Carmen Barbieri, tras la muerte de Santiago Bal: "Ahora sí me dejó para siempre"

La actriz confirmó la muerte de Santiago Bal en Intrusos, el programa de Jorge Rial
La actriz confirmó la muerte de Santiago Bal en Intrusos, el programa de Jorge Rial Crédito: Captura de TV
(0)
9 de diciembre de 2019  • 20:00

Este mediodía, Carmen Barbieri estaba invitada al piso de Intrusos para hablar del estado de salud de Santiago Bal y de cómo ella se prepara para la temporada de verano en Mar del Plata. Sin embargo, minutos antes de salir, una llamada cambió sus planes: su hijo Federico Bal le anunció por teléfono la muerte del capocómico.

"Sí, querido, lamentablemente falleció. Tanto luchó, tanto luchamos", le confirmaba Barbieri la triste noticia a Jorge Rial en una comunicación telefónica de último momento. Y, muy apenada, contó con lujo de detalles cómo se enteró de la noticia: "Estaba por subir al remís y me llamó Fede diciendo: 'Mamá, murió papá. Le dije: '¿De qué murió? y me dice: '¿De qué va a morir si hace dos semanas que está luchando por su vida?' Es tan centrado en las cosas Fede que me dijo: 'No era manera de vivir, entubado por todos lados'", relató la actriz sin querer asimilar la gravedad en la que se encontraba su exmarido.

Con voz entrecortada y, entre lágrimas, la exvedette expresó lo que Santiago significó para ella. "Este hombre fue el que me dio las alegrías más grandes, los disgustos más grandes también, pero es el papá de mi hijo. Ahora sí me dejó para siempre", indicó. Y enseguida, recordó cómo fueron sus últimas horas junto a él: "Ayer estuve con él hasta las 7 de la tarde. Le hablé, le dije que yo siempre estaba. Le conté que estaba en terapia, asistido por todos lados y que yo estaba afuera y entraba y salía. Y sé que él me escuchaba porque cuando le decía: 'No te olvides que te amo', las pulsaciones se le iban a 122. Mi hijo me dijo que no le diga más que luche. Me dijo que me amigue con la muerte y que lo deje ir", confesó muy angustiada.

"Ahora estoy yendo para la clínica. Estaba vestida y maquillada como para ir a la tele, ahora tuve que volver a cambiarme", aseguró. Y tras agradecer el apoyo de todos los amigos y compañeros durante los últimos días, Barbieri le habló directamente a Rial. "Sé que lamentás la muerte de Santiago porque sé que lo querías mucho. Sé que querés mucho a Fede y él a vos. Cuando se apagan las luces somos nosotros como una familia, lo mismo me pasa con [el productor Guillermo] Marín, con [el empresario teatral Carlos] Rottemberg que nunca lo dejaron en sus malos momentos. Ayer fue mucha gente a verlo, de los que te quieren de verdad", expresó.

"Él quería vivir pero el cuerpo no le respondía. El director del IMAC me explicaba que el cuerpo no le funcionaba más. Me dijo: 'Está vivo porque tiene ganas de estar vivo, pero ya ni respira, lo hace con el respirador. Pero sé que él me escuchaba. Yo me daba cuenta por como respondía su corazón a través de las máquinas", señaló.

Por último, Barbieri agradeció haberle dicho todo lo que sentía a pesar del difícil momento que vivió junto al director hace ocho años atrás, cuando decidieron separarse. "Fue el amor de mi vida. En las buenas y en las malas yo estaba al lado de él. Fue un gran compañero de 26 años. No sé que le paso que terminamos de la manera que terminamos. Hace unos meses el me dijo que tenía el alma rota por los errores que cometió en su vida pero que el más grande fue el haberme dejado. Creo que se fue en paz, saldó las cuentas antes de irse y pidió perdón", concluyó muy dolida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.