoció que dejarlo todavía es para ella una asignatura pendiente.

Entre risas y recuerdos terminó la participación de Lorena Paola en el programa. Con un premio de 180 mil pesos, y el recuerdo de su papá, alguien que no marcó su carrera actriz, sino su vida como hija, y también madre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.